Algunas películas del género fantástico que deberías conocer: VIAJES TEMPORALES

1078

Viajar en el tiempo puede tener muchas y variadas visiones. Unas pueden ser utópicas y otras totalmente mercantilistas y/o revanchistas. Y estas dos últimas son los principales motores de Freejack (1992) y 2009 Lost memories (2002).

FREEJACK (SIN IDENTIDAD), Geoff Murphy. 1992

En el caso de la primera, Freejack, ésta nos cuenta cómo la vida de un prometedor corredor de coches acaba convertida en una pesadilla, merced al interés que en él tiene un influyente hombre de negocios. Alex Furlong (Emilio Estevez) despierta en la cama de un extraño hospital, tras sufrir un aparatoso accidente de circulación.

Lo que Furlong ignora es que ahora se encuentra en el futuro, 18 años después del accidente y se ha convertido en un Freejack; es decir, un fuera de la ley, buscado por ser propiedad de alguien que ha comprado su cuerpo. Con demasiadas preguntas en la cabeza, Furlong tratará de encontrar respuestas en las personas con las que mantenía una estrecha relación. Y en todos los casos, la respuesta se moverá entre la traición y el desconcierto. Sólo una monja anónima, con un notable parecido a la hermana Maggie de la historia gráfica Born Again de Frank Miller, le dará algunas de esas respuestas.

Freejack. Mick Jagger como Victor Vacendak

Sin embargo, Furlong tiene precio a su cabeza y perder el tiempo es un lujo que no se puede permitir. Tras su estela está el implacable Victor Vacendak (Mick Jagger) a quien, al igual que le ocurre a Furlong, empiezan a surgirle dudas sobre la validez de su misión.

Sólo queda que su antigua novia Julie Redlund (Rene Russo) recurra a su todopoderoso jefe, Ian McCandless (Anthony Hopkins) para lograr encontrar a la persona que se encuentra detrás de todo, si es que McCandless logra averiguarlo.

Freejack es una de esas películas que, sin contar nada nuevo, se disfruta desde el primer momento. Hay momentos llenos de la acción más desenfrenada, sobre todo cuando Furlong trata de huir de Vacendak –los cuales están teñidos por el sentido del humor de ambos antagonistas- y momentos en los que conceptos como la inmortalidad, el poder de las grandes corporaciones y la misma existencia del ser humano se ponen en tela de juicio por un guión basado en la novela Immortality Inc del escritor Robert Sheckley.

Es cierto que, en algunos casos, la narración va demasiado deprisa y deja algunas preguntas sin respuestas, pero, el final, con la expresión cómplice de Vacendak mirando a Furlong, te deja con un muy buen sabor de boca.

Freejack. Sin identidad. Cartel español

2009 LOST MEMORIES, Si-myung Lee. 2002

2009 Lost Memories

En cuanto al desconocimiento de una película tan interesante y bien resuelta como 2009 Lost Memories, esto se debe, en parte, al ser una producción realizada en la “lejana” Corea. Estrenada en el año 2002, la película se convirtió en un todo un bombazo de taquilla y no sólo por contar con el actor Dong-Kun Jang–considerado el Tom Cruise coreano- en el papel de Masayuki Sakamoto, sino por la historia que cuenta.

Imaginen un mundo donde Japón no formó parte de las fuerzas del Eje sino que, tras una fructífera política de expansión por toda Asia, se unió a las tropas aliadas en su lucha contra el nazismo.

Tras la derrota de Alemania, Japón se convirtió en una potencia mundial, merced a su capacidad de producción y a sus extensos territorios, tales como Corea –una provincia de Japón-, lejos de sus fronteras. En esta nueva concepción del plano geopolítico arranca la historia, protagonizada por dos agentes de la división antiterrorista del JBI (Japanese Bureau of Investigation), Saigo Shorijo y Sakamoto Masayuki. Ambos son los mejores en su oficio y, una vez más, deben enfrentarse a un ataque de los miembros de Hureisenjin, una suerte de ejército revolucionario por la independencia de Corea.

2009 Lost Memories cartel

Tras un sangriento enfrentamiento con una facción de Hureisenjin, Saigo y Sakamoto comienzan a investigar las causas del ataque y descubren que siempre aparece el nombre de la fundación Inoue, relacionada con las actuaciones del grupo terroristas.

Sakamoto, de origen coreano, pero criado como si se tratara de un japonés, es quien más dudas encuentra en todo aquello, pero su insistencia se topa con el secretismo de sus jefes, los cuales no dudarán en hacer todo lo posible para que desista de su empeño. Ante la negativa de Sakamoto, alguien decide hacerle entrar en razón, lo que precipitará que Sakamoto conozca la realidad que se esconde detrás de Hureisenjin, la fundación Inoue y su propio pasado familiar. Una vez que lo acepte, no habrá marcha atrás y el tiempo tampoco correrá a su favor.

2009 Lost Memories tiene un arranque trepidante, propio de una película de Honk-Kong, pero luego se desvía hacía una trama detectivesca que llevará al protagonista hasta el conocimiento de un secreto que ha cambiado la historia del mundo.

La cinta nos ofrece, también, momentos cargados de una épica tan espectacular como visualmente atractiva para el espectador, en una lucha constante contra el factor tiempo.

Lo extraño es que una película como  2009 Lost Memories no tenga ya una remake americano, en vez de continuar con las adaptaciones de fantasmas y personas que pueden ver a los muertos, las cuales ya empiezan a cansar.

2009 Lost Memories cartel