Entrevista: JAUME BALAGUERÓ director de “Mientras Duermes”

0
123

En el marco del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, Sitges 2011 entrevistamos a Jaume Balagueró, director en solitario de cintas como Los sin nombre, Darkness o Frágiles además de coartífice junto a Paco Plaza de las dos primeras entregas de la celebrada saga .

Además de recibir en el festival el premio Màquina del temps, el realizador catalán presenta Mientras duermes su última película protagonizada por Luis Tosar, Marta Etura y Alberto San Juan.

Antes de nada nos gustaría felicitarte por el premio Máquina del tiempo que acaban de entregarte en el marco del estival de Sitges 2011. ¿Cómo se siente uno siendo tan reconocido en su tierra?

Muchas gracias. Para mí ha sido muy emocionante, puesto que es un festival al cual me siento muy ligado, como ya explique, no solo porque hago películas, sino porque desde muy pequeño venía a ver películas. Eso es lo que hace tan especial y bonito recibir este premio.

¿Te lo esperabas?

No, nunca se me hubiera ocurrido que me dieran un Premio de la Máquina del tiempo.

¿Y el hecho de que te den un premio por tu carrera siendo un director tan joven no te hace sentir algo extraño? Porque normalmente este tipo de premios (aunque siempre hay excepciones) se los suelen dar a gente a final de sus carreras.

Claro, lo primero que piensas es eso, pero luego haces una visión retrospectiva de los Premios de la Máquina del tiempo, y te das cuenta que no siempre es así, como por ejemplo hace 2 años cuando Alejandro Amenábar recibió el mismo premio y encima es más joven que yo…

Quizás podríamos decir que este premio esta más dirigido a la especialización en un género que a tu carrera en sí misma.

Sí, la verdad es que estoy de acuerdo en esta apreciación, porque de lo contrario estaría al final de mi carrera y ya no haría nada más.

Hablando de géneros, has vuelto a cambiar. De algún modo dejas a un lado la ciencia ficción y la fantasía y te has metido de lleno en un thriller más cotidiano, muy a lo Hitchcock. ¿Por qué elegiste el guión de Mientras duermes?

Me atrajo justamente eso. Me atrajo que fuera una aproximación al género, una historia que no se construía a través de robos, tiroteos, sino a partir de pequeños elementos cotidianos que al ser movidos o manipulados desencadenan el horror de la misma manera. Un personaje maligno que es tan cercano como un portero, y además con un tratamiento del personaje tan a partir de cosas muy reconocibles, y todo eso fue lo que me fascino.

Cuando leíste el guion, ¿viste algún tipo de referencia de que le hubiera ocurrido a alguien algo parecido?
¿Tiene La historia algún elemento real, aparte de la propia realidad que puede ser el tener un portero en un edificio de esta forma?

Pienso que es algo muy retorcido, pero el temor hacia un portero es algo que funciona como paradigma, tengo miedo a mi portero, ¡ah! claro, esto no quiere decir que haya habido un portero malicioso, y empiezas a pensar: “ah claro”, el esquema ese siempre ha estado ahí. Pero más allá de esto, cuando leí el guión pensamos que era algo absolutamente improbable que ocurriera algo parecido. Pero te contaré algo: ayer hablando con Juan Antonio Bayona me contó que un familiar suyo, después de ver la película le dijo que había tenido una experiencia parecida. La experiencia consistía en que un día se había despertado por la noche -y es una experiencia real- oyó un ruido debajo de la cama, se asomó y se encontró a su vecino y esto es un hecho real que ha ocurrido.

No indagué mucho más, pero ha ocurrido, no creo que la historia de la película sea algo tan improbable que no pueda ocurrir.

Cuando leíste el guion y descubriste al personaje de César, ¿pensaste en Luis Tosar?

La verdad es que sí.
Cuando leía el guión del personaje sabía que necesitaba a alguien duro, impenetrable, intratable, y al mismo tiempo tenía que ser carismático, tenía que tener un punto de ternura, de afabilidad, y poder resultar atractivo. Yo ya conocía a Luis, y Luis te da eso. Y evidentemente una complejidad en dicho personaje necesitaba eso, un actor de carácter, poderoso, capaz de llevar a cabo proezas interpretativas como las que entiendo que Luis puede llegara a hacer.

La verdad es que para mi Luis Tosar es uno de los mejores actores que hay en el panorama nacional, literalmente, ¡Se come los papeles!.

Pero, es que esta película se ha planteado como un juego, hace que el espectador participe en ella y necesitábamos un personaje que fuera capaz de manipular al espectador y Luis era consciente de que tenía que resultar atractivo…

¿Y cómo es Luis Tosar fuera de la cámara? Porque el aspecto que tiene da miedo, respeto y pavor, cuando se mete en los personajes realmente acojona…

Luis es una persona muy cercana, es un tío muy simpático, muy divertido, te puedes estar horas partiendo el pecho con él, pero también tiene ese punto de distancia. Es cierto que su apariencia de seriedad, de dureza está presente, pero es más eso, apariencia, que como realmente es.

Tú tenías claro que el personaje iba a ser Luis Tosar. ¿Y si Luis Tosar no hubiera podido hacerlo? ¿Tenías otro actor en mente?

Nunca nos lo planteamos, porque lo primero que hicimos fue contactar con él, Luis leyó el guión y estaba encantado de hacerlo, no había vuelta atrás.

El otro día en tu charla en la Escuela de Guión de Barcelona hablabas de cómo te llegan los guiones, de qué buscas en ellos. ¿Qué sentiste cuando te llegó el guión de Mientras duermes? Porque no está basado en el libro, sino que el libro es posterior. El guión es original.

La verdad es que no pensé nada en el momento en el que llegó, pero en cuanto comencé a leerlo, ¡ostias!, me sentí atrapado.

Entonces Alberto Marini te envió el guión, y luego se puso a escribir el libro… ¿O cómo surgió todo?

El guión era bastante extenso, y tenía una parte en voz en off que suprimimos en la película.
Hicimos una traslación de toda la película, ya que al principio pasaba en Nueva York. Entonces hicimos una adaptación a Barcelona, y obviamente esto hizo que algunas cosas desaparecieran del guión. Y él pensó, todas estas cosas que se han quedado fuera del guión y que no caben en la película son maravillosas para hacer algo más, y así les sugerí que por qué no hacíamos una novela, ya que no sólo basta con conservar la esencia de la misma, sino que había que ampliar el universo de la historia.

Jaume, ¿por qué esa obsesión con los pisos de Eixample? Te gusta mucho reflejar las comunidades, ¿tanto da una comunidad de sí para realizar tanta película?

No creo que sea obsesión, es algo accidental, en nos va muy bien una comunidad de vecinos por cuestión de planteamiento de película y obviamente el guión de Mientras duermes se basa en un edificio de apartamentos. Pero fue un poco casual, no es que yo buscara… Pero también es cierto que hay un microcosmos con tantos extractos sociales, conflictos que funcionan muy bien como modelo para crear historias.

El hecho de haber trabajado con la pareja Marta Etura-Luis Tosar, que mantienen una relación en la vida real, ¿ha sido mas fácil o más complicado?

Ha sido igual, no ha influido para nada a la hora de rodar el hecho de que fueran pareja.
Muchas de las escenas que han rodado las han hecho separados. Por ejemplo cuando él estaba debajo de la cama, ella no estaba en esa escena.

Lo pregunto por si has creado una obsesión en Luis Tosar a la hora de meterse debajo de las camas y esto pueda llevar a un conflicto de pareja, je, je…

Lo cierto es que nunca llegaron a estar en esa situación real, bueno alguna vez sí, pero normalmente grababan separados y no coincidían.

Me gusta mucho el toque Hitchcock que le has dado a la película ¿de donde te has inspirado?

Pues, yo creo que es la misma historia la que lo pedía.
Pedía una puesta en escena muy precisa, muy estudiada y todo un diseño de suspense que acompañara al espectador en cada escena y que le hiciera que se implicara. Tampoco es que hayamos tenido unas grandes influencias, la historia lo pedía.

Personalmente una de las escenas que más me gustan es cuando él se ve pillado por su propia trampa, con lo del cloroformo. ¿Cómo fue rodar esa escena tan rocambolesca?

No fue especialmente complicado, para mí fue más complicado diseñarla que lo que fue rodarla.

¿Qué ha sido lo más complicado a la hora de rodar esta película?

No creo que sea lo más complicado, pero sí lo más delicado, el tono. Llegar a tener ese tono naturalista, realista, pero a la vez con ese tono de cuento en el que tenían que caber interpretaciones como la señorita Verónica que necesitábamos que fuera extrema y así el desmoronamiento fuese mayor. Y esa combinación entre cuento, fabula y realidad…

¿qué me dices de la niña?

La niña es una de las cosas que más me gustaron de todo el guión, y claro, teníamos que encontrar una niña capaz de aguantar al monstruo de Luis Tosar y buscamos muy concienzudamente, hasta que encontramos a Iris, que es una actriz maravillosa.

¿Cómo fue el casting para encontrar a esta niña tan extremadamente perversa?

Pufff, fue un casting muy largo, pasaron montones de niñas y no fue fácil encontrar la adecuada, aunque al final lo logramos.

¿Y cuáles son tus proyectos aparte de la cuarta entrega de ?

Bueno, pues hay un par de cosas pero todavía no puedo decir nada porque no hay nada cerrado. Hay una adaptación de una novela que me gusta muchísimo, pero…

¿Vas a seguir con el thriller o simplemente te vas a dejar llevar y esperar a que llegue un buen guión?

No tengo una intención muy marcada de las cosas, esperar y ver. Me voy dejar seducir por lo que surja, sin poner límites.

¿Una comedia?

Hombre, si surge un guión que fuese increíble ten por seguro que lo pillaría, pero no me ha llegado nada al respecto. Comedias no me ha llegado ninguna.

Pero ¿te atreveréis con ello?

Yo me atrevo a… Mira te pondré un ejemplo… Yo tengo pasión por lo que hago. ¡Coño! Me atreví a hacer OT: La película (2002) con Paco, y me alegro mucho de haberlo hecho. Pienso que hay que ser valiente, y disfrutar con lo que haces.

¿Disfrutaste haciendo OT?

Muchísimo. Piensa que OT era un fenómeno, era absolutamente brutal, todo el país estaba loco por ellos, y no se sabía muy bien el por qué. Todo aquello era documentable, valía la pena hacer algo de aquello…. El documental de la gira era muy interesante y estaba orientado hacia un público muy específico, jóvenes, niños, etc.

Si lo miras desde un punto de vista objetivo, y te olvidas de los prejuicios, que a mí me dan un poco igual, era un auténtico bombón de proyecto. Lo cierto que ir a grabar las giras de OT fue maravilloso, y lo pasamos muy bien, y la película nos gusta mucho, pero lo que está claro es que no es por ejemplo para ti . Está hecha para mi sobrina, para los fans, entiéndeme, cada cosa tiene su público.