EL DIARIO DE JULIÁN LARA EN L.A. #7: World Premiere de Capitán América

863

En Hollywood sabes cuando te levantas, pero no tienes ni idea de qué ocurrirá durante el día. Lo puedo comprobar muy a menudo. Los días son impredecibles. Ayer sin ir más lejos me encontraba en el Egyptian Theatre atendiendo el LALIFF, osea, Los Angeles Latino Film Festival, donde te puedes cruzar a diario con su fundador, el entrañable Edward James Olmos. El caso es que estaba en el Filmmaker’s Café (ese sitio guapo donde entramos los que tenemos acreditación para comer y beber gratis, je je je) y me enteré de casualidad que unos metros más allá, en el mismo Hollywood Blvd, se estaba celebrando el estreno mundial de Capitán América, bueno, World Premiere… que suena mejor!

Cuando llegué vi que ya estaban desmontando el inmenso escenario que habían montado allí: una réplica del escudo del Capitán América de casi 3 pisos de alto. Impresionante. Y la alfombra roja… era roja y blanca, muy bonita. En fin, que me decidí a pasar por la alfombra rojiblanca atravesando el ajetreo de currantes que estaban desmantelándolo todo a mi alrededor. No sabéis el juego que da llevar colgado del cuello una acreditación… al revés, ji ji ji… lógicamente llevaba la acreditación del LALIFF, pero me sirvió para esta ocasión también. Bueno, pues como es normal, acabé sentado en la cuarta fila de esa premiere brutal donde estaba rodeado de una buena representación del Hollywood actual, aunque no fue hasta que acabó la película que reconocí a unos cuantos.

La gente se piensa que tengo mucha cara, y puede ser, pero en realidad yo lo definiría así: valor. Al acabar la peli tuve la ocasión de charlar unos momentos con Kevin Smith, también me encontré de nuevo con Elsa Pataky a quien no veía desde el Festival de Sitges de 2008, y que iba acompañada de Thor, su flamante y heróico esposo. Pero mi prioridad era conocer al presidente de Marvel, Kevin Feige, un tipo encantador. Tras charlar unos minutos me dijo que hiciera algo interesante y que me encontrarían… “mmmm”… pensé… pero por si acaso, le respondí “te doy mi tarjeta y así me encuentras más rápido“. Nos echamos unas risas con Edgar Wright, que me lo presentó el mismo Kevin, pues como estábamos hablando de mi tesis, le dijo a Edgar que mi corto tendrá un airecillo a Shaun of the Dead, puede ser… pero con mi estilo personal, of course.

Luego, una vez salimos del teatro El Capitán, mítico teatro hollywoodiense, nos dirigimos al Supperclub donde se celebró una fiesta por todo lo alto, con sus copitas y sus canapés de gratis… mmm… esos “crab cake” estaban de muerte. Cómo conseguí la invitación para la fiesta lo clasificaré como “secreto de sumario”, solo puedo decir que me he superado a mí mismo…

En la fiesta me encontré con Doug Jones y Daniel Roebuck, con quienes quedé en volvernos a ver este fin de semana en la Comic-Con en San Diego.

También apareció el héroe de la peli, Chris Evans, muy amable y agobiado el muchacho… y tras muchas idas y venidas por la barra probando las bebidas especiales de la ocasión: Blue Sky y Red Heat, pues la noche fue transcurriendo, la gente iba comiendo y bebiendo y al final, todo quedó en otro de esos espejismos que es Hollywood… un estreno? Pues sí, otro más, cual será el siguiente? Ni puta idea, pero pronto llegará otro, mucho antes de lo que imagino… Fin del informe.

Arriba posando con Chris Evans.

Con Kevin Feige, presidente de Marvel Studios.

 

Con Edgar Wright