ENTREVISTA a ENRIQUE VILA, animador en “MONSTRUOS UNIVERSITY”

0
226
Monstruos University

Si hay un campo cinematográfico donde España ha desarrollado en los últimos años un avance asombroso ese ha sido en la animación. No sólo las producciones nacionales cuentan cada vez más con un mayor nivel técnico, competitivo con muchas producciones que nos llegan desde el extranjero, sino que nuestros profesionales van abriendo puertas también en industrias como la Hollywoodiense. Sin ir más lejos, muchos son ya los que se trabajan en estudios como la Disney, codeándose con los estándares de más alto nivel.

Tumbaabierta.com ha tenido la posibilidad de entrevistar a uno de ellos, Enrique Vila, director técnico de efectos, en cuya filmografía podemos encontrar títulos de imagen real como Matrix, Los 4 Fantásticos o World Trade Center, pero sobre todo producciones de Pixar Ratatouille, Brave (Indomable) o Monstruos University.

El trabajo en el cine de animación, y especialmente en una empresa como Pixar, da la impresión de estar muy compartimentado. ¿En qué ha consistido tu labor en “Monstruos University”?

Yo pertenezco al departamento de efectos. Me encargo de hacer cosas como fuego, destrucción, líquidos, diferentes tipos de simulaciones en general. En el caso de Monstruos University éramos un equipo pequeño, con un total de 10 personas. Nos encargamos precisamente de hacer ese tipo de cosas, fuego, destrucción, incluso algunos efectos que debían pasar más disimulados, cosas que de fondo de toda índole.

Tu primera colaboración en Pixar fue con “Ratatouille”, a la hora de afrontar tu trabajo en “Monstruos University” ¿te dieron alguna indicación en concreto con respecto a la entrega anterior de las aventuras de Mike y Sulley?

La estética de Monstruos University estaba diseñada e impuesta por la primera entrega, sin embargo han pasado 10 años desde aquella, así que el reto estaba en diseñar algo más avanzado, pero coherente con los elementos heredados. En ese sentido Pixar siempre se marca el desafío de intentar hacerlo mejor que la película anterior. En este caso no competíamos sólo con Monstruos S.A., sino también con Indomable.

Monstruos University

En tu opinión ¿qué aporta esta nueva película de “Monstruos” a la trayectoria de la Pixar?

A nivel técnico la gran incorporación fue la Iluminación Global. Se trata de una tecnología que ya se ha aplicado en múltiples producciones, pero Pixar es una compañía muy grande y le cuesta a veces incorporar tecnología nueva. Así que ésta ha sido la primera vez que se ha empleado la Iluminación Global en Pixar. Esto lo que ha posibilitado es mejorar el apartado de iluminación de un personaje o un objeto. Para la primera entrega un personaje como Sulley necesitaba como 20 ó 30 puntos de iluminación para las diferentes partes de su cuerpo y cada una de ellas se iluminaba de manera independiente. Ahora mismo con la nueva tecnología sólo hace falta 1 ó 2 puntos de luz. De esta manera, en la primera película se necesitaron 60 iluminadores, mientras que ahora con 30 ha sido suficiente.

Existen varios profesionales españoles trabajando en Pixar en estos momentos, además la industria española ha experimentado un auge en cuanto a proyectos de animación, ¿cómo ves el sector en nuestro país?
Veo que está saliendo gente de mucho nivel, pero la mayor parte de ellos trabajan fuera. Por ejemplo, si te fijas en los títulos de crédito de Gravity te fijarás que hay muchos técnicos españoles. El problema es que tal y como está la cosa en nuestro país es muy difícil que se puedan financiar grandes proyectos que den cabida a estos profesionales. Títulos como Planet 51 o Justin y la Espada del Valor van a ser muy difíciles de poder desarrollar a partir de ahora en nuestro país, así que todos esos profesionales tendrán que salir inevitablemente fuera.

Uno de tus primeros trabajos en el cine fue con la película “Matrix”, ¿qué recuerdas de aquella experiencia?

Fue muy grato. Se trataba de mi primera experiencia profesional y siempre guardaré muy gratos recuerdos de ella. Además tuve mucha suerte de poder empezar con una película así. Me siento muy afortunado de haber podido trabajar en “Matrix” y de todo lo que vino después.

Tras “Matrix”, llegaron otras películas de imagen real, pero con abundante empleo de los efectos digitales. ¿Encuentras mucha diferencia entre trabajar en películas con un importante peso en los efectos frente las películas 100% de animación?

Hay diferencias entre ellos. El cine de acción real te exige efectos fotorrealistas, por lo que el espacio creativo es menor que en la animación. Por otro lado, la animación puede suponer un trabajo más relajado, pero te reclama una mayor responsabilidad creativa. Además, en la animación, el trabajo se lo enseñas directamente al director, mientras que en la acción real hay espacios intermedios.

Es como jugar al teléfono roto. Tú entregas tu trabajo y éste pasa por diferentes departamentos antes de llegar al director, después te llega de vuelta con todo tipo de comentarios. En Pixar tienes la ventaja de que trabajas directamente con el director, por lo que el feedback es inmediato.

¿Qué es más complicado desde tu posición, un cine de corte realista como “World Trade Center”, donde los efectos deben estar más disimulados, o películas de fantasía como “Los Cuatro Fantásticos”, donde pasa más bien lo contrario, los efectos deben destacar y llamar la atención del espectador?

Disfruto más con películas de fantasía como “Los 4 Fantásticos”, donde no sólo hay que desarrollar efectos físicos, sino también de fantasía. En películas realistas como World Trade Centre tienes el reto de reproducir elementos reales que si no tienen un comportamiento verosímil, después el espectador se da cuenta. Técnicamente es más complejo, pero creativamente más limitado.

Y en el caso de la animación, ¿qué es más difícil, la fidelidad a elementos reales como en Happy Feet o Indomable, o la fantasía de Up o Monstruos University?
También prefiero trabajar en títulos donde poder incorporar elementos de fantasía. Hacer cosas que resulten físicamente correctas desde un punto de vista técnico tiene su desafío, pero creativamente es menos interesante.

En Monstruos University, por ejemplo, había que elaborar un fuego, pero este podía ser de cualquier forma, incluso podía ser verde, y podía tener movimientos o formas que nada tenían que ver con un fuego normal. Es cierto que este tipo de cosas pueden resultar menos laboriosas a nivel técnico, pero resultan más enriquecedoras a nivel creativo.

¿Cuál es tu película Pixar favorita?

Mi película favorita es Wall-E, especialmente sus primeros veinte minutos. Es un verdadero clásico. El problema de este tipo de cosas es que muchos directores de Pixar se encuentran con la imposición de que su película tiene que ser una obra maestra, por lo que la presión es muy grande.

Monstruos University ya está a la venta en España, en DVD, Blu-ray y Blu-ray 3D.

Monstruos University