Crítica: TWIXT de Francis Ford Coppola

0
532

http://tumbaabierta.com/wp-content/uploads/2011/10/tumbaabierta_twixt_poster.jpg

Fecha de estreno en España: Festival de Sitges 2011
Género: Terror
País: Estados unidos
Año: 2011
Duración: 100 mins
Web: http://www.twixtmovie.com/

Dirección -Francis Ford Coppola, Guión – Francis Ford Coppola, Producción – Francis Ford Coppola, Fotografía – Mihai Malaimare Jr., Montaje -Kevin Bailey, Glen Scantlebury y Robert Schafer, Música -Dan Deacon y Osvaldo Golijov

Reparto: Val Kilmer (Hall Baltimore), Bruce Dern (Bobby LaGrange), Ben Chaplin (Edgar Allan Poe), Elle Fanning (V), Joanne Whalley (Denise), David Paymer (Sam Malkin)

Cuando alguien menciona el nombre de Francis Ford Coppola a uno le viene a la mente esa gran película, esa obra maestra titulada Apocalipsis Now cuyo título es toda una referencia para cualquier cinéfilo que se precie. A esta le acompaña en su filmografía títulos tan emblemáticos como El Padrino y su secuelas, Dracula de Bram Stoker, Peggy Sue se casó, Rebeldes etc. no me voy a poner en plan erudito con algo que cualquiera de aquí lo sabe hasta más que yo. Simplemente resalto el nombre, Francis Ford Coppola, imprescindible en la historia del cine como para cualquier forero de estos lares es imprescindible nombres como John Carpenter o George Lucas… pues bien, a todos nos vienen malas rachas y estamos ante una para él, que entre bancarrotas y tragedias personales, parece que no levanta cabeza cinematográficamente hablando, perdiéndose en producciones de presupuestos más bajos de lo normal, rodadas sin interés o sin ganas o no sé cómo lo hace pero desde luego no con el ánimo de que le guste al espectador ya sea incondicional suyo o no. Bueno, también nos estamos quejando de eso a George A. Romero, supongo que también son cosas de la edad.

Twixt, cuyo significado ignoro pero parece que viene de un juego de mesa (yo pensaba en unas chocolatinas no sé por qué) es una muestra de lo que decía antes. Un película que parece hecha por un director novel que le sigue la estela a Richard Kelly, o sea hacer una película rara para impresionar. Pasaba el tiempo, y solo estaba viendo como un Val Kilmer (o el hombre que se comió a Val Kilmer) muestra estar en muy baja forma física, en lo actoral no está en mejores días si anda cogiendo papeles sosos como el de esta película. Hace de una especie de Stephen King en horas bajas, que llega a un pueblo raro de esos de la América Profunda a presentar su libro y allí es invitado por el sheriff local, viejo y medio tarado, para investigar sobre el asesinato de una chica que ha sido ejecutada como si fuera una vampira (con una estaca en el corazón que aún la tiene clavada en la morgue)… el motivo es que el sheriff quiere publicar algo que escriba y quiere asociarse con un escritor. Pese a negarse al principio acabará cediendo simplemente por qué necesita hacer un nuevo libro y por qué los fantasmas del lugar se le aparecen en sus sueños, allá donde encontrará a su mejor aliado tanto para resolver el crimen como para escribir… nada menos que Edgar Allan Poe.

La película reúne muchos elementos típicos, o por lo menos no muy originales de una película de terror por escenarios semejantes, vampiros, sheriffs paletos, góticos libertinos, fantasmas de niños entre otros, curas locos… supuestamente para darles una vuelta de tuerca y plantearlo de una forma más artística, con más “belleza” en los planos, dándoles un toque melancólico y gris, sin renunciar a dar unos supuestos toques de humor que al menos yo no entendí. Lo que consigue es adormecer y aburrir con una trama en que no ocurre absolutamente nada de interés, ni siquiera en su tramo final que se vuelve la cosa un poco más “violenta”. Debo ser de los pocos que le suele gustar las películas de Val Kilmer e incluso en sus horas bajas como en The Staton Sea o Planeta Rojo… incluso aquella de La Isla del Dr. Moreau que parece que no le gustó a nadie. Pero aquí, llevando el peso de la película junto con el veterano secundario Bruce Dern, que es un poco más interesante, no consigue enganchar a los espectadores.

Ahora bien, uno de los motivos de mi enfado con esta película es porque la acabo de ver en Sitges sin llegar a estar acreditado este año ni tener demasiado tiempo ni presupuesto para pegarme colocones de películas (Solo veré en principio cuatro) La elegí pudiendo ver otras películas más prometedoras… pero el motivo principal es el 3D, el puto 3D, odio el 3D, maldigo Avatar a James Cameron, a Robert Rodríguez y todo pelmazo que se ha apuntado al carro de hacer las películas en 3D. Es incomodo ver una película con esas gafas, oscurecen la pantalla y me obliga a forzar la vista, no sé, no encuentro nada cojonudo ver la peli en 3D y menos cuando resulta que la peli es un tostón. Para colmo, como es en este caso, la película solo tiene los efectos 3D en dos escenas, escenitas más bien y ni siquiera eran muy destacables como para verlas en 3D, un Val Kilmer subiendo unas escaleras y un Val Kilmer acercándose a la morgue y para avisarte de que llegan la escena ponen una transición de planos en la que ves una animación de unas gafas bicolor ocupando la pantalla…como diciendo “Atención que viene lo bueno”… pues vaya mierda.

Para los que hayan visto solo el tráiler, no, que no os llegue a la memoria En la boca del miedo por mucho que veamos pueblos fantasmas, ni nada proveniente de Stephen King y sus escritores en apuros, ni de David Lynch y sus Twins Peak aunque haya una escena de un motel con fantasmas (la cual podrían haberse ahorrado) con una pareja cantando y haciendo el gilipollas en plan “Oh, que onírico es esto”. De todos modos hasta el tráiler parece desvelar un tostón de película, no engaña en ese aspecto, por desgracia no engaña para luego mostrar algo mejor… lo mejor es que mientras escribo esto aún sigue el festival de Sitges en activo y no me acuerdo si esto estaba en concurso. Si lo está y gana algo me encantaría estar en la sala de prensa y ver las reacciones de la gente al ser comunicada de ello. ¿He dicho que esto es de Francis Ford Coppola? A los diez minutos de visionado me olvidé que era de él. Pero tampoco es que haya estado muy activo todos estos años. ¿Alguien ha visto Tetro? Su última obra decente que recuerdo es la de “Legitima Defensa” que tampoco es que sea la polla, una de juicios. Y no sé si tuvo algo que ver con Supernova después de que Walter Hill (¿Dónde está este cabrón, le echo muchísimo de menos?) mandará a tomar por culo el proyecto por diferencias creativas.

En definitiva, un tostón de película.