Crítica: SUPER 8

0
63

http://tumbaabierta.com/wp-content/uploads/2011/07/tumbaabierta_super8_critica.jpg

Fecha de estreno en EEUU:
09 de junio de 2011
Fecha de estreno en España:
19 de agosto de 2011
Fecha de estreno en Colombia y Paraguay:
12 de agosto de 2011
Fecha de estreno en México:
05 de agosto de 2011
Género: Misterio | Ciencia Ficción | Thriller
País: EEUU
Año: 2011
Duración: 112 mins

Dirección – J.J. Abrams, Guión – J.J. Abrams, Producción – Steven Spielberg, Fotografía – Larry Fong, Montaje – Maryann Brandon, Mary Jo Markey, Música – Michael Giacchino

Reparto: Joel Courtney (Joe Lamb),Kyle Chandler (Jackson Lamb), Elle Fanning (Alice Dainard)

Desde las primeras imágenes hasta los más completos tráilers de Super 8 no dejaban lugar a dudas de la intención nostálgica del proyecto. La historia situada a finales de los años setenta, los jovencisimos protagonistas a lomos de relucientes bicicletas acompañados por acordes más de Williams que los del propio John, dejaban claro el homenaje a una época, un estilo y una firma: La de Steven Spielberg.

La historia central de la película podría parecer la del accidente de tren que conmociona a una pequeña población y que de repente se ve tomada al asalto por unas poco amistosas fuerzas militares. Sin embargo lo que realmente le interesa contar a J.J. Abrams, es como el grupo de amigos preadolescentes que armados con su cámara, sus efectos especiales de recetario y su amistad, pretende emular al maestro Romero, para terminar teniendo una aventura real más allá de lo que imaginaban y que poco tiene que ver con lo ocurrido en el pueblo, aunque efectivamente ello sirva como catalizador.

Los primeros amores, la perdida de un ser querido o la amistad a pesar de los celos, son temas que no requieren de pirotecnia visual para ser explorados en pantalla. Sin embargo aquí, una bicefalia galopante se hace cargo del proyecto que parece debatirse entre el espectáculo y lo más intimo sin tomar partido por ninguno de los dos ámbitos, quedando en última instancia el espectador como juez para desentrañar el dilema.

Si bien el film es disfrutable en su totalidad durante la proyección, tanto por la calidad de las escenas de acción y los efectos visuales, el acertado ritmo del film o la magia que es capaz de transmitir el joven elenco, en una reflexión posterior encontramos que ni hemos visto Parque Jurásico ni E.T. El Extraterrestre y que no podríamos tener más ganas de rescatarlas de la estantería.

Lo mejor del film es sin duda Elle Fanning, que a su corta edad ofrece un recital impecable que nos hace pensar en una futura carrera plagada de éxitos, si el tino de su manager sigue siendo tan acertado en lo referente a sus proyectos. No es justo hacer de menos al resto del reparto que funciona a la perfección a pesar de no encontrar justificación plausible para algunos de los personajes que interpretan. Se hace aquí aparente que los personajes adultos podrían haberse obviado por completo, como el mentor del director hizo en E.T., ya que aquí no aportan demasiado e incluso hay momentos que llegan a estorbar.

Un desenlace urgente que no hace justicia al desarrollo de la historia y que hace pensar en posibles escenas eliminadas y que deja con un agridulce sabor de boca a una audiencia que sin duda abandona la sala con ganas de más. El esfuerzo ha dado como resultado el remake de una época, en la que el rey midas hacía honor a su nombre y cada producto con su marchamo era motivo de júbilo. Claro, que como casi cualquier remake, Super 8 sigue haciéndonos recordar con cariño el producto original sin conseguir superarlo en ningún momento. Un divertido y a veces profundo guiño al pasado, con todas sus consecuencias.