Now we are sick es una recopilación de poemas, selecionados por Neil Gaiman Stephen Jones, en la que se reúnen a los mejores escritores de género fantástico del mundo, como Terry PratchettAlan MooreSamantha LeeRamsey CampbellClive BarkerRobert Bloch,Brian Aldiss, entre otros.

Editada por primera vez en 1991 con versiones en distintos países, la editorial 23 Escalones publica la obra por primera vez en español, en una cuidada edición bilingüe con la interpretación de los textos de Manuel E. Díaz Noda y Sagri Hernández,  además de las ilustraciones de Irene León Guijarro.

Entrevistamos a los traductores en busca de las claves de esta “Antología de versos espantosos”.

¿Cómo os llega esta “manzana envenenada” de traducir una edición bilingüe de unos textos, aparentemente, tan complejos?

Nos llega directamente a través de la directora de la editorial 23 Escalones, Mónica Plasencia, a quien estamos realmente agradecidos por haber contado con nosotros. Ya nos conocíamos previamente, pero este ha sido el primer encargo que nos ha propuesto, y no nos pudimos resistir. Se trataba de una recopilación de autores de los que somos lectores y admiradores desde hace mucho tiempo y la posibilidad de vincularnos con ellos de alguna manera nos pareció todo un honor y un lujo.

Precisamente por ese conocimiento previo que teníamos de los escritores sabíamos que no iba a ser un trabajo fácil, más bien todo lo contrario, pero aceptamos el reto, con conocimiento también de que íbamos a disfrutar con la experiencia.

¿Qué método de trabajo adoptasteis para la traducción en equipo?

Un método salomónico. En un principio y dado que el reparto de autores iba a necesitar una extensa negociación, optamos por dividir el material entre dos y que la suerte decidiera. Cada uno se encargó de su parte del poemario, aunque, como solemos trabajar en la misma habitación, las consultas y debates sobre términos y versos eran constantes. Una vez cada uno finalizó un primer borrador de su mitad, nos lo intercambiamos y revisamos el trabajo del otro. Esto, aparte de ayudarnos a corregir nuestros propios errores, ayudó también a dar coherencia al conjunto de la obra.

Otro elemento por el que quisimos apostar desde el principio es por las notas a pie de página. Los autores de los poemas son escritores tremendamente cultos y que utilizan muchas referencias tanto literarias, como históricas, cinematográficas o de cultura popular. En muchos casos íntimamente relacionadas con la cultura anglosajona, pero no siempre identificables fuera de ella, de ahí que decidiéramos facilitar eso al lector sin llegar con ello a un nivel académico destinado a un público especializado.

Conocéis la recopilación mejor que nadie… ¿Cómo definiríais el conjunto de la obra Now we Are Sick?

Ante todo es una obra que busca ser divertida y entretenida para el lector, muy trasgresora, al jugar con el formato de los poemas infantiles para darles la vuelta y ofrecer una lectura adulta y desquiciada de los mismos. De hecho, muchas de esas referencias literarias con las que juegan los autores pertenecen a obras clásicas de la literatura infantil, como por ejemplo el propio título del poemario y su guiño a la obra de A. A. Milne, creador de los cuentos de “Winnie the Pooh” (para más información al respecto pueden comprar el libro y leer la nota del traductor número 1 en la página 17).

Desde luego no son poemas hechos con una intención trascendental, son un entretenimiento grotesco, repleto de mucho sentido del humor negro y mala uva.

¿Nos podríais contar algo del origen (o la historia) de la obra original? ¿Cuál fue la semilla de la reunión de autores tan dispares?

En este caso todo surgió de una broma de Clive Barker, a quien los editores dedicaron el libro y que curiosamente participa no como escritor, sino como dibujante de la ilustración que abre la edición. La intención era reunir a un conjunto de autores especializados en el género fantástico y que por lo tanto compartían un imaginario y un bagaje cultural cercano y emparentado. La mayor parte de ellos eran conocidos por su obra en prosa o en el mundo del cómic, por lo que leer un poema escrito por ellos resultaba ya de por sí una novedad.

Los encargados de llevar a cabo la recopilación fueron Stephen Jones y Neil Gaiman, quienes involucraron en el proyecto a sus amigos más cercanos.

El propio Neil Gaiman os dio el visto bueno como traductores al leer vuestro historial. ¿cómo fue ese momento para vosotros desde el punto de vista personal?

Absolutamente inesperado. Mónica nos solicitó nuestros currículums, pero no nos comentó que iban a pasar por las manos de Gaiman. En aquel momento, previo al inicio de la traducción, estábamos inmersos en otro proyecto muy absorbente e, ingenuos de nosotros, no tuvimos tiempo de plantearnos siquiera esa posibilidad. Nos enteramos cuando este ya había dado luz verde al proyecto y nos había aceptado como traductores. Aún nos estamos recuperando de la impresión.

Se trata de uno de nuestros autores favoritos y al que consideramos un verdadero referente de la literatura fantástica actual. Y que alguien de su talla nos aceptara y, además, nos felicitara por nuestro trabajo es abrumador y muy halagador.

Del conjunto de obras presentadas en el volumen, ¿cuál resultó mas fácil de traducir, cuál más difícil, y cuál os pareció un caso absolutamente imposible?

Cada cual tuvo su caballo de batalla particular en el proceso, pero entre lo más complicado podemos destacar “When the Music Breaks / Cuando se Rompe la Música” de R.A. Lafferty y “The Dream of Omar K. Yam / El Sueño de Omar K. Yam” de David Sutton, y en el otro lado de la balanza, “The Dangers of Color TV / Los Peligros de la Televisión en Color” de Simon Ian Childer.

En cualquier caso, el mayor reto fue darle coherencia a todo. Pese a tratarse de diferentes autores, cada uno con su estilo, el conjunto de la obra tiene un tono unificado y eso debía quedar patente en la versión en español.

Este volumen, publicado por 23 Escalones hace muy poco, ya ha sido recomendado por Gaiman como una de las ediciones más bellas. ¿Cómo la recomendaríais vosotros?

Como un regalo delicioso por parte de estos autores, que se arriesgaron a alejarse de su imagen tradicional para probar fortuna en otro género, la poesía, que no les era tan familiar. Y en concreto sobre la edición de 23 Escalones, decir que ha sido un trabajo hecho con mimo y cariño por todos los que hemos participado en él, empezando por Mónica Plasencia, que creyó en el proyecto y se aventuró a editarlo por primera vez en español; Ángel Luis Sucasas, responsable del prólogo y promotor de esta edición; e Irene León Guijarro, autora de las maravillosas ilustraciones que acompañan a los poemas.

Todo esto lo convierte en un libro especial, ideado como una joya atípica de un género como el fantástico, que por regla general se prodiga más a través de la prosa, el cómic o el cine, y no tanto en poesía.

Más información sobre Now We Are Sick en www.23escalones.com