El actor Jamie Bell se encuentra en Madrid en el marco de la promoción de la película Las Aventuras de Tintín: El Secreto del Unicornio, que llega este viernes a los cines españoles.

Basada en los personajes creados por Hergé, la historia sigue al curioso e insaciable joven periodista Tintín (Jamie Bell) y su leal perro Milú cuando descubren que la maqueta de un barco contiene un secreto explosivo. Arrastrado por un misterio centenario, Tintín se encuentra en el punto de mira de Ivan Ivanovitch Sakharine (Daniel Craig), un diabólico villano que cree que Tintín ha robado un valioso tesoro vinculado a un cruel pirata llamado Rackham el Rojo. Pero con la ayuda de su perro Milú, el mordaz y cascarrabias capitán Haddock (Andy Serkis) y los torpes detectives Hernández y Fernández (Simon Pegg y Nick Frost), Tintín viajará por medio mundo, siempre yendo un paso por delante y siendo más astuto que sus enemigos en una persecución para hallar el lugar donde finalmente descansa “El Unicornio”, un navío hundido que puede contener la clave de una cuantiosa fortuna… y de una antigua maldición.

En palabras del director de la película, Steven Spielberg: “La interpretación de Jamie en  Billy Elliot me dejó asombrado, no solo por la sutileza de su actuación sino por el tremendo esfuerzo físico que realizó”. “Peter [Jackson] y yo pensamos que tenía las cualidades perfectas para Tintín”.

Bell ha sido fan de Tintín desde la infancia. “Hay algo en el arte de  Hergé que deja una huella en ti. Es inolvidable”, reflexiona el actor. Pero ahora, él ha tenido la oportunidad de imprimir al personaje emociones humanas tangibles y eso le ha fascinado.

El guionista Joe Cornish afirma que Bell captura a Tintín en el clásico modelo de persona corriente de Spielberg: un joven normal que descubre lo extraordinario que puede llegar a ser cuando la vida se lo exige. “Para mí, es la idea que puede tener un niño de lo que es ser adolescente”, asegura Cornish. “Puede hacer cosas fantásticas pero a la vez mantiene su inocencia y su insaciable curiosidad por el mundo, y la sensación de que está en búsqueda del camino para hacer lo correcto en cada situación. Tienes la sensación de que cualquiera puede aspirar a ser Tintín porque todo lo que se necesita es el conocimiento, el interés y la pureza de espíritu que lo conduce a través de esas aventuras”.

Para Bell, estas aspiraciones fueron el camino al personaje, para llevarlo mucho más lejos de la marca distintiva que es el tupé de su cabello. “Cuando ves a un joven que es tan arriesgado y aventurero como lo es Tintín, eso es todo lo que quieres ser tú mismo”, afirma. “Tintín es un personaje con mucha fuerza, una gran moral y admiro eso. Llegará al fondo del asunto no importa cómo. Pero algunas veces se equivoca, y es entonces cuando tiene que confiar en Milú”.