Entrevista a James Cosmo en el rodaje de “Project 12. The Bunker”

1257
James Cosmo en Project 12. The Bunker

El rodaje de la película Project 12. The Bunker, dirigida por Jaime Falero y protagonizada por Joaquín Sánchez, ha convocado en Tenerife la presencia de intérpretes internacionales como Eric Roberts (Los Mercenarios), Natasha Alam (vista en televisión en True Blood y NCIS: Los Ángeles), Timothy Gibbs (en series como Santa Barbara, Another World, o el videojuego Max Payne 3) y James Cosmo. Éste último, un imponente actor de origen escocés que ha ido alternando cine y televisión desde 1966 y que tiene entre sus títulos más populares producciones como Los Inmortales, Braveheart, Trainspotting, Troya o Emma, siendo más conocido últimamente por su papel de Lord Comandante en la serie Juego de Tronos.

El viernes 23 de agosto, tuvimos ocasiones de compartir con él un momento de pausa en el rodaje de la película, junto con los compañeros Santiago Toste de Diario de Avisos y Eduardo García Rojas de Elescobillón.com. Con extrema amabilidad y cercanía, Cosmo conversó con nosotros sobre su carrera, el estado del cine y la televisión y, especialmente, de su participación en esta producción canaria, pero de ambiciones internacionales.

Nacido el 24 de Mayo de 1948 en Clydebank, Escocia, James Cosmo supo desde muy tierna edad lo que era la interpretación y los sacrificios que suponía esta profesión. Su padre era el actor James Copeland, actor secundario visto en películas como El Valle de los Maoríes, La Batalla del Río de la Plata o La Vida Privada de Sherlock Holmes, o series como Rob Roy, El Santo, Los Vengadores, Doctor Who o La Ciudadela:

Imagino que lo único positivo que tiene venir de una familia de artistas es que te das cuenta de que no tienes estabilidad en la vida, conoces los buenos tiempos, pero también los malos. Mi padre era sobre todo un actor de teatro y apenas lo veía, siempre estaba trabajando. Pero siempre me enfatizó que tenía que buscarme un trabajo fuera de la interpretación con el que ganarme la vida, lo que también es bueno para un actor, ya que te enseña cómo es el mundo real.

Al igual que otros compatriotas suyos, como Sean Connery, el actor se mostró a favor de la independencia de Escocia y muy crítico con el papel que está desarrollando el gobierno británico: “Yo siempre he reflexionado mucho sobre la independencia de Escocia y desde luego apoyo la idea. Tenemos una identidad muy específica, diferente a la de otros pueblos de las islas británicas.

Creo que Escocia podría sobrevivir como un país independiente en la corriente escandinava, al igual que Noruega. Si comparas el nivel económico, ves que Noruega es uno de los países más ricos del mundo y Escocia no, a pesar de que ambos cuentan con importantes recursos petrolíferos.

Creo que los políticos de Gran Bretaña se ven que están ante el final de su imperio, se ven a sí mismos como piezas importantes en el panorama internacional y se ha sacrificado mucha sangre y vidas de jóvenes soldados en conflictos en países lejanos, donde no teníamos por qué estar. Creo que si se redujera nuestro presupuesto en armas nucleares y la participación bélica en países extranjeros podríamos cancelar nuestra deuda nacional en poco tiempo. Que un país como Gran Bretaña se empeñe en ser una potencia nuclear me parece ridículo y deja claro que tiene un gobierno que no trabaja por las personas.

James Cosmo en Project 12. The Bunker
Fotografía de Domingo de Luis

James Cosmo entra dentro de ese paradigma de los grandes actores secundarios. Es un intérprete muy prolífico, con fuerte carisma y presencia en pantalla. Tal vez nunca haya sido la estrella, pero desde luego si es de esos artistas a los que, repasando su filmografía, podemos identificar claramente simplemente leyendo los títulos de sus películas. En el cine dos han sido los títulos que le han permitido tener un mayor protagonismo, uno fue Braveheart de Mel Gibson; el otro, Trainspotting de Danny Boyle. Preguntado por su relación con ambos cineastas, Cosmo no tuvo más que buenas palabras hacia ellos:

Dos directores muy diferentes y películas muy diferentes también. Mel como actor es muy amable y solidario, es un director muy generoso. Siempre se muestra a favor de darte tiempo en pantalla y te apoya en tu trabajo. Disfruté mucho trabajando con él. Tiene un maravilloso sentido del humor, muy divertido. De esta manera, haciendo reír a todo el mundo consigue que sea un rodaje divertido, lleno de risas y animado, creando un estupendo ambiente en el equipo.

Con Danny Boyle he trabajado en dos ocasiones, la primera en obra para televisión titulada Nightwatch y la segunda en Trainspotting. No quiero utilizar la palabra “genio”, pero cuando trabajas con gente de gran talento a veces no te da la impresión de que estén trabajando. Hacen que todo parezca tan fácil que no te lo crees cuando ves el resultado. Estoy seguro que es como ver trabajar a alguien como Modigliani, le ves hacer sus bocetos y cuando te quieres dar cuenta ya han acabado. Con Danny pasa lo mismo como director, él tiene su visión en la cabeza y tú eres una de sus herramientas. También es una persona igualitaria, es un hombre del pueblo, le encanta estar con la gente. Así que no sólo es un magnífico director, sino también una espléndida persona.

Estos personajes y muchos otros han generado de James Cosmo una imagen de hombre rudo y de fuerte coraje, tanto que resulta curioso conocerlo en persona y encontrar a alguien tan afable, que habla con un tono cercano, suave y tranquilo. En cualquier caso, a pesar de ese cariz épico que suelen tener sus personajes, el actor se mostró más interesado en resaltar otros apartados en sus interpretaciones:

Creo que ya me estoy haciendo demasiado viejo para interpretar a tipos duros, ya sólo me dan papeles de viejo [risas]. Bueno, lo cierto es que todo viene del texto escrito, del guion. Una vez tienes eso intentas construir el personaje en tu mente y después, con suerte, ser capaz de transmitirlo a la pantalla. Pero como actor siempre dependes del escritor e intentas encarnar lo mejor posible lo que hay en el papel.

He sido muy afortunado de trabajar en películas como Braveheart, Troya o Juego de Tronos. Imagino que te relacionan al tipo de género con el que generalmente trabajas, pero siempre he disfrutado intentado cambiar lo más posible de tipo de personajes. Soy un actor de carácter, no una estrella, así que mi interés está en generar personajes diferentes. Independientemente de si es una gran producción o una película pequeña, lo que interesa es conocer la ambientación y el personaje para aportar cierto grado de verosimilitud, por lo que realmente tampoco importa si es una cinta de época o contemporánea, lo importante es lo que puedes lograr con tu papel.

James Cosmo en Juego de Tronos

Aunque internacionalmente es más conocido por sus papeles en el cine, gran parte de su carrera se ha desarrollado en la pequeña pantalla. Precisamente, a través de su experiencia, nos habló de los cambios que se han generado en las producciones para televisión y del auge que éstas están teniendo tanto a nivel crítico como de popularidad:

Creo que la dinámica del medio está cambiando mucho. En mi opinión, la televisión puede producir mejores historias que muchas películas, sobre todo con productoras como HBO o con la financiación por parte de compañías como Netflix. Los actores estamos tendiendo cada vez más hacia ese tipo de televisión de calidad, de grandes conceptos, que hacia el cine.

Creo que gran parte de eso tiene que ver también con la tecnología. Antes la televisión no podía competir con la calidad de la gran pantalla, así que la gente iba al cine, pero ahora eso ha cambiado. Ahora puedes ver magníficas series como The Wire, Breaking Bad o Juego de Tronos y la situación cada vez es mejor, con una calidad por encima del 99% de las películas que llegan al cine.

Hay magníficos guiones y es la historia la que marca el patrón. Puedes desarrollar la historia lo que sea necesario, sin tener que ajustarte a los 90 minutos de la película y eso ayuda a los argumentos que nos llegan por televisión sean mejores.

Precisamente, series como Juego de Tronos donde él ha participado, han jugado un papel determinante en ese incremento de popularidad de las producciones televisivas, aunque también han provocado bastante controversia por el uso explícito de sexo y violencia. Preguntado al respecto, Cosmo se mostró claro en su opinión, aunque siempre con algunos matices:

La validez de mostrar violencia extrema en pantalla siempre ha sido una cuestión conflictiva. Hay casos, como por ejemplo, Juego de Tronos, donde los libros están escritos de esa manera y se supone que la historia está ambientada en una sociedad muy violenta, por lo que la representación que se hace en la serie viene justificado por ese lado. Pero por otro, es muy difícil no dejarse llevar por la violencia, y que la violencia es algo aterrador.

Yo particularmente creo que se puede hacer magníficas series sin mostrar esa violencia explícita. Pienso, por ejemplo, en Alfred Hitchcock, un magnífico director que siempre consiguió aterrorizarnos y nunca vimos ese nivel de sangre en ninguna de sus películas. Pero, en cualquier caso, yo sólo soy un actor y mi trabajo consiste en seguir las instrucciones que me dan.

En Project 12. The Bunker, James Cosmo interpreta a un antiguo coronel de la Unión Soviética que durante la Guerra Fría estuvo al frente de un misterioso proyecto que ahora un grupo de mercenarios quiere recuperar. El actor nos habló de su personaje y de lo que le atrajo de este proyecto:

Cuando me enviaron el guion me atrapó por su magnífica sensación de claustrofobia. La mayor parte de la acción se desarrollaba en un ambiente cerrado, con un pequeño grupo de personajes y de ahí se puede sacar siempre un buen componente dramático.

Es cierto que he hecho mucha acción, pero lo que me atrajo del personaje del Coronel es que me recordó al caso de Frankenstein y el monstruo. Ese hombre que creó algo que pensaba que sería bueno para la humanidad, pero que acaba volviéndose en su contra. Una historia clásica, un personaje clásico. Me pareció interesante que se hubiese pasado huyendo todos esos años y que le secuestren para recuperar lo que había hecho en el pasado.

La cinta se está rodando en inglés con vistas a su distribución internacional y supone el segundo largometraje tras la cámara de Jamie Falero tras la aún inédita El Clan. Con Joaquín Sánchez como co-artífice del proyecto, encargándose no sólo del papel principal, sino también de las labores de producción, la película ha sido financiada completamente con capital privado de empresas canarias y casi el total de su equipo artístico y técnico procede también de las islas, aunque se confíe en la presencia de las estrellas extranjeras de cara a su venta a distribuidoras extranjeras.

James Cosmo nos habló de su relación los dos cineastas y del excelente nivel que ha encontrado entre los integrantes del equipo local:

Con respecto a Joaquín Sánchez, yo sé lo difícil que es sacar una película adelante, con la financiación y todo lo demás. Que haya sido capaz de hacerlo, en Tenerife, en menos de un año es verdaderamente extraordinario y tiene toda mi admiración por eso, sobre todo viendo el excelente resultado.

Con respecto a Jaime Falero, tengo la sensación de que muy pronto lo vamos a ver haciendo películas mucho más grandes que Project 12. The Bunker. Tiene un gran talento. Es un verdadero director de actores, “muy simpático” [en español] con los actores, que es algo muy importante. Es un placer trabajar con él. Al principio pensaba que íbamos a tener un equipo de la península. Como saben, España tiene un fantástico y enorme nivel cinematográfico. Pero al darme cuenta de que prácticamente el 100% del equipo que teníamos era de Tenerife o de otras islas resultó extraordinario.

Hay magníficos profesionales que perfectamente podrían trabajar en Hollywood, Londres o en cualquier sitio. Son tremendamente profesionales. Completamente dedicados a aportar lo mejor a la producción y eso es admirable.

Sé que grandes producciones se han grabado aquí, como A Todo Gas 6, pero tras nuestra película creo que muchas producciones querrán venir a rodar a las Islas Canarias y contratar a su equipo entre los profesionales locales.

Project 12. The Bunker es un proyecto que se presenta ambicioso para el tipo de producciones que se acometen en la isla, tanto en lo económico como en cuanto a su proyección exterior, sin embargo, comparada con otros cánones es una producción modesta. Por ello todo el equipo ha desarrollado una labor ingente condensando el rodaje en el menor tiempo posible para abaratar costes. Experimentado en producciones de todos los calibres, Cosmo se refirió también a las diferencias que existen entre una superproducción y una película independiente, especialmente en lo que se refiere a los lazos que se establecen entre todos los participantes:

Como actor siempre es un placer formar parte de una gran superproducción, pero a veces te sientes como una pequeña pieza dentro de un gran engranaje. Cuando es una película de bajo presupuesto las relaciones son más familiares, es un esfuerzo común y eso sucede en Project 12. The Bunker. No hay sensación de jerarquía, trabajamos como una familia intentado que todo salga lo mejor posible. Para un actor esto es siempre emocionante y maravilloso y yo he tenido mis mejores experiencias interpretativas en ese ambiente.
Como ya le había enseñado su padre, la vida del actor es errante.

Cosmo nos comentaba que le daba pena no poderse quedar hasta el final del rodaje, pero compromisos laborales le apremiaban y tras terminar de rodar su parte, debía volar a Atlanta para unirse a otro proyecto. Sin embargo, a punto de finalizar su periodo en la isla, el actor se mostró muy agradecido por el trato recibido y un gran entusiasta de nuestra gastronomía:

No me llevo una anécdota específica, sino esa sensación de amabilidad y hospitalidad que nos han dedicado a mi familia y a mí en esta isla, desde la gente que nos encontramos en la calle, taxistas, restaurantes, todo el mundo. Ha sido un gran placer estar en la isla. Ha sido nuestra primera vez en Tenerife, pero sin duda regresaremos para pasar las vacaciones. Además, un sitio capaz de hacer gofio sólo puede ser maravilloso.

James Cosmo
Fotografía de Domingo de Luis