Crítica: SUPER MARIO BROS. LA PELÍCULA. Definitivamente, ‘It’s-a me’

Estreno en cines (España): 5 de abril de 2023

1351
Super Mario Bros. La Película. (c) Universal Pictures
Super Mario Bros. La Película. (c) Universal Pictures

Resulta curioso que, con poco espacio de tiempo de diferencia, nos hayan llegado dos películas relacionadas con dos de los juegos más populares y adictivos que han pasado por las pantallas de una consola o un ordenador, Super Mario Bros. y Tetris. Hace 40 años, cuando se creó el juego original de Mario Bros, todavía los videojuegos eran un producto principalmente juvenil, un sector en alza, pero circunscrito a un público muy concreto y aún con unos recursos tecnológicos muy limitados. En las últimas cuatro décadas el sector del videojuego no sólo ha crecido a nivel de capacidad técnica, también se ha convertido en uno de los sectores más potentes del ocio audiovisual.

JUÉGALO OTRA VEZ, SAM

Si tiempo atrás con los juegos de 8 y 16 bits, pocas eran las productoras que apostaban por adaptaciones de sus películas más comerciales a formato de videojuego, a día de hoy no sólo es que sea un apartado crucial del merchandising de toda gran superproducción, sino que la balanza de poder se ha invertido y ahora es el sector del videojuego quien marca el ritmo a seguir. Ahora son las películas que adaptan los videojuegos las que no están a la altura. Tal y como sucediera con los comics, Hollywood se ha dado cuenta que éste es un nicho fundamental para el crecimiento del cine comercial y que, para que prospere, hay que tomarse en serio el trabajo. Ya no vale eso de hacer una película de escaso presupuesto, con un guion y una producción irrisoria y llevada a cabo por cineastas que desconocen por completo el juego original.

Ahora, los fans del videojuego son legión y no van a aceptar propuestas que pisoteen el cariño que le tienen a los personajes. Mario es un icono cultural y popular que no tiene nada que envidiar al mismísimo Mickey Mouse. Aunque la forma del personaje ha evolucionado con el paso del tiempo y la tecnología, los rasgos básicos de su diseño no se han modificado, porque forman parte de la iconografía del siglo XX y es una de las franquicias comerciales más importantes a nivel internacional.

Super Mario Bros. La Película. (c) Universal Pictures
Super Mario Bros. La Película. (c) Universal Pictures

DE LA MANO DEL PADRE

Tras la nefasta adaptación 1993, precisamente uno de los más evidentes ejemplos de la mirada errónea y prejuiciosa del Hollywood de hace 30 años, Nintendo blindó todo acercamiento a su criatura que no estuviera controlado por la propia empresa. De ahí que, para que la nueva versión cinematográfica saliera a la luz, no sólo hacía falta una productora (de animación en este caso) que pudiera sacar adelante el proyecto, sino que, en ese viaje, iban a ir mano a mano con la propia empresa de videojuegos.

Esto, por otro lado, ha dado a Illumination (creadores de otra franquicia icónica del siglo XXI, la de Gru y Los Minions) acceso a todo el corpus de la saga de videojuegos. Y es que, en los 40 años de existencia de Mario, el volumen de juegos desarrollados es ingente y el volumen de personajes, localizaciones y otros elementos reconocibles, como la música o los efectos de sonido, son ineludibles.

DON’T FAKE IT, MAKE IT

La apuesta de Super Mario Bros. La Película es por ofrecer a los fans la mayor autenticidad, la mayor fidelidad a los juegos posible, de manera que la experiencia cinematográfica sea visual y sonoramente indistinguible de la experiencia del juego. Evidentemente, el cine no puede aportar el factor interactivo, pero la reproducción de los componentes del juego es tan detallada que los jugadores se van a sentir como si estuvieran realmente delante de la consola.

Evidentemente, Super Mario Bros. La Película es un producto abierto, disfrutable por aquellos que no hayan jugado nunca al juego (hola, ¿hay alguien?), pero este nivel básico de visionado de la película implica desprenderse de un importante porcentaje de la experiencia cinematográfica. Nintendo e Illumination son plenamente conscientes de que el espectro de fans de Mario implica múltiples generaciones y que la mejor manera de suplir la interactividad es rellenándola de nostalgia, guiños e easter eggs al amplio catálogo de juegos que conforman la franquicia. La mayor parte se limita a breves referencias, pero no sólo deja constancia de que estos elementos existen en el nuevo multiverso creado por la película, sino que (y ahí está el quid de la cuestión) son susceptibles de ser desarrollados en futuras secuelas.

EXPERIENCIA INMERSIVA

Super Mario Bros. La Película, por lo tanto, más que una experiencia cinematográfica, es una experiencia inmersiva, donde el espectador tiene ocasión de zambullirse en un mare magnum de referencias que suponen un estímulo constante a lo largo de toda la película. Illumination ha hecho una extraordinaria labor de animación, replicando y expandiendo la estética, el colorido, las estructuras de los juegos. El apartado sonoro es, sin duda, un factor fundamental. La película no sólo entra por la vista, sino que todo el diseño sonoro nos traslada de manera inequívoca al juego.

La combinación de los temas originales de Koji Kondo con la narrativa musical firma de Brian Tyler enriquece el trabajo de ambos y funciona como un reloj en la película (aparte de regalarnos una de las canciones del año, “Peaches”). Todo esto da como resultado un producto cinematográfico que resulta dinámico, entretenido y que deja al espectador con ganas de nuevas entregas. Es cierto que, a nivel argumental, es de una simpleza absoluta (recordemos que es una adaptación de una línea de juegos de plataformas, no juegos narrativos), pero los personajes resultan atractivos y divertidos, algunos enriqueciéndose frente a sus precedentes del juego. La princesa Peach y Bowser son, en nuestra opinión, los grandes protagonistas de la película, mientras que, como elemento discordante, Luigi nos parece que queda bastante relegado a lo largo de la película.

Super Mario Bros. La Película. (c) Universal Pictures
Super Mario Bros. La Película. (c) Universal Pictures

INSERT COIN

Super Mario Bros. La Película es un producto que cumple de manera holgada como entretenimiento cinematográfico, pero que, ante todo, es un trabajo de orfebrería emocional. Su objetivo era ofrecer a la legión de fans un trabajo fiel y respetuoso y creemos que se ha cumplido. Las pequeñas desviaciones con respecto al juego funcionan y resultan divertidas, pero, sobre todo, estamos ante un producto contenedor, un cóctel con múltiples ingredientes, que aporta el sabor nostálgico justo a la fórmula, generando en el espectador experto la agradable seguridad de formar parte de un clan.

Póster Super Mario Bros. La Película. (c) Universal Pictures
Póster Super Mario Bros. La Película. (c) Universal Pictures