“SIGLO DE SOMBRAS”: Antología de Terror Decimonónico de la Mano de la Editorial Saco de Huesos

0
87
Siglo de Sombras

La Editorial Saco de Huesos nos deleita de nuevo, en el marco de su colección Calabazas en el Trastero, con una excepcional antología, en este caso dedicada al terror decimonónico. La momia, el vampiro y el monstruo de Frankenstein desfilan, majestuosos y distinguidos, por las páginas de este libro cuya sombría portada debemos a Miguel Puente Molins. Un merecido homenaje a personajes que han pasado a formar parte del acervo popular gracias al talento de sus creadores, convirtiéndose en protagonistas de ficción más vivos y seductores que nunca. Terror refinado y fascinante, deliciosamente decadente y lánguido, que cautivará a los amantes del género.
Superando las limitaciones cronológicas y haciendo alarde de efervescente imaginación, algunos de los autores que componen esta antología, inspirados por otros grandes maestros del siglo XX, encuentran espacio incluso para mostrar su admiración hacia reputados escritores de género fantástico como Clark Ashton Smith, Gabriel García Márquez o Juan Rulfo.

Espíritus, espectros y seres reanimados pueblan los relatos de terror del XIX. En consecuencia, por las páginas de esta antología desfilan vampiros infantiles de aspecto turbadoramente candoroso; desconcertados monstruos huérfanos, ensamblados cual puzzle imperfecto al que nunca le encajarán las siniestras piezas; escritores convertidos en leyenda… o en aparición y otros muchos seres tan espeluznantes como irresistibles. Por doquier, el inconfundible rastro de los sugestivos fantasmas que tan magistralmente construyó Henry James y el aroma de los sobrecogedores cuentos narrados al amor de la lumbre o en las tabernas, alentados por el efímero coraje que infunde una jarra de cerveza o un vaso de vino.

Una apasionante síntesis de las tramas y argumentos que han hecho merecidamente famoso al terror más clásico: escalofriantes cementerios, moradas tomadas por presencias tan enigmáticas como obstinadas, angustiosos sanatorios mentales, fantasmales conventos de insospechada sordidez, infaustos barcos hundidos… Ambientes, en definitiva, opresivos y amenazadores, impregnada la desgracia en sus paredes. Terrores que, como un sagaz no muerto, lejos de dejarse desorientar por las encrucijadas, vuelven disciplinadamente, una y otra vez, para atormentarnos.

Esas mansiones pobladas por sombras que la tímida luz de las velas se revela incapaz de combatir, que perturban las despreocupadas existencias cómodamente instaladas en sus distinguidos salones, nos demuestran que los ricos también temen. Si no debido a la incertidumbre y las penurias cotidianas a las que las clases humildes se ven sometidas y que ellos ignoran, al menos sí a causa de lo sobrenatural: de esas fuerzas que a todos, nobles y villanos, igualan en una democratizadora danza macabra. Y así, desnudos ante el espanto, indefensos ante peligros más sobrecogedores que la muerte, quedamos hermanados en una frágil humanidad que, por un momento, recrea un espejismo de equidad reconfortante para los más débiles. Porque este género de terror a menudo protagonizado por los privilegiados, consuela y redime a los necesitados ofreciéndoles esperanza… y venganza.
Una rica antología que no defraudará a los amantes del misterio y el terror más elegante. Una obra que condensa la fascinación de los siglos pasados, el inconfundible aliento de Edgar Allan Poe, Herman Melville, Ambrose Bierce, Mary Shelley, Bram Stoker, E.T.A. Hoffmann o Théophile Gautier. Ese aliento que, con la muerte, tantas veces ha dado la vida a autores y aficionados al género.

Como una acogedora isla, en medio de toda esa fría y prosaica racionalidad que nos asfixia, Siglo de sombras ofrece un remanso donde la pasión prevalece sobre el intelecto y la ciencia se inclina ante la leyenda y el folclore.

Siglo de Sombras

Índice:

Algo que perdí (L.G. Morgan)
No le pidáis nada, exigidle lo que os debe (Óscar Pérez Varela)
El sueño de la momia (Juan Ángel Laguna Edroso)
Los muertos viajan deprisa (Alejandro Mathé)
La llama de vida (Josué Ramos)
La cena de aniversario (Adrián Artiles Santana)
Vals (Marina Tena Tena)
Cuentos en la tormenta (Enrique Cordobés)
Vendrá la muerte y tendrá tu rostro (Salomé Guadalupe Ingelmo)
La sombra del Kraepelin (Miguel Huertas)
La cueva (José Luis Cantos)
Las Recogidas (Gema del Prado Marugán y Miguel Martín Cruz)
Tempus fugit (Víctor Villanueva Garrido)