Entrevista con LLOYD KAUFMAN, fundador de Troma Entertainment

0
268
Lloyd Laufman Troma

Gracias a las gestiones de la responsable del departamento de prensa del Festivalito de La Palma, Julieta Martín, logré ponerme en contacto con el señor Lloyd Kaufman, fundador de Troma Entertainment y, vía Skype, mantuvimos una amena e instructiva entrevista relacionada con su carrera profesional, el Festivalito de La Palma y otras cuestiones. Agradezco a Elena Santana Guevara, su ayuda y la traducción del inglés al castellano de las notas tomadas durante dicha entrevista.

Debo empezar esta entrevista con una confesión. A pesar de llevar treinta años siguiendo la carrera de Troma Entertainment y sus producciones, admito que no sabía que tenían un departamento dedicado a la compra y distribución de películas de género realizadas por autores de habla hispana. Mi primera pregunta sería ¿cómo surgió esta idea y qué resultados está dando?

Lo que nos interesa son películas únicas, independientes. Hemos comprado los derechos de una película de habla hispana, Belcebú, que es una maravilla y 4 años atrás compramos Hanging Woman, alemana. Tal y como he dicho, lo que buscamos son buenas películas, que sean producto de un equipo que ha puesto todo su empeño, y corazón en ellas; el idioma es lo de menos.
En cuanto a resultados, pues la cosa está difícil y nos cuesta mucho sacar beneficio de ello. Hoy en día el mercado está controlado por un pequeño número de enormes conglomerados empresariales, por lo que es complicado hacer llegar películas a las pantallas de un cine. Fíjate tú cómo es la cosa que DreamWorks, la misma gran empresa de Spielberg, Katzenberg y Geffen, ha tenido que ser vendida a un conglomerado, a Comcast, porque estaban a punto de quebrar. Nosotros, en Troma, estamos aquí, porque tenemos unos aficionados maravillosos que apoyan y compran nuestros productos. Sin ellos, desde luego, hacía años que hubiéramos echado el cierre. En la actualidad, Troma Entertainment es más popular que nunca, gracias a Internet, pero, paradójicamente, es más pobre que nunca. Volviendo al tema del departamento de compra de películas, resulta curioso señalar que un director chileno se volvió muy famoso una vez que nosotros compramos y estrenamos su película. No se hizo rico, pero sí, famoso.

Tras hablar con José Víctor Fuentes, director del Festivalito, me quedó claro que fue Troma quien se puso en contacto con el evento español. Además de porque tiene trabajando en Troma a Josafat Concepción, ¿qué fue lo hizo que se decidiera?

Mi padre y mi madrastra tenían apartamentos en las Islas Canarias, por lo que ya había oído hablar de las islas, de su clima estupendo, de sus paisajes, y del observatorio. Sé que puedo aprender muchísimo de los aficionados. Acabo de volver de Detroit, Michigan y de Londres y te puedo decir que allá a donde voy oigo distintas opiniones acerca de lo que les gusta o lo que les emocionaría ver en una película. Me entero, así, de lo que realmente motiva a los aficionados. Creo que será muy interesante ver cuál es la opinión de la gente joven de las Islas Canarias.
Para el Festivalito he preparado una clase magistral llamada “Make your own damn movie” (Haz tu puñetera película). Se trata de un seminario que ya he impartido en varios sitios, entre ellos en la Universidad de Oxford, en la Universidad de Yale, en Singapur, en Moscú, en San Petersburgo y en Volgogrado. La primera vez que estuve en Helsinki di una clase acerca de la era digital y cómo se podía hacer películas. Lo que hago es analizar paso a paso todos los aspectos relacionados con poder llevar a cabo una película independiente, de bajo presupuesto, todo ello acompañado de entrevistas con directores en los que se oyen sus teorías y opiniones. Yo no hablo español, pero para el Festivalito, Josafat seguro hará una interpretación estupenda.
En Viena di una clase, también, pero allí todo el mundo hablaba inglés y nos lo pasamos como los indios. Tanto gustó que pidieron que me fuera a Roma a repetirla, pero esta vez se hizo con la ayuda de un intérprete. La vez que estuve en Sao Paulo di una clase magistral de todo un día en un cine muy famoso de allí, y fue muy curioso, porque usaron, creo, la misma tecnología que se usa en las Naciones Unidas para interpretar. Todo el mundo tenía algo en la oreja, una especie de auricular, para entender lo que yo decía.
Parece ser que en muchos países del mundo aún se piensa que no es posible hacer películas independientes, sin gastarse un dineral, con la tecnología digital. Eso es un error, pero sí que es cierto que resulta muy difícil pagar el alquiler de una casa, si uno se dedica a ello, pues con las nuevas leyes contra los monopolios canceladas, ahora los conglomerados empresariales son los dueños y señores de todo. Se podría decir que es como el concepto ying-yang, pues por un lado se ha democratizado el poder hacer películas, pero vivir de ello está en manos de los conglomerados o el gobierno, que son elitistas.

¿Piensa que el estilo de Troma tiene cosas en común con el estilo del Festivalito?

Creo que sí. La verdad es que nunca he ido antes al Festivalito, pero de lo poco que sé de este evento es que es idealista, abierto a todos y que está empeñado en hacer un mundo mejor. Todo ello concuerda con Troma.

 

¿Cree el ir a rodar a La Palma le puede ayudar a conocer cosas nuevas?

Para empezar, seguro que en el Festivalito veré películas que nunca he visto antes, me reuniré con gente joven y, espero, todo ello me inspire. Ya tengo setenta años y cuando consigo escaparme de Tromaville no solo vengo con “aires frescos”, sino muy inspirado. Me parece interesantísimo ver lo que la gente joven dice y opina. Hoy en día, con Internet, esto se ha hecho accesible a nivel mundial.
Es más, Internet es el último medio de comunicación democrático que existe, y una de las razones por la que Troma es más popular que nunca.
Debido a que Internet es para todos, Troma decidió empezar un canal en YouTube, TromaMovies, absolutamente gratuito, donde es posible ver un montón de películas por descubrir, no solo de Troma, sino películas que ha comprado Troma. Ahí está, entre muchas otras, el Vengador Tóxico y Suicide, una película alemana. De esta última muy poca gente ha oído hablar, y muchos menos la conocen, pero a mí me encanta. Muchos de los seminarios que he impartido también están colgados ahí, y un show de 10 minutos de sketch presentado por Kabuki Man NYPD, llamado Kabuki Man’s Coctail Corner. Además, también es posible ver piezas cortas, de corte más bien cómico, pero con una profunda crítica social, anti-elitista. Son muy divertidas, pero hacen pensar al público. Hace poco se montó una gran polémica por la falta de diversidad racial en los nominados a los premios Óscar de Hollywood, bajo el nombre #OscarsSoWhite. Troma hizo un vídeo acerca de ello, que también está en el canal. También hemos hecho un vídeo para exponer la piratería por parte de los chinos.
Por muy surrealista que parezca, la verdad del asunto es que, antes de que yo tuviera una copia master de una de mis últimas películas, ya la película estaba disponible en la China. Creo que lo que ocurrió, aunque no tengo la certeza, fue que alguno de esos chinos sobornó al proyeccionista de Cannes para obtener la película en 35mm que yo presentaba en ese festival. Impresionante la rapidez con la sucedió todo. Esos chinos son la bomba. Nos dan comida para niños con veneno, comida para perros que mata a perros, están destrozando África y acaparando el Mar de la China…
Espantoso, simplemente espantoso. El vídeo, sin embargo, es muy divertido y está en YouTube.

¿Alienígenas Sin Piedad es una película made in Troma, o una co-producción con un evento políticamente incorrecto?

Estoy deseando ver cómo se hace. Soy un firme defensor de la teoría que dice que el director es el jefe en una película, así que, si estoy ahí, estaré ayudando y dando ideas a los directores, pero ellos son los que tienen que tener el control de las riendas. Estaré disponible para inspirar o sugerir ideas, pero no quiero interferir.
Lo que sí me gustaría es que me permitiesen hacer un cameo en la película. Acabo de hacer uno en Guardianes de la Galaxia y me lo pasé genial. Resulta que no solo el director es un gran aficionado de Troma –James Gunn dirigió Tromeo y Julieta mucho antes de la adaptación de los personajes gráficos de Marvel Comics– y un gran amigo, sino que todos los actores de la película también sienten lo mismo por Troma. En el rodaje James Gunn dijo a todo el que estaba allí lo mucho que Troma le motiva, y que está muy agradecido por haber rodado Tromeo y Julieta. Fue estupendo para mi ego (risas).

Puestos a fabular, ¿por qué piensa que se debería apoyar el rodar una película entre Troma Entertainment y el Festivalito?

Tanto el Festivalito como Troma son fieles a sí mismos, creen en el arte de hacer y proyectar películas y son idealistas. Creo que una película entre ambas será una gran expresión de alma y sentimiento independiente. Y puede que, también, un poco de conmoción en el status quo.
Además de hablar de cooperación entre el Festivalito y Troma para esta película, me gustaría añadir que tengo pensado preguntarles a los aficionados en el Festivalito cómo podríamos mejorar la segunda parte de Class of Nuke ‘Em High (Mutantes en la universidad, en español) que estamos pensando rodar; es decir Return to Nuke ‘Em High. Esta segunda parte tratará de temas actuales, del día a día de los estudiantes norteamericanos. Temas tales como la basura de comida que se sirve en los centros educativos, la problemática de los acosos, la batalla individual de cada estudiante para identificarse sexualmente (LGBT), el racismo y la homofobia se darán cita en esta película.
Hoy en día, en los Estados Unidos de América, hay muchos, muchos prejuicios. Para muestra, un botón. Cada vez que salgo con mi mujer a un bar o a un restaurante, a no ser que nos conozcan, siempre nos dan la peor mesa o, simplemente, somos invisibles. Hay mucha gente que, por el hecho de ser mayores, nos desprecia. Con la llegada de las redes sociales, los abusos -que siempre han existido- han adquirido un matiz dramático, y no es ya extraño oír que alguien se ha suicidado por culpa de ello. Cuesta admitir que los chistes que se incluyeron en la primera película, tales como los detectores de metales tipo arco, ya sean una realidad…
Y es que, la educación en los Estados Unidos de América se está yendo por el retrete. La figura del profesor no se respeta, pero, en cambio, a la sinvergüenza de Hillary Clinton, los medios de comunicación la adoran. Ben Affleck es un héroe y la gente respeta a los Kardashians, pero a los profesores, ni agua. El sistema educativo actual de mi país es un puro desastre. No se da historia en condiciones, ni tampoco lengua. No es por dármelas de enterado, pero yo hablo francés y chino, además de inglés. Estudié en Yale y quería ser profesor o trabajador social. Lo que ocurrió fue que mi compañero de habitación era un fanático del cine y, claro, él fue el que me llevó por el mal camino (risas). Los estudiantes de ahora no saben nada, porque el dinero que debería llegar a las aulas se queda en las élites. Troma denuncia eso.

¿Melvin Ferd es mejor candidato presidencial que cierto billonario megalómano?

¡Sin lugar a dudas! Además, él tiene una fregona, por lo que puede limpiar muchas cosas (risas). El Vengador Tóxico tiene un musical, con canciones compuestas por David Bryan, el teclista de la banda de rock Bon Jovi. Estuvo todo un año representándose en Nueva York, con críticas increíbles. Ahora lo están haciendo en Londres y me invitaron a que fuera para allá, para promocionarlo. Además del musical, el Vengador Tóxico cuenta con merchandising de su figura -desde camisetas hasta chapas, pasando por pijamas, hay de todo- así que sí, creo que sería posible que se pudiera presentar a las elecciones. (risas)

¿Cambiaría algo en los últimos cuarenta años de Troma Entertainment?

Muchísimas cosas, seguro. He cometido muchos errores. A la hora de hacer la película del Sargento Kabuki, por ejemplo, me sugirieron que hiciera al personaje más para todos los públicos. ¿Y qué fue lo que hice yo? Desoír aquello, con lo que perdí una oportunidad fantástica. Querían hacer parques temáticos con el personaje, pero, claro, en la película lo ves como lo ves y eso no es para los
pequeños de la casa… Me arrepiento de muchas cosas.

Muchísimas gracias Sr. Kaufman por su tiempo. Ha sido todo un placer poder hablar con usted.

Gracias a ti y a tu trabajo. Cuanta más gente conozca Troma Entertainment, mejor le irá al mundo.