Crítica: “SWISS ARMY MAN”. SITGES 2016

0
73

Género: Drama | Fantasía.
País: Estados Unidos.
Año: 2016.
Duración: 117 minutos.

Dirección – Dan Kwan y Daniel Scheinert (Daniels) | Guión – Dan Kwan y Daniel Scheinert | Producción – Miranda Bailey, Lawrence Inglee, Lauren Mann, Amanda Marshall, Eyal Rimmon, Jonathan Wang | Montaje – Matthew Hannam | Fotografía – Larkin Seiple | Música – Andy Hull y Robert McDowell.

Reparto: Paul Dano (Hank), Daniel Radcliffe (Manny), Mary Elizabeth Winstead (Sarah), Timothy Eulich (Preston), Antonia Ribero (Crissie)

Habituado a papeles secundarios, Paul Dano (Vidas ajenas, 2004) lidera el reparto de esta cinta en la que interpreta a Hank, un naúfrago decidido a acabar con su vida tras la imposibilidad de abandonar la isla en la que está confinado a la fuerza. Cuando la marea arrastra a la orilla el cuerpo inerte de Manny (Daniel Radcliffe, protagonista de la saga Harry Potter), Hank encontrará el compañero perfecto en un viaje de tintes surrealistas en el que no tardará en descubrir que el cadáver ofrecerá una solución creativa para resolver cualquier problema que se les presente. Toda una disparatada “navaja suiza” humana.

Cabalgando (con su memorable secuencia acuática) entre el drama y la comedia (en ocasiones gruesa), Swiss army Man recuerda en su fondo al filme Este muerto está muy vivo, dirigido en 1989 por Ted Kotcheff, para evolucionar en rampa hacia otras latitudes menos simpáticas y más emotivas.

Sitges 2016 encumbró este filme como la gran ganadora del certamen con premios a la Mejor película y Mejor actor para Daniel Radcliffe.