Crítica: Dylan Dog. Los muertos de la noche

0
96

http://tumbaabierta.com/wp-content/uploads/2012/05/tumbaabierta_DYLAN_DOG_los_muertos_de_la_noche_Cartel.jpg

Género: Misterio | Thriller | Terror
País: Estados Unidos
Año: 2011
Duración: 107 mins.
Fecha de estreno Estados Unidos: 27 de Abril de 2011
Fecha de estreno España: 29 de Junio de 2012

Dirección – Kevin Munroe | Guión – Thomas Dean Donnelly, Joshua Oppenheimer (basada en la obra de Tiziano Sclavi) | Producción -Gilbert Adler | Fotografía – Geoffrey Hall Montaje – Paul Hirsch | Música – Klaus Badelt

Reparto: Brandon Routh (Dylan Dog), Anita Briem (Elizabeth), Sam Huntington (Marcus), Peter Stormare (Gabriel)

En un momento en el que las adaptaciones de comics a la gran pantalla están siendo tratadas con tanto mimo y cuidado como para convertirlas en los grandes blockbusters del verano, encontrarnos con esta versión de Dylan Dog en nuestras carteleras parece toda una anomalía. El año de diferencia desde que se estrenó en Italia, mercado natural del producto, y la mala recepción que tanto allí como en el resto de territorios donde se ha exhibido nos predisponen para la peor. El resultado, aún no siendo para tanto, no hace honor al material original creado por Tiziano Sclavi.

A nivel visual encontramos una película bien resuelta, que acomoda su presupuesto para ofrecer un resultado interesante, a pesar de sus carencias. Sorprende encontrar unos efectos visuales a los que no se puede sacar ningún defecto o unos maquillajes y diseños de monstruos muy efectivos.

La trama nos presenta una clásica historia de Dylan Dog en la que la investigación del caso en el mundo de lo paranormal, se entrelaza con la habilidad del héroe para complicarse sentimentalmente con chicas guapas. Quizá los clichés del género negro están tan presentes que terminan por ahogar la poca frescura que pudiera tener la propuesta en el terreno fantastico, pero quizá ese sea el menor de los problemas de la cinta.

El punto débil del film es sin duda una dirección pobre e ineficaz, que incapaz de mantener un ritmo narrativo adecuado, se limita a mostrar lo redactado en el guión sin apenas imaginación o atisbo de destreza. Si a esto le sumamos que el presupuesto aparenta ser realmente reducido, obtenemos como resultado un producto mediocre y ciertamente aburrido.

A pesar de mostrar un universo variado y ciertamente rico, en el que todo tipo de seres fantásticos comparten espacio con los humanos, el film tampoco consigue hacer patente esa realidad, ni enseñarnos esa cualidad del universo de Sclavi con la suficiente gracia como para que la historia no pase de ser una anécdota más que un evento de cuya resolución depende el futuro de la humanidad.

Mientras que el seguidor de Dylan Dog va a sentirse decepcionado, el espectador ocasional terminará aburrido o peor aún, ligeramente zombificado.