Crítica: DREDD 3D

0
556

http://tumbaabierta.com/wp-content/uploads/2012/07/tumbaabierta_dredd_cartel_espana.jpg

Género: Acción | Ciencia Ficción | Thriller
País: Estados Unidos | Reino Unido | India
Año: 2012
Duración: 95 mins.
Fecha de estreno Estados Unidos: 21 de Septiembre de 2012
Fecha de estreno España: 07 de Septiembre de 2012
Web: www.dreddthemovie.com

Dirección – Pete Travis | Guión – Alex Garland (basado en los personajes de John Wagner y Carlos Ezquerra)| Producción – Alex Garland | Montaje – Mark Eckersley | Fotografía– Anthony Dod Mantle | Música – Paul Leonard-Morgan

Reparto: Karl Urban (Juez Dredd), Olivia Thirlby (Anderson), Lena Headey (Ma-Ma)

Este nuevo largometraje con el mítico personaje de la editorial 2000 AD sin duda alguna puede contrariar a la audiencia. Ni la anterior adaptación pareció gustar a nadie ni las noticias que nos llegaban sobre este nuevo proyecto parecian halagüeñas. En este caso encontramos un largometraje de presupuesto medio, financiado de manera internacional y con rumores de reshoots y remontajes durante su post producción, lo que no suele ser buen augurio en ningún caso. Sin embargo, se ha obrado el milagro y Dredd 3D contiene todo lo que aficionados y no iniciados podríamos esperar de este personaje: Mucha sangre, mala leche y un gran respeto por el material original.

Algo que puede dar una idea de lo bien que se ha mantenido el tono del proyecto, es un detalle que en principio podría parecer despreciable pero que es clave para entender el buen gusto de los implicados. En ningún momento del largometraje el juez se quita el casco y por lo tanto nunca podemos verle el rostro completo al actor Karl Urban. Esto deja claro el compromiso de los creadores con el personaje y su universo y además se aprovecha excepcionalmente a la hora de encuadrar la boca del juez como si la estuvieramos viendo directamente en una viñeta.

Lena Headey en Dredd 3D

De hecho son muchos los planos del film que nos inspiran el estilo de posibles diseños del cómic, con pesonajes caracteristicos, detalles del decorado o incluso atrezzo o estilismos que podrían estar sacados directamente de las páginas de esta historieta nacida en la era Thatcher. El medido retrofuturismo que destilan algunos momentos es un reflejo excelente de como se plasmaron en su día esta crítica al fascismo y a la mano dura imperante en el momento. Hasta los efectos de sonido que emiten los gadgets futuritas son deliberadamente retro, dejando claro que a pesar del reducido presupuesto del film, ningún detalle se ha dejado al azar.

La historia que se nos cuenta no es ninguna epopeya, pero sirve a la perfección como presentación de los dos personajes principales, el juez Dredd y Anderson, que bien podrían continuar sus aventuras en una dos secuelas ambientadas en este universo. A pesar del reducido alcance de la propuesta, el resultado es bien contundente y compacto, sin apenas hueco para que la audiencia deje de conectar con el material. Si bien es cierto que el segundo acto tiene algo de relleno, no deja de ser del todo interesante que se trate de escenas de acción y no de unos más baratos dialogos lo que se haya utilizado a tal efecto.

Si algo se le puede echar en cara a Dredd 3D es que cuando llega el final sabe a demasiado poco. Desde aquí revindicamos más cabezas reventadas, más frases lapidarias y mucho más Dredd.