Zombis y naves espaciales en “BONESHAKER”, de Cherie Priest

851

La colección Solaris Ficción de la editorial La Factoría de Ideas estrena un nuevo título: Boneshaker , una novela de ciencia ficción, merecedora del Premio Locus en 2010 y de autoría femenina. De la escritora Cherie Priest, Boneshaker es una locura literaria que mezcla naves espaciales con zombis, piratas aéreos y guerrilleros. Irresistible y frenética, es un buen ejemplo del subgénero steampunk, nacido al amparo de corrientes retrofuturistas y en el que las máquinas suelen desempeñar un papel coprotagonista. En este caso, la boneshaker, increíble artefacto capaz de taladrar el hielo de Alaska, inicia la trama en esta delirante y sublime obra.

Cherie Priest ha alcanzado un notable éxito con su novela Boneshaker, avalada por numerosos premios. La mezcla de géneros y los personajes bien definidos la acercan a autores como Paolo Bacigalupi, por sus desoladores futuros alternativos, o al trepidante Scott Westerfeld.

Durante la guerra civil, el inventor Leviticus Blue creó un ingenio capaz de atravesar el hielo de Alaska, donde se rumoreaba que se había encontrado oro. Nació así la increíble máquina taladradora Boneshaker.

Sin embargo, la Boneshaker no funcionó adecuadamente, y destruyó el centro de Seattle, provocando un estallido de gas venenoso que convirtió a quienes lo respiraban en muertos vivientes.

Pasan 16 años, y un muro rodea la tóxica y devastada ciudad. Al otro lado vive la viuda Briar Wilkes, con una reputación arruinada y un hijo, Ezekiel. El joven se embarca en una cruzada secreta y su búsqueda lo llevará tras el muro, a una urbe repleta de voraces zombis, piratas aéreos, hampones y guerrilleros. Y solo Briar puede salvar a su hijo.