Umebayashi, compositor de LA CASA DE LAS DAGAS VOLADORAS, en FIMUCITÉ 5

460

El ancestral sentido de la épica japonesa presente en la película La casa de las dagas voladoras, conforman una de las muchas emociones que podrán respirarse gracias al repertorio que, en torno al compositor Shigeru Umebayashi y Patrick Doyle, programa para el próximo 1 de julio el Festival Internacional de Música de Cine de Tenerife (FIMUCITÉ). Patrocinado por el Cabildo Insular de Tenerife, junto al Gobierno de Canarias y los Ayuntamientos de Santa Cruz y La Laguna, el concierto tendrá lugar en el Auditorio de Tenerife Adán Martín, a partir de las 21.00 horas, y correrá a cargo de la Orquesta Sinfónica de Tenerife y del Tenerife Film Choir, bajo la dirección del compositor y responsable máximo de este Festival, Diego Navarro.

En la estela de Tigre y Dragón o Hero, La casa de las dagas voladoras (Zhang Yimou) hizo en 2004 las delicias de los aficionados al relato fantástico japonés, mezcla de tradición, historia y leyenda.

De este modo, durante el segmento dedicado a Umebayashi, que ocupará la primera parte de la audición, podrán escucharse, además, algunas de sus composiciones para otras películas como Deseando amar o 2046, ambas del director coreano Wong Kar Wai, con quien el compositor colabora habitualmente.

La segunda parte de este concierto estará dedicada a Patrick Doyle, y el público podrá deleitarse con las piezas que el autor ideó para Frankenstein, Harry Potter y el cáliz de fuego o Thor, esta última en estreno mundial en directo.

Flautas étnicas

Una de las bazas más arriesgadas e innovadoras de este concierto residirá sin duda en el protagonismo de las flautas étnicas durante la sección dedicada a Umebayashi. Según Javier Paxariño, el músico que asumirá este reto, “lo efímero del directo será el verdadero juez de lo que suceda durante la noche del concierto”. Una noche que, asegura, afronta con sumo placer y “con todo el oficio” que aglutina su amplia carrera, entre la que se incluyen trabajos para filmes tan conocidos como Los amantes del Círculo Polar.

Umebayashi usa una flauta japonesa insustituible, aunque en el concierto utilizaremos otros instrumentos procedentes de la India, o una travesera de bambú, para ajustarnos al sonido del compositor japonés”, continúa explicando Javier Paxariño. En su opinión, las cualidades evocativas de la música que caracteriza su propia trayectoria hasta el momento podrían tacharse de “visuales”, y sus instrumentos de “fotográficos”, aunque “quizás el antes y el después del uso de los instrumentos étnicos en el mundo del cine se haya producido con la introducción del duduk armenio usado en Gladiator, de Ridley Scott”, valora.

Paxariño cree que este tipo de instrumentos “dan una expresividad particular, al igual que ocurre con los que utiliza Umebayashi; una expresividad –indica- connatural a todo el arte japonés, ya que en Oriente el arte siempre ha imitado a la naturaleza. Es normal que en cuanto a esa capacidad de su música para hacernos visualizar situaciones nos lleven ventaja”, continúa. Y añade: “En Japón, en concreto, a ese tributo constante al entorno natural se une un sentido añadido de la épica y del drama”, que son precisamente los que se desplegarán en FIMUCITÉ el próximo día 1 de julio.

Web oficial de FIMUCITÉ 5