Todo sobre «PERCY JACKSON Y EL MAR DE LOS MONSTRUOS»

7133
Percy Jackson y el mar de los monstruos

Este viernes 13 de septiembre llega a la cartelera española Percy Jackson y el mar de los monstruos, segunda adaptación  de las novelas de fantasía y aventuras del estadounidense Rick Riordan.

Percy Jackson no se siente un héroe. El semidiós hijo de Poseidón –el dios griego del mar– pudo salvar el mundo en una ocasión, pero Percy está empezando a pensar que pudo ser fruto de la casualidad. Y ahora la pregunta es: ¿ha resultado ser un fiasco?

Percy Jackson y el mar de los monstruos

Ahora que Percy ha descubierto que tiene un hermanastro que es un monstruo, se pregunta si ser el hijo de Poseidón es una bendición o, más bien, una maldición. Sin embargo, Percy no tiene tiempo que perder. Las fronteras mágicas del Campamento Mestizo están cayendo y una horda de monstruos mitológicos amenaza con destruir el santuario de los hijos de los dioses.

Para salvar el refugio de los semidioses, Percy y sus amigos deben encontrar el legendario vellocino de oro mágico. El viaje les lleva hasta Washington, D. C. y la costa de Florida, donde se embarcan en una peligrosa odisea a través de las aguas del inexplorado y mortífero Mar de los Monstruos, al que los humanos conocen como Triángulo de las Bermudas.

En su aventura se tienen que enfrentar a un toro gigante mecánico que escupe fuego, a criaturas terroríficas del mar, a cíclopes gigantes y otros semidioses de lealtades desconocidas. Las espadas están en todo lo alto y si Percy no sale victorioso, el Campamento Mestizo dejará de existir y el Olimpo sucumbirá.

Percy Jackson y el mar de los monstruos

EL ORIGEN DE PERCY JACKSON

Rick Riordan, que enseñó Mitología Griega durante muchos años en la escuela secundaria de California y Texas, es el autor del primer libro de Percy Jackson. La idea le vino después de tanto leer las historias de los héroes griegos a su hijo Haley. A este primer libro le sucedieron otras cuatro novelas y una masa de seguidores que se cuentan por millones.

“Cuando se me acababan los mitos, a mi hijo se le veía desilusionado”, relata el autor en su página web. “Me preguntaba si me podía inventar nuevas historias con los mismos personajes. Recuerdo un proyecto de escritura creativa que hice con mis alumnos de 11-12 años, en el que tenían que crear su propio héroe semidiós, el hijo o la hija del dios que quisieran, al mismo tiempo que describían una misión al estilo griego para ese héroe”.

“Sin darle muchas vueltas en la cabeza, creé a Percy Jackson y le conté a Haley la historia de cómo tenía que encontrar el rayo perdido de Zeus en la América actual. Tardé unas tres noches en contarle la aventura completa y, cuando terminé, Haley me dijo que tenía que escribir un libro con aquella historia”.

Esas tres noches se convirtieron para Riordan en una odisea de un año hasta terminar su primer libro para jóvenes lectores (ya era un autor consumado tras escribir varias novelas. La primera fue Big Red Tequila, en 1997, el primer tomo de la saga de misterio titulada Tres Navarre).
“Elegí a alumnos míos de entre 11 y 16 años y les pregunté si estaban dispuestos a leer la novela a modo de prueba”, continúa Riordan. “Estoy acostumbrado a enseñar mi trabajo a personas adultas y no tenía ni idea de si a los jóvenes les iba a gustar Percy. Entonces comprendí cómo debe de ser para los alumnos entregar una redacción y esperar a que le pongan la nota. Afortunadamente, les encantó a todos e incluso tenían algunas sugerencias”.

El libro se publicó en el año 2005, pero pasarían otros cinco años hasta que Hollywood llevara la primera historia de Percy Jackson a la gran pantalla. Mientras el estudio trabajaba para convertir el primer libro de Riordan en una película, el autor continuó la saga escribiendo una novela cada año entre 2006 y 2009.

Riordan no se hacía una idea del éxito taquillero y de ventas a nivel mundial en el que se convertiría su primera novela, Percy Jackson y el ladrón del rayo. La película, dirigida por Chris Colombus, productor ejecutivo de Percy Jackson y el mar de los monstruos, la pudieron disfrutar millones de personas en todo el mundo, incluido el director de la segunda parte, Thor Freudenthal.

Después de ver Percy Jackson y el ladrón del rayo, Freudenthal empezó a leer los libros y se convirtió en un seguidor más de la saga. “Encontré un montón de emociones y un tono extravagante e irreverente en los libros”, explica. “El sorprendente truco de Rick Roirdan es que se divierte a un ritmo muy alto y sin tomárselo muy en serio. Pero nunca sacrifica el núcleo emocional, un grupo de chicos que tienen que llevar una dura carga: unos padres sobrenaturales y casi siempre ausentes. Siento debilidad por las emociones que existen en una película y, al mismo tiempo, me encanta que un sentido del humor sano le acompañe siempre. Tanto los libros como las películas plasman estas nociones”.

Freudenthal afirma que quería representar cómo se superponen el mundo real y el mitológico. “Percy Jackson y el mar de los monstruos muestra nuevos aspectos del Campamento Mestizo. Queríamos dar una imagen completa del hermoso santuario de los mestizos y crear magia”.

La idea de un adolescente dándose cuenta de que no es, completamente, de este mundo, resultaba irresistible para el guionista Marc Guggenheim. “¿Quién no desearía despertarse un día y descubrir que es un semidiós?”, pregunta. Percy es un convincente y palpable semidiós. “Tiene un corazón tan puro”, añade Guggenheim. “Percy es guay, tiene sentido del humor y es algo fanfarrón, pero al final siempre acaba haciendo lo que tiene que hacer”.

Percy Jackson y el mar de los monstruos

Guggenheim y Freudenthal permanecieron fieles al espíritu del libro, a la vez que realizaban los ajustes necesarios para trasladarlo a la gran pantalla. “Había algunas cosas que teníamos que cambiar [en la adaptación] porque la estructura del libro es bastante diferente a la de una película”, explica Guggenheim. “Pero siempre hemos tomado toda nuestra inspiración del libro”.

Uno de los grandes desafíos en la adaptación, confiesa Guggenheim, es que “el tono de las novelas es muy específico y una vez que lo pones en marcha en la película, corres el riesgo de cometer alguna incongruencia: la seriedad de la amenaza del supervillano Kronos puede chocar con la naturaleza salvaje y alocada de otros personajes. La clave es asegurarse de que esos estilos diferentes se complementen en vez de colisionar unos con otros. Nuestro director, Thor, tuvo en todo momento una visión clara de cómo debían encajar las diferentes piezas de la película”.

EL REPARTO EN PERCY JACKSON Y EL MAR DE LOS MONSTRUOS

Al tener tantos jóvenes que ya habían trabajado juntos en Percy Jackson y el ladrón del rayo, había bastante camaradería en el escenario. “Lo pasamos realmente bien”, asegura Lerman. “Estábamos muy unidos en la primera película, por lo que estábamos deseando empezar con la nueva. Estoy muy agradecido a todos los seguidores y a todos a los que les gustó tanto la primera película de Percy Jackson como para querer que hubiera una secuela”.

Lerman regresa como el héroe principal, el semidiós hijo de Poseidón, embarcándose en su propia odisea moderna. “Al principio de la película, Percy no se encuentra en su mejor momento y duda de sí mismo”, explica Lerman. “Percy se siente abandonado por su padre, el dios griego Poseidón, para más tarde descubrir que tiene un hermano”.

Pero si este descubrimiento familiar no fuera suficiente, además Percy debe lidiar con Polyphemus, un enorme y poderoso cíclope; Caribdis, un monstruo marino; el feroz toro de Cólquida, una criatura metálica gigante que escupe fuego que ataca el Campamento Mestizo; la mantícora, un imponente monstruo con cuerpo de león y una larga cola de escorpión; y el ancestral oráculo, una antigua criatura mística momificada y esquelética con las cuencas de los ojos vacías. “El oráculo complica aún más el sentido del deber y la responsabilidad de Percy”, afirma Lerman, cuando éste le dice que “o bien va a destruir el Olimpo o bien lo va a salvar. En ese momento, no está seguro de si va a poder estar a la altura”.

Según Freudenthal, Percy se juega mucho. “Está intentando salvar el Campamento Mestizo y demostrar que es un héroe. Ha crecido lejos de su padre, quien no responde a su llamada de auxilio. Percy se embarca en su propia odisea por dos razones: para salvar su hogar y para demostrar que es un verdadero héroe”.

Alexandra Daddario sigue siendo Annabeth Chase, la semidiosa hija de Atenea, la diosa de la sabiduría, un papel que ya desempeñó en Percy Jackson y el ladrón del rayo. “Uno de los aspectos más divertidos de la primera película fue poder hacer de chica dura, una cualidad que no tengo realmente en la vida real. Ha sido una gran experiencia poder interpretar ese papel”, asegura la actriz.

Percy Jackson y el mar de los monstruos

Pero en Percy Jackson y el mar de los monstruos, apunta Daddario, “vemos más la parte sensible de Annabeth. En la primera película era muy dura, pero en ésta se aprecia mucho más su lado vulnerable”.

Brandon T. Jackson retoma el papel de Grover, el amigo sátiro de Percy Jackson. Jackson explica que en la mitología griega los sátiros –que son mitad hombre, mitad cabra– “son traviesos. Son personajes a los que les encanta la diversión y protectores de la Tierra. Grover tiene un gran corazón. Haría cualquier cosa para salvar el Campamento Mestizo y daría su vida por Percy porque es su mejor amigo”.

Jackson admite que retomar un personaje “es complicado porque tienes que crecer con él. En esta película, Grover es un poco más mayor; ahora tiene cuernos. A Grover no le seduce mucho la misión porque podría acabar con su vida, pero tiene que hacerlo porque necesitan la ayuda de un sátiro para encontrar el vellocino de oro.

No está asustado, pero sabe que su vida está en peligro por culpa de Polifemo, el cíclope gigante que está en posesión vellocino de oro”, continúa Jackson. “Grover preferiría quedarse en casa y relajarse en el Campamento Mestizo, ya que Polifemo es como su kryptonita: ¡come sátiros para desayunar!”.

Jake Abel está de vuelta con Luke, el ladrón del rayo de la primera película y el hijo de Hermes, el mensajero de los dioses. “Los semidioses son los hijos y las hijas de dioses y seres humanos”, explica Abel. “Heredan los poderes o características de sus padres. Luke, como hijo de Hermes, es travieso y de mente ágil, además de volátil enigmático y retorcido”.

En esa primera película, Luke roba el rayo de Zeus, y Percy Jackson y el mar de los monstruos es una continuación de su viaje, rebelándose contra su padre”, desvela Abel. “Se siente furioso, olvidado y abandonado; por ello quiere demostrar a los dioses quién es el que manda. Así, Luke traza un plan para acabar con el reinado de los dioses y, a la vez, llevar algunos semidioses al lado oscuro”.

Luke, al igual que Percy, busca el vellocino de oro, pero por una razón completamente opuesta. “Luke quiere traer de vuelta el original y máximo exponente del mal: Crono, el titán que fue derrocado por sus propios hijos», explica Abel. “El vellocino es la herramienta que necesita Luke para resucitar a Crono. Luke cree que Crono le prometerá lo que desee y le ayudará a acabar con el Olimpo y conquistar el munDO”.

Durante su viaje para combatir a Luke y recuperar el vellocino de oro, Percy descubre que tiene un hermanastro cíclope, Tyson. “Tyson es un cíclope adolescente y dulce”, asegura Freudenthal. “Los cíclopes son siempre vistos como monstruos, pero Tyson es todo lo contrario”.
“Tyson es un guerrero mediocre”, explica Douglas Smith, el encargado de darle vida al cíclope. “Es realmente enternecedor, un trozo de pan. Tyson es una de esas personas que parecen muy simples pero que son en realidad tremendamente sabias. Resulta de gran utilidad porque posee una serie de habilidades propias de los cíclopes. Es un buen chico y se identifica más con los mestizos que con otros cíclopes, a los que les gusta comerse a los semidioses. Tyson parece un villano, pero tiene un corazón de oro y eso puede resultar bastante confuso para la gente que le conoce… y para él mismo”.

Al igual que Percy, Tyson es hijo de Poseidón, pero mientras la madre de Percy es humana, la de Tyson es una ninfa del mar. Según Smith, “Percy y Tyson son hermanastros, pero a Tyson no le gusta estar siempre con la misma canción. Percy no esperaba tener un hermano en el Campamento Mestizo, no esperaba que le acompañara en su viaje y no esperaba verse superado por el optimismo y la visión de Tyson, fresca y razonada. Al final, Percy se da cuenta de que Poseidón sí que le cuida, por eso le envía a Tyson”.

Al principio, los directores no pensaban ponerle a Smith un ojo artificial, sino que decidieron crearlo principalmente con efectos visuales. Redujeron el tamaño del ojo protésico de una máscara de la cara completa hasta una pequeña prótesis en la frente que creaba el efecto de una sola ceja, la cual sólo tenía que utilizar mientras Tyson llevaba gafas de sol. Como en el libro, una pequeña dosis de magia crea la ilusión de Tyson con dos ojos. Para estas escenas, Smith sólo tenía que llevar su propia cara.

La semidiosa más reciente en el Campamento Mestizo es Clarisse LaRue, hija de Ares, la diosa de la guerra. Leven Rambin hace de Claris, de la que dice que tiene “una predisposición innata para la guerra, la competición y deseo de ser la mejor. Desea demostrarle a su padre –que quería un hijo varón– que vale. Y a eso es a lo que se dedica”.

“Clarisse contribuye al sentimiento de deficiencia de Percy y le hace cuestionarse sus habilidades y si pertenece al Campamento Mestizo”, afirma Freudenthal. “Clarisse es insegura y por eso tiene esa actitud. Es la inseguridad de que alguien es mejor que ella o la va a dejar en evidencia la que hace que necesite meterse con la gente”.

Anthony Head es el mentor de Percy, Chiron, un Centauro –mitad humano, mitad caballo–. “A los centauros les gusta beber y divertirse en fiestas, pero Chiron es lo opuesto completamente. Es alguien cultivado y amable”, explica Head, mejor conocido como el mentor de la heroína de la serie de televisión Buffy cazadora de vampiros”. Chiron trata a Percy como a un hijo. Y Crono es el padre malo, responsable de todas las cosas horribles que ocurren en el mundo de Percy Jackson”.

El nominado al Óscar y ganador del Emmy Stanley Tucci hace de Dioniso, conocido como el Señor D por los jóvenes residentes del Campamento Mestizo. “Es el dios del vino y del hedonismo”, apunta Tucci. “Me gusta el vino y creo que era un papel apropiado para mí, no hacía falta buscar más”.
“El Señor D está maldecido por Zeus y cada vez que intenta tomar un poco de vino, se convierte en agua”, continúa Tucci. “Tampoco está contento por tener que tomar responsabilidades. El Señor D es un líder pésimo y miserable. Nunca recuerda el nombre de nadie y probablemente esté más asustado que los estudiantes. Es un despropósito y no debería ocupar el puesto que ocupa. Eso es lo que hizo que fuera tan divertido este papel”. Para personificar su peluda y fornida figura, Tucci lleva bigote, barba, peluca y una barriga de mentira.

Nathan Fillion –un icono de los seguidores de la ciencia ficción por su trabajo en la serie Firefly y la película basada en esta misma serie, Serenity– se une al Olimpo como Hermes, el mensajero de los dioses. Para los humanos, Hermes es como un trabajador de Correos; para los jóvenes del Olimpo, es un magnífico hombre de negocios, que lleva a los mestizos en un tour por su oficina de clasificación y envío por correo.

Hermes es el padre del semidiós Luke. “Luke está causando todos los problemas, por lo que necesitan encontrarlo”, afirma Fillion. “Luke es un chico problemático capaz de romper el corazón de Hermes. Podemos ver, por tanto, que los semidioses tienen corazón; hay un ápice de sentimientos ahí”.

Fillion había visto Percy Jackson y el ladrón del rayo y recuerda que se puso contento cuando se enteró de que iban a hacer una segunda parte. El actor admite que “es formidable poder formar parte de algo de lo que eres fan y más teniendo un tonto interior como tengo yo”.

Extracto de las Notas de Producción oficiales de Percy Jackson y el mar de los monstruos