Nicolas Cage se desata, de nuevo, en el tráiler de ‘MANDY’ 

0
478

El tráiler de la película Mandy lo dice todo.

Nicolas Cage es ese actor que ha tenido grandes momentos y cuya cúspide se sitúa el año 1996, cuando logró el Premio Oscar, además del Globo de Oro y otros galardones, por su papel protagonista en Leaving Las Vegas, pero que entró en declive precisamente por dar rienda suelta en sus actuaciones a sus histriónicos ademanes. Sobrino de Francis Ford Coppola, y por tanto también primo de Sofía Coppola entre otros parentescos que se mueven dentro del mundo del cine y el espectáculo, se cambió el apellido por el artístico Cage para evitar en sus inicios situaciones incómodas por su vínculo con el fabuloso cineasta, autor de Apocalypse now, con quien trabajó en las míticas Cotton Club (1984) o Peggy Sue se casó (1985).

Incombustible, cuenta en su carrera con otros títulos imprescindibles, como el drama bélico Birdy (1984), de Alan Parker, junto a Matthew Modine; la comedia negra de los hermanos Coen Arizona Baby (1987), Hechizo de Luna (1987), haciendo pareja con Cher; Corazón salvaje (1990), de David Lynch; Snake Eyes (1998), de Brian de Palma; o Adaptation. El ladrón de orquídeas (2002), de Spike Jonze.

Se ha puesto también a las órdenes de Martin Scorsese, en Al límite (1999), Brett Ratner, en Family man (2000), o Ridley Scott, en Los Impostores (2003). En el género de acción ha trabajado con directores como Michael Bay, en La Roca (1996), Simon West, en Con Air (1997) –con quien repitió en Contrarreloj hace seis años-; John Woo, en Cara a cara (1997); Dominic Sena, en 60 segundos (2000), junto a Angelina Jolie; Jon Turteltaub en la aventura familiar La búsqueda y su secuela; Mark Steven Johnson en la fallida adaptación del cómic Ghostrider: El motorista fantasma (2007); o los hermanos Pang en Bangkok dangerous (2008).

Al terror se ha acercado en varias ocasiones. A través de la comedia, con Besos de vampiro (1988), pero también con propuestas como el thriller sobre el cine snuff Asesinato en 8 mm (1999), de Joel Schumacher, Wicker man (2006), En tiempo de brujas (2011), o la original comedia sobre infectados Mom and dad (2017), que disfrutamos en la primera edición del Festival de Cine Fantástico de Canarias – Isla Calavera.

La brutal Mandy, que se presentó en el pasado Festival de Sundance y en la Quincena de los Realizadores Cannes, parece su propuesta más extrema hasta la fecha. Dirigida por el italo-canadiense Panos Cosmato, Mandy arrancará en el mes de julio su tournée por certámenes especializados, con su participación en los de Neuchâtel y el BiFan de Corea del Sur. El 14 de septiembre es la fecha de estreno oficial en cines estadounidenses y Sitges también ha anunciado que la película formará parte de la programación de su 51ª edición, que se desplegará a comienzos de octubre.

Su argumento nos traslada al año 1983, al inhóspito Desierto Alto de California, de la mano de Red Miller, rol interpretado por Nicolas Cage, un hombre roto de dolor que busca vengarse de los responsables de una aterradora secta religiosa que le ha arrebatado el amor de su vida. El primer avance, difundido esta semana, confirma su surrealista y deslumbrante estética, en gran medida bañada en sangre y tonos rojizos, como el nombre del personaje principal.

Mandy es interpretada por Andrea Riseborough (‘Oblivion’), quien actualmente rueda The Grudge, reboot de la franquicia El grito que dirige Nicolas Pesce.

Algunas críticas han sugerido que se trata de la mejor interpretación de Nicolas Cage en su larga trayectoria, en la que pone toda la carne en el asador y estamos deseosos de comprobar que esta vez la jugada le ha funcionado.