IN MEMORIAM: TOBE HOOPER (1943 – 2017)

0
260
Tobe Hooper

Nació el 25 de enero de 1943 en Texas (USA).

Durante su infancia ya se interesó por el cine y comenzó a utilizar la cámara de 8 mm. de su padre. Posteriormente tomó clases de Radio, Televisión y Cine en la Universidad de Texas, y estudió Drama de la mano de Baruch Lumet en Dallas.

Acto seguido ejerció como profesor universitario y cámara de documentales. En 1964 dirigió The Heisters, su primer cortometraje.

Aunque su primera película fue el drama fantástico Egghells, su consagración no llegó hasta 1974 cuando dirigió, produjo y coescribió su obra maestra La matanza de Texas. Esta violenta producción de terror de bajo presupuesto pronto se convirtió en un título de gran influencia dentro del género y logró un gran éxito comercial al alcanzar los 30 millones de dólares en la taquilla norteamericana. Para la historia del género también dejó una figura icónica como es la del asesino Leatherface, ataviado con su máscara de piel humana y su sierra mecánica.

La matanza de Texas

Tras este triunfo, a finales de los 70 dirigió otros títulos de terror como Trama mortal (1976) y Oscuridad (1979). En 1979 estuvo al frente de la estupenda miniserie vampírica El misterio de Salem’s Lot, basada en la novela de Stephen King.

En 1981 llegó “La casa de los horrores“. Un año después logró un nuevo éxito con “Poltergeist“, película en la que fue acreditado como director pese al control que ejerció Steven Spielberg sobre la misma.

En 1983 dirigió el videoclip Dancing with Myself de Billy Idol. Sus siguientes tres proyectos fueron para la productora Cannon: La película de terror y ciencia-ficción Lifeforce (Fuerza Vital) (1985); el remake del clásico de la ciencia-ficción Los invasores de Marte (1986) y La masacre de Texas 2 (1986). Las dos primeras fueron injustamente infravaloradas y se convirtieron en fracasos comerciales, aunque a día de hoy son títulos a reivindicar. Por otra parte, La masacre de Texas 2 (también conocida en España como La matanza de Texas 2) funcionó mejor al alcanzar los 8 millones de dólares, pero también fue considerada una película más desdeñable de lo que realmente merecida, quizá por que no se supo entender su humor negro, que la alejaba del concepto de horror puro de la original.

A finales de los 80 dirigió episodios de las series Cuentos asombrosos (Miss Stardust en 1987), El ecualizador (1988) y Las pesadillas de Freddy (1988).

Como tantos otros realizadores de su generación, a partir de los 90 quedó injustamente arrinconado de Hollywood y su carrera declinó con nuevos títulos de terror como Combustión espontánea (1990), Night Terrors (1993) y Alianza macabra (1995).

También se refugió en la televisión realizando episodios de las series Historias de la cripta (Dead Wait en 1991), Sin identidad, Perversions of Science, Prey, Al otro lado y Gritos en la noche. Su trabajo televisivo se completó con varios telefilms: Peligrosa de noche (1990), el film colectivo de episodios Bolsa de cadáveres (Body Bags) (1993) y Apartamento maldito (1999).

Con la llegada del siglo XXI, desgraciadamente no logró mejorar su situación en el género con las películas de bajo presupuesto Cocodrilo (2000), La masacre de Toolbox” (2004) y Mortuary (2005). En 2002 realizó dos episodios de la estupenda miniserie de ciencia-ficción Abducidos, producida por Steven Spielberg. Como productor, estuvo involucrado en el taquillero remake de La matanza de Texas (2003), así como en la precuela La matanza de Texas: El origen (2006) o en la reciente La matanza de Texas 3D” (2013).

Tobe Hooper

Entre 2005 y 2006 dirigió dos episodios de Masters of Horror, serie de terror creada por Mick Garris, que a su vez reinvindicaba a otros directores veteranos de su misma generación. Sus últimas películas de bajo presupuesto fueron Destiny Express Redux (2009) y Djinn (2013).

Tobe Hooper falleció el 26 de agosto de 2017 en California (USA), a la edad de 74 años.

En octubre de 2017 se estrenará Leatherface, película dirigida por Alexandre Bustillo y Julien Maury en la que Hopper colaboró como productor, y que narra la adolescencia del célebre asesino protagonista. Con su muerte, el cine de terror contemporáneo vuelve a perder a otro de sus referentes.