Crítica: PROMETHEUS

0
656

http://tumbaabierta.com/wp-content/uploads/2012/07/tumbaabierta_prometheus_poster_espanol.jpg

Género: Acción| Ciencia Ficción| Thriller
País: Estados Unidos
Año: 2012
Duración: 124 mins.
Fecha de estreno Estados Unidos: 08 de Junio de 2012
Fecha de estreno España: 03 de Agosto de 2012
Web: www.prometheuslapelicula.es

Dirección – Ridley Scott | Guión – Jon Spaihts, Damon Lindelof | Producción -David Giler, Walter Hill | Fotografía – Dariusz Wolski Montaje – Pietro Scalia | Música – Marc Streitenfeld

Reparto: Noomi Rapace (Elizabeth Shaw), Michael Fassbender (David), Charlize Theron (Meredith Vickers), Idris Elba (Janek)

Si este verano hay un proyecto que acapara toda expectación posible, este es sin duda Prometheus. Por un lado se trata la precuela de una de las sagas más queridas e influyentes dentro de la ciencia ficción cinematográfica moderna. Por otro, también recuperamos al director de la película original, y además cerramos el paquete con uno de los guionistas de moda y el mejor casting que se podría pensar. Aún así, las dudas de muchos de los seguidores no eran infundadas, dados los lamentables largometrajes en los que se han incluido a estas peligrosas criaturas durante los últimos años y los desiguales resultados obtenidos por Ridley Scott con sus últimos trabajos.

El visionado de Prometheus requiere un posicionamiento por parte del espectador potencial. Se puede elegir entre disfrutar de un interesante relato de ciencia ficción con toques filosóficos y un apabullante desarrollo visual, a pesar de su espíritu de serie B, o se puede pensar continuamente en el peso del legado de la saga a la que pertenece la película, y eso es probable que no nos deje respirar.

Si se opta por la primera opción, Prometheus es un regalo para la vista, con un reparto maravilloso y una serie de elementos dispuestos para hacernos pensar, repugnarnos y tenernos al borde de la butaca en algunas de las escenas mejor filmadas por el director en los últimos años. Ese regusto de añeja ciencia ficción de los años setenta, es lo que quizá consiga conectar con el público más maduro, pulsando miedos ancestrales, creando tensión desde la paranoia y ofreciendo un pequeño festín para los amantes del gore.

Michael Fassbender es David en Prometheus

Los problemas quizá puedan aparecer cuando intentamos tirar de hemeroteca o seguir el filme con la guía del universo Alien en las manos. Creo que la clave está en aceptar lo que aquí se expone e intentar encajar las piezas con la suficiente flexibilidad como para no caer en la tentación del odio instantáneo. Prometheus contesta tantas preguntas como las que plantea, y es ahí donde a mi parecer reside el encanto de esta interesante obra de retroingenieria.

Solo me resta quitarme el sombrero ante el bueno de Scott, al que llevo vapuleando desde hace ya demasiados años. Aquí vuelve a reinventar la imaginería SciFi, sin olvidar lo que James Cameron añadió de su cuño a la secuela y lo que el mismo director  experimentó de primera mano en Blade Runner. Si somos capaces de obviar la sobre explicación de los conceptos, algunos personajes descritos con trazo grueso y esos momentos finales de concesión al fan, tendremos una película para explorar durante años.