Crítica: PIRATAS DEL CARIBE. EN MAREAS MISTERIOSAS

0
368

http://tumbaabierta.com/wp-content/uploads/2011/05/tumbaabierta_piratas_caribe_4_cartel.jpg
Fecha de Estreno España: 20 de Mayo 2011
Género: Aventuras
País: Estados Unidos
Año: 2011
Duración: 133 mins

Dirección – Rob Marshall | Guión – Ted Elliott, Terry Rossio | Fotografía – Dariusz Wolski | Montaje – David Brenner, Michael Kahn, Wyatt Smith Música – Hans Zimmer

Reparto: Johnny Depp (Jack Sparrow), Penélope Cruz (Angelica), Geoffrey Rush (Barbosa), Ian McShane (Barbanegra)

A pesar de la mayúscula decepción que supuso para muchos la tercera parte de esta saga, el poder de arrastre que por si solo tiene el personaje creado por Johnny Depp hizo que una nueva entrega se pusiera en marcha, en principio centrada únicamente en Jack Sparrow pues tal iba a ser el título del nuevo film. Sin embargo, el producto final que es Piratas del Caribe: En Mareas Misteriosas está más cerca de lo que fue la primera parte, genial arranque para esta saga descarrilada y vuelta a encarrilar por obra y gracia del todo poderoso Jerry Brukheimer.

Cuando Jack se cruza con una mujer de su pasado, no está muy seguro de si se trata de amor o si ella es una estafadora sin escrúpulos que le está utilizando para encontrar la legendaria Fuente de la Juventud. Jack es capturado por el Queen Anne’s Revenge, el barco del temible pirata Barbanegra donde le fuerzan a unirse a ellos y vivirá una inesperada aventura junto a nuevos e inesperados compañeros de viaje.

Como he comentado, la película sigue una estructura muy cercana a la de la primera entrega, con muchos personajes buscando un objetivo común y al mismo tiempo peleándose entre ellos y arrastrando consigo a otros desafortunados que nada tienen que ver con la aventura. En conjunto puedo asegurar que volvemos a encontrarnos en terreno conocido, con un Jack Sparrow desatado, escenas dignas de ser ejecutadas por El Circo del Sol y unos villanos de lujo. Aquí brilla especialmente el Barbanegra encarnado por Ian McShane, un estupendo actor de carácter al que poco maquillaje hay que aplicarle para que sus curtidas arrugas cuenten por si solas la historia del personaje.

Sin embargo parece que no ha bastado con el empuje de un personaje fabuloso y la promesa de aventuras sin fin y se hace patente una reducción en el presupuesto, que sin llegar a hacer mella en las escenas de acción, si le resta espectacularidad con respecto a los seres fantásticos a los que nos tenia acostumbrada la saga, quedando reducida la cuota de personajes digitales a las pocas escenas en las que hacen acto de presencia las sirenas. A ello hay que sumarle un metraje excesivo para lo poco que ocurre en pantalla, quedando el segundo acto lastrado por los muchos minutos de diálogos de exposición en las cubiertas de los barcos.

De cara a un relanzamiento de la franquicia encontramos que tanto el personaje de Penélope Cruz como el de los jóvenes Sam Claflin y Astrid Berges-Frisbey están destinados a convertirse en recurrentes, lo que puede ser beneficioso si se aprovecha este punto de partida para verlos evolucionar junto a los viejos conocidos.

Piratas del Caribe: En Mareas Misteriosas es una refrescante forma de abrir la temporada de estrenos veraniega. La sonrisa a la salida del cine está más que asegurada, aunque habrá seguidores de la aventura piratesca que echen de menos un poquito más de acción y menos cháchara.