Crítica: Mamá

0
365

http://tumbaabierta.com/wp-content/uploads/2013/01/tumbaabierta_mama_poster_guillermo-del_toro.jpg

Género: Terror | Thriller
País: España | Canadá
Año: 2013
Duración: 100 mins.
Fecha de estreno en Canadá : 18 de enero de 2013
Fecha de estreno en España: 8 de febrero de 2013.
Web: www.mama-lapelicula.es

Dirección – Andrés Muschietti | Guión – Andrés Muschietti, Barbara Muschietti y Neil Cross | Producción – Guillermo del Toro | Montaje –Michele Conroy | Fotografía – Antonio Riestra| Música – Fernando Velázquez

Reparto: Jessica Chastain (Annabel), Nikolaj Coster-Waldau (Lucas / Jeffrey), Megan Charpentier (Victoria), Isabelle Nélisse (Lilly).

Con el marchamo del Toro y arropada con una fuerte campaña publicitaría nos llega Mamá, un relato gótico, como no podría ser de otra manera, en el que las sombras, los sustos y dos niñas pequeñas son los protagonistas. A pesar de que estas son marcas de la casa en casi todas las producciones del mexicano (No tengas miedo a la oscuridad, El orfanato), podemos decir que Mamá tiene identidad propia y que, en un hipotético ranking de los títulos no dirigidos por él, está entre las mejor posicionadas.

Mamá se debate entre dos opciones extremas de entender la maternidad y la ya clásica iconografía oscura, retorcida y adornada con polillas que tanto gusta últimamente y que en gran medida se ha heredado del cine de género japones de la pasada década. Ese amor de madre llevado hasta las últimas consecuencias y cómo alguien, en quien todavía no ha despertado ese instinto y debe aprenderlo a golpes, es sin duda el territorio más interesante explorado por la cinta, dejando en un plano muy secundario las investigaciones con linterna y los sustos de feria.

El gran nivel de los actores, de los que destacan sobremanera las dos niñas protagonistas, es en parte lo que consigue meternos en la historia, hacernos empatizar con el drama de los personajes y la escabrosa situación que están viviendo. Tampoco se puede dejar de hablar del increíble trabajo llevado a cabo por Javier Botet. Conocido por dar vida a la niña Medeiros en la saga , el actor pone aquí a prueba sus extremas cualidades físicas para lograr confundir a la audiencia y lograr que los momentos de saltar en la butaca tengan razón de ser. A ello hay que sumarle el interesante tratamiento informático que se le ha dado al oscuro personaje para lograr ese punto surrealista que lo eleva a la categoría de icónico por derecho propio.

A pesar de su reducido presupuesto, la película no se resiente en ningún momento y es capaz de mantener un buen ritmo, aunque se le deba perdonar el hecho de que, por arte de tijeretazo y empalme, se haya sacrificado parte de la coherencia narrativa necesaria para que el espectador no termine arqueando la ceja y preguntándose porque algunos personajes no cumplen sus promesas mientras se empeñan en perderse por el bosque a media noche. Alguna secuencia onírica innecesaria y alguna que otra aparición mariana de última hora no hacen más que recordarnos que en este género todo vale, aunque sea salido de una chistera en la sala de montaje.

Salvando esos problemas, lógicos por otra parte en una ópera prima, Mamá es un más que disfrutable ejercicio de mal rollo y una encomiable ración de maternidad mal entendida. Con que a algunos les sirva para reflexionar y a otros para clavar las uñas en los reposabrazos durante una hora y cuarenta, su misión esta más que cumplida.