CRÍTICA: LIVING WITH THE DEAD

931

[dcs_img width=”212″ height=”300″ thumb=”true” framed=”black” mleft=”15″ author=”Guión Living with the dead © Mike Richardson 2011
Dibujo Living with the dead © Ben Stenbeck 2011
Portada Living with the dead © Richard Corben (dibujo) y Dave Stewart (color) 2011
Edición: Living with rhe dead © Dark Horse Comics 2011″ desc=”Living with the dead”
lightbox=”true” title=”Living with the dead”
pos=”right” mright=”15″]https://tumbaabierta.com/wp-content/uploads/2011/06/tumbaabierta_livig_with_the_dead.jpg[/dcs_img]
[dcs_p color=”#FFFFFF” size=”11″ fheight=”16″ bgcolor=”#0f0f0f” margin=”-20px 247px 0px 0px” padding=”20px 20px 20px 20px” rounded=”10″]Guión: Mike Richardson
Dibujo: Ben Stenbeck
Portadas: Richard Corben y Dave Stewart
Precio: $9.99 tomo recopilarorio
Editorial: Dark Horse (2007)[/dcs_p]Inédita en España se encuentra la miniserie de tres números Living with the dead (Dark Horse, 2007), divertida gamberrada gráfica escrita por el fundador de la editorial Dark Horse, Mike Richardson, y magníficamente dibujada por Ben Stenbeck. Living with the dead bien pudiera ser considerada la réplica gráfica a la no menos gamberra Shaun of the dead, película dirigida en el año 2004 por el director británico Edgar Wright. No obstante, el guión de Richarson es mucho más frikkie que el de Wright y Simon Pegg y, además, se desarrolla en un mundo devastado por los zombis siguiendo la iconografía del maestro Romero, algo que no sucede en Shaun of the dead.

Living with the dead está protagonizada por dos amigos, Straw y Whip, supervivientes natos que se han acostumbrado a vivir en un mundo lleno de zombis ansiosos por devorar sus cerebros. En realidad tratan de pasárselo bien, combinando el cerebro de uno y los músculos del otro, mientras saquean la ciudad, emulan a los míticos Beatles tocando desde la azotea de su casa y evitan caer entre las hordas de los muertos vivientes que pululan por doquier. Claro que la pacífica convivencia entre ambos se rompe cuando encuentran en un centro comercial –la sombra de Romero es muy alargada- con Betty Davis. La fémina en cuestión, no solamente les acarreará un sin fin de problemas, sino que pondrá en jaque su amistad y su seguridad. Al final, la lealtad entre los amigos prevalecerá, aunque deberán salvar algún que otro escollo –superado gracias al inconfundible estilo del Ash cinematográfico, interpretado por Bruce Campbell.

Divertida, ocurrente, políticamente incorrecta y magníficamente ilustrada, Living with the dead es un disparate gráfico lleno de pequeños chistes privados, pero que gusta igual a los neófitos que a los veteranos. Su sentido del humor, muy negro, y el que ninguno de los personajes se tome demasiado en serio, le da ese toque irreverente y un tanto cínico que la convierten en una obra a tener en cuenta.

Es una lástima que ninguna editorial se haya decidido a publicarla, tal y como sucede con el trabajo de Keene para AP. Será cuestión de esperar y ver si, merced al éxito de la serie de Robert Kirkman, estos títulos y otros de los que hablaremos en una siguiente columna llegan a ver la luz en el mercado nacional.

Hasta entonces, siempre queda la opción de visitar la página web de Antarctic Press Comics y la de Dark Horse Comics.