MUESTRA SYFY, necesaria y salvaje

0
568

La Muestra Syfy de Cine Fantástico salió airosa de la celebración de su décimocuarta entrega, con salas a reventar y una buena selección de 16 películas programadas entre el 2 y el 5 de marzo en el Cine de la Prensa de Madrid.

El público fiel no faltó a la cita, y era algo que se percibía en el ambiente y en los gritos durante las presentaciones de la cineasta Leticia Dolera, preámbulos interactivos donde chistes y comentarios cómplices se van acumulando sesión a sesión, edición a edición. Por este motivo, quien se estrena en la Muestra se siente descolocado en la primera proyección, pero si entra en el juego disfruta de una experiencia que va más allá de ver una película en una sala de cine. Muchos consideran ese alocado disfrute del visionado desconsiderado hacia el resto de la audiencia e incluso para los autores de las películas que se presentan, pero se ha convertido en marca de la casa.

Para abrir y cerrar la Muestra se seleccionaron dos blockbusters de temporada, Logan y Kong: La Isla Calavera, poco antes de su aparición en cartelera. El resto de propuestas se movieron principalmente en el thriller psicológico, con títulos tan destacados como la oscura historia de amor Pet, la no-apta-para-estómagos-sensibles Crudo y la sorprendente lucha de un adolescente contra sus instintos asesinos en I am not a serial killer, ya aplaudidas en el Festival de Sitges, además de la première del found-footage The Good neighbor, con James Caan en la piel de un misterioso vecino que se convierte en el conejillo de indias de un experimento social que ponen en marcha unos jóvenes.

Las sesiones golfas (a partir de las 00:00h) se reservaron a la comedia slasher The Funhouse Massacre, con el mítico actor Robert Englund (Freddy Krueger en Pesadilla en Elm Street), y Scare Campaign, acerca de un programa de televisión sobre bromas cruentas. La animación estuvo servida con la japonesa Your Name (Mejor Película en Sitges en su categoría) y Seoul Station, complemento del apocalipsis zombie “Train to Busan”. Y en cuanto a las sesiones estrella del viernes y el sábado a las 22.00h, se reservaron para la nueva película de Víctor Matellano, el western Stop Over in Hell, y lo último de Rob Zombie, 31, la vuelta a las andadas de un director que tiene tantos adeptos como detractores.

El resto del programa contó con la combinación de asesino en serie y muñecas quitapenas que supone Worry Dolls, la película de terror finlandesa Lake Bodom y 47 Meters Down, que nos sumergió en el agua rodeados de tiburones durante casi la totalidad de la película. Para el público más familiar se programaron sesiones matinales con La Vida de calabacín y La Historia Interminable, esta última con la presencia del artífice de sus efectos especiales, Colin Arthur.

Un punto de encuentro en la capital que debería estar en la agenda de todo aficionado al fantástico.