“LA MINA”: Excavando el lado oscuro del ser humano

0
765
La mina

Este 29 de julio se estrena en cines Jason Bourne, con gran expectación en Canarias tras el mediático rodaje que tuvo lugar en Santa Cruz de Tenerife. También Zipi y Zape y la Isla del Capitán. Pero entre otros estrenos no tan comerciales que llegan este mismo viernes a la cartelera se encuentra un título que ronda el terror psicológico y que se titula La Mina (The Night Watchman).

Rodado en Estados Unidos, en los bosques vascos de Artikutza y en la mina abandonada de Monsacro, en Asturias, para ambientar el estado de Kentucky, el tercer largometraje de Miguel Ángel Jiménez comenzó siendo un guion sobre un joven que encuentra trabajo como vigilante nocturno del Edificio España. Después de diversas revisiones, los personajes y ambientes fueron cambiando en función de las necesidades de la producción, permaneciendo fieles a contar el deseo de un hombre víctima de su pasado y su presente de “recuperar su dignidad, su vida y volver a tener el cariño y respeto de su familia”, según palabras del director, quien se ha inspirado y encontrado referencias en títulos como El Resplandor (Stanley Kubrick, 1980), La Escalera de Jacob (Adrian Lyne, 1990), Deliverance (John Boorman, 1972), Fat City (John Huston, 1972), La Noche del cazador (Charles Laughton, 1955) o Las Colinas tienen ojos (Wes Craven, 1977) y La Matanza de Texas (Tobe Hooper, 1974).

Jiménez describe el rodaje como “una época donde muchos fuimos muy felices y terriblemente desgraciados en un puñado de semanas. Una pesadilla largo tiempo ansiada y un mal recuerdo que hecho demasiado de menos”. Para el director de las minimalistas Ori y Chaika, el actor protagonista Matt Horan -líder de la banda de rock Dead Bronco– “tiene en común con el personaje de Jack Mayfield sus ganas de tirar para delante y hacerse respetar”. En La Mina, Jack quiere demostrar a su mujer que tras su paso por la cárcel es un hombre nuevo y acepta un trabajo en una vieja mina, ignorando que el lugar guarda un oscuro secreto.

La banda sonora cumple un rol destacado en la película e incluye cinco canciones originales, interpretadas por los protagonistas.

La mina