Jack Taylor comparte sus recuerdos

0
1283
Cartel del documental 'Jack Taylor, testigo del fantástico'.
Cartel del documental 'Jack Taylor, testigo del fantástico'.

En 2017, los festivales de cine fantástico Nocturna Madrid e Isla Calavera, de Canarias, coincidieron en rendir homenaje al mítico actor Jack Taylor, por toda una trayectoria dedicada al género. Icono del terror, el intérprete estadounidense cuenta con una excelsa filmografía con más de 160 títulos que le han llevado a trabajar a las órdenes de imprescindibles del Spanish Horror o fantaterror español, como Jesús Franco, Paul Naschy, Amando de Ossorio, León Klimovsky o Juan Piquer Simón. Destaca también su participación en Conan, el bárbaro (1982) y La novena puerta (1999), rodadas en España. Más recientemente, ha trabajado en producciones como Los Fantasmas de Goya (2006), Grand Piano (2013) o Wax (2014), de Víctor Matellano, quien le otorgó todo el protagonismo en la puesta en escena del inefable Dr. Knox. En Canarias, rodó en 2006 Óscar. Una pasión surrealista, de Lucas Fernández.

El próximo 21 de octubre cumple 82 años y su vida acumula anécdotas de rodajes y recuerdos que narró en la autobiografía Cuento lo que mi disco duro me permite, editada por la Fundación Aisge en 2017 dentro de la colección Memoria de la escena española. El volumen incluye además una selección de fotos del artista, quien nació en el estado de Oregón bajo el nombre de George Brown Randall y tras una breve carrera como actor en Estados Unidos y México, llegó a España en los años 60 para convertirse en una figura fundamental del género y de la serie B. Entre sus páginas cuenta, por ejemplo, cuando le llamaron para hacer un pequeño papel en Cleopatra, de oseph L. Mankiewicz, rodada en parte en Almería. En la primera secuencia, “allí estoy yo, al lado del actor inglés sir Rex Harrison, haciendo de su esclavo griego”, explica. “Debido al tamaño del decorado -el propio Cabo de Gata- utilizaban cohetes para indicar preparados y acción”, recuerda en su biografía y también detalla que Richard Burton no acudió al rodaje porque le habían atacado de madrugada en Londres, y tenía una cicatriz en la mejilla. En su lugar, actuó un doble, que “era casi idéntico”.

Su prodigiosa memoria, le permite llenar las páginas del libro con momentos históricos, pero también con nombres tan populares como el de Rocío Jurado, con quien se cruzó en más de una ocasión. No faltan tampoco las menciones a su colaborador en la sombra, el representante Jose Marzilli, quien bien podría escribir otro volumen similar desde su punto de vista.

Fotograma del documental Jack Taylor, testigo del fantástico.
Fotograma del documental Jack Taylor, testigo del fantástico.

Su impagable testimonio en primera persona llamó la atención del cineasta Diego López (Los perversos rostros de Víctor Israel, Herederos de la Bestia), quien ha escrito y dirigido el documental Jack Taylor, testigo del fantástico, una producción de La Charito Films y Areavisual que tendrá su estreno mundial en el marco del Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges. Será el próximo 7 de octubre, dentro de una sesión doble junto a la película de Carlos Aured El espanto surge de la tumba (1972), protagonizada por la actriz alemana afincada en España desde el inicio de la década de los 60 Helga Liné, otra figura esencial en el género fantástico nacional, quien recibirá el premio honorífico Nosferatu.

Diego López es, además, responsable del fanzine El buque maldito, que lleva el título de la película de Amando de Ossorio que precisamente protagonizó Taylor en 1974 junto a Maria Perschy y Bárbara Rey, y de cuya filmación confiesa no guardar “buenos recuerdos”, si bien “tuvo un éxito enorme en Alemania, en América, en Inglaterra, y hasta en Rusia, y me siguen llegando felicitaciones por mi trabajo en ella”.