IN MEMORIAM: VÍCTOR MORA (1931 – 2016)

0
241
El corsario de hierro

Pasó su infancia en Francia, y con el fallecimiento de su padre, su familia regresó a Barcelona cuando él tenía 11 años. En su juventud desempeñó diversos oficios, hasta que se introdujo en el mundo del cómic.

En 1949 y 1953 se hizo cargo de la serie Doctor Niebla. En 1949 también creó el cómic Capitán Kerr para la revista Historietas, donde se encargó de los guiones y las ilustraciones. A estos trabajos siguieron otros como guionista en historias de diferentes géneros como la ciencia-ficción Operación Satélite (1953), Al Dany (1953), basado el cómic del italiano Enrico Bagnoli; y Vendaval en 1956 , el policíaco Ángel Audaz en 1953 o el western El Justiciero Errante en 1955.

En 1956 logró su mayor éxito creando las aventuras medievales de El Capitán Trueno junto al dibujante Ambrós y para la editorial Bruguera. La gran acogida de este personaje, siempre acompañado de sus fieles Goliat y Crispín y de su amada Sigrid, hizo que estuviese a cargo de los guiones hasta 1968. Al mismo tiempo creó a otros populares aventureros muy similares a éste pero ambientados en otras épocas como El Jabato (1958-1966) en la Antigua Roma, El Cosaco Verde (1960) en Rusia, o El Corsario de Hierro (1970) en el siglo XVII.

El corsario de hierro

Durante un tiempo, y al ser miembro del Partido Socialista Unificado de Cataluña, fue detenido por la policía franquista junto a su compañera sentimental, acusado de masonería y comunismo, pero tras pasar un tiempo en prisión, ambos fueron liberados.

En los 60 y 70 fue un autor muy prolífico y escribió otras colecciones como los westerns El sheriff King (1964-1980) y Sunday en 1968; así como nuevas historias la ciencia-ficción y fantasía Aventura en el fondo del mar (1966), basada en la popular serie televisiva Viaje al fondo del mar; Galax el cosmonauta (1968), Dani Futuro (1969-1975), Supernova (1972) y Astroman en 1972).

También realizó otros trabajos en Francia para revistas como Vaillant, Pif y Pilote (los cómics adultos Las crónicas del Sin Nombre (1973-1980) y Los ángeles del acero a partir de 1983). En 1989, La rosa de abisinia, cuarta entrega de Los ángeles del acero, fue galardonada con el premio Premio Haxtur a la Mejor Historia Corta en el Salón Internacional del Cómic del Principado de Asturias Gijón. En 1988 creó la serie humorística Marbelly Kasset, que vive de la Jet Set, publicada en la revista española TBO.

Al margen de estos trabajos, también desarrolló una actividad paralela como autor de novelas y cuentos: La pluja morta (1966), El café dels homes tristos (1966), Les platanes de Barcelona (1966), La víctima (1960) y El meu cor es diu Àfrica (1996). Su trayectoria artística se completa con los manifiestos “Ante un conato de degradación del significado cultural del cómic” (1983) y Manifiesto contra la exposición Tintín y Hergé  (1984). En 2011 fue invitado al preestreno de la película Capitán Trueno y el Santo Grial, un desastre que no supo estar a la altura del cómic.

Víctor Mora falleció el 17 de agosto de 2016 en Barcelona (España), a la edad de 85 años. Sin lugar a dudas, el mundo cómic español pierde a uno de sus grandes pioneros y todo un referente para varias generaciones.

tumbaabierta_victor_mora