FESTIVAL ISLA CALAVERA 2019: ‘MEMORY: THE ORIGINS OF ALIEN’, de Alexandre O. Philippe

'Memory: The Origins of Alien' formó parte de la Sección Documental del III Festival de Cine Fantástico de Canarias Isla Calavera.

0
813
Memory: The Origins of Alien
Memory: The Origins of Alien

Alexandre O. Philippe es un brillante documentalista, en general, y sobre cine en particular. Se ha especializado en diseccionar grandes fenómenos y mitos del cine de género. Su primer documental fue The People Vs. George Lucas (EEUU, 2010), una especie de proceso público, un llamamiento tanto a los fans acérrimos como a los detractores más recalcitrantes del realizador, guionista y productor George Lucas, y del fenómeno Star Wars, a raíz del estreno del Episodio I de la saga, La Amenaza Fantasma (Episode I: The Phantom Menace, EEUU, 1999).

Su siguiente filme, The Doc. of the Dead (EEUU, 2014), analiza el fenómeno zombie en todas sus facetas, que incluyen la moda y la literatura. 78/52, La Escena que cambió el cine (78/52, EEUU, 2018), analiza concienzudamente la secuencia de la ducha del filme Psicosis (Psycho, EEUU, 1960) de Alfred Hitchcock, la secuencia 78 del guion de Joseph Stefano, compuesta finalmente de 52 planos. Leap of Faith: William Friedkin on The Exorcist (EEUU, 2019) recorre la gestación de este clásico de terror contemporáneo de la mano de su realizador, todo un personaje que muestra a Philippe el reverso de su propia leyenda en torno a un filme que lo cambió casi todo. El documental capta perfectamente la fuerza creativa de un auténtico genio del cine, que, desgraciadamente, se agotó enseguida.

La tercera edición del Festival de Cine Fantástico Isla Calavera comenzó su programación cinematográfica, el sábado 23 de noviembre. Pues bien, la primera de todas las sesiones comenzó a las 12 horas de la mañana en la sala asignada de los Multicines Tenerife con el más reciente documental de Alexandre O. Philippe: Memory: The Origins of Alien (EEUU, 2019).

Con un Abraza Caras (Face Hugger) colocado estratégicamente en el centro del escenario, saliendo del huevo que incuba una de las criaturas más siniestras de la historia del cine, el escritor de literatura fantástica, Víctor Conde salió micrófono en mano ante la tarima delante de la pantalla de la sala 17 de Multicines Tenerife, para presentar el filme. Noventa y tres minutos de oro puro que nos adentra en el proceso creativo de uno de los filmes más emblemáticos y fascinantes del género fantástico, en su variante de ciencia ficción con importantes ribetes de terror: el clásico de Ridley Scott, Alien, El Octavo Pasajero (Alien, EEUU, 1979).

Memory fue el título de un tratamiento de guion de 29 páginas, escrito por el estudiante de cine de la USC (Universidad del Sur de California) Dan O´Bannon, antes de denominarse Starbeast, y que acabó llamándose Alien. El filme de Philippe recopila muchísimo material inédito, y se centra en la importancia de O’Bannon y del diseñador suizo H. R. Giger en la creación de la estética del filme. Anécdotas, fotografías, escenas descartadas, entrevistas antiguas y exprofeso para el documental, locuras de rodaje, etc. se suceden de un modo armónico hasta llegar al famoso nacimiento del xenomorfo del pecho del personaje de Kane (maravillosamente interpretado por el británico John Hurt).

Simplemente le pongo una pega al documental. Me parece tremendamente injusto centrarse en las aportaciones al filme de O’Bannon, Giger y Scott, que siendo, fuera de toda discusión, relevantes y definitorias, sobre todo a nivel estético, no fueron las únicas.

En ese sentido, el documental obvia la contribución del cineasta Walter Hill al guion del filme, sin la cual Twentieth Century Fox no se habría interesado en la producción del filme. El libreto de Dan O`Bannon, que puede consultarse en internet, no deja de ser un simple esbozo y tratamiento en permanente estado embrional, que nunca pasó de ahí. Que las grandes ideas visuales del filme ya se intuyen en él, es un hecho. Sin embargo, la revisión emprendida por Hill, con las aportaciones de su socio David Giler, quienes junto a Gordon Carroll detentan la empresa Brandywine INC., crucial en el devenir de la saga Alien, fueron muy relevantes. Pueden resumirse nada menos en las siguientes:

  • La conversión del protagonista (se había pensado en Paul Newman) en una mujer, y con ello la decisión, arriesgada en aquellos días, de que la superviviente, personaje secundario y antipático, fuese una mujer. Con esta decisión, se abrazó la idea de la creación de dos personajes femeninos, que rompieron clichés (en el tratamiento de O’Bannon todos los personajes son masculinos). Igualmente se procedió al cambio de los nombres de los personajes: a Walter Hill se debe igualmente el nombre de la nave, Nostromo, en clara referencia a la novela de Joseph Conrad.
  • La creación de la computadora “Madre” y toda la trama conspirativa de la corporación Weyland Yutani, muy al estilo de los filmes “conspiranoia” al uso en la década de los años 70, apuntando el uso de la criatura como arma biológica, idea que se desarrollaría en posteriores filmes de la saga.
  • El personaje de Ash (memorable el británico Ian Holm), convertido en un androide, y, por tanto, todo el discurso final de Ash que culmina con el “…sin embargo, contáis con mi simpatía…”.
  • Las líneas de división de clases sociales entre los tripulantes según su ocupación, es decir, la estratificación entre mecánicos y oficiales, que negocian constantemente las ocupaciones de sus respectivos oficios, las remuneraciones, horas extras, etc. Trasciende la idea de que los personajes son una especie de camioneros en el espacio, retomada en películas posteriores hasta la saciedad. Un tipo de diálogos, los de reivindicaciones sindicales, totalmente inéditos en las películas de ciencia ficción.
  • Personajes bien definidos, delimitados y estratificados, utilizando para ello los diálogos y la actitud que trasciende del visionado del filme. Los personajes una vez pasan por la reescritura de Hill y Giler ya no son intercambiables, como rezaba en el tratamiento de guion de O’Bannon.

Walter Hill estuvo detrás de los tratamientos de historia y de los guiones de los tres primeros filmes de la saga, y su nombre figura como guionista en los créditos del libreto de Alien 3 (EEUU, 1992) de David Fincher.

En definitiva, Memory: The Origins of Alien es un filme realizado por un documentalista que demuestra y exhibe auténtico amor el cine. Para los fans del clásico moderno, la sala que proyecta este maravilloso documento es sin duda el lugar correcto en el que pasar la hora y media de su duración.

El famoso crítico de cine estadounidense Leonard Matlin dijo respecto al trabajo de Philippe lo siguiente: “Después de ver este documental nunca volverás a observar el filme Alien de la misma manera”.