Entrevista a Diego Navarro, director de FIMUCITÉ 6

0
169

Como compositor y apasionado director de orquesta, la dedicación de Diego Navarro al mundo de la música para el cine es total. Una pasión que le llevó a fundar el Festival Internacional de Música de Cine de Tenerife (FIMUCITÉ) como vehículo de acercamiento de este arte al gran público.

Con más de un  lustro al frente del evento Navarro hace balance de las ediciones pasadas afrontando la sexta edición de Fimucité como si fuera la primera.

Después de seis ediciones ¿Cómo recuerdas el primer FIMUCITÉ?

Con un enorme cariño. Fue el nacimiento del festival, el origen. Pude, además, dirigir mi propia música y compartir escenario con mi amigo Don Davis (compositor de Matrix). Todos los recuerdos de la primera edición son de máxima intensidad!

En cada edición diriges un buen número de conciertos. ¿Cómo te preparas para ello?

Concentrándome profundamente en todo el repertorio que he de dirigir e invirtiendo largas horas de estudio. Has de sumergirte en cada una de las partituras, para luego extraer lo mejor y reinterpretar lo escrito. Antes, evidentemente, tienes que conocer el estilo del autor al que te enfrentas como director para saber con exactiud el terreno que pisas.

Es necesario y altamente recomendable un conocimiento muy extenso de la obra del compositor en cuestión antes de coger la batuta y comenzar a trabajar con la orquesta.

Dirigir un festival desde el punto de vista de la gestión y además conducir la orquesta no es habitual. ¿Cómo surgió esta idea?

Bueno, me considero una persona muy rigurosa en lo relativo a mi faceta profesional, aunque es muy sano delegar, y así lo hago, siempre, en mi opinión, has de supervisar todos los detalles de una producción y en el caso que nos ocupa de el festival.

Sí reconozco que combinar ambos aspectos es una tarea que implica una inversión de energía inmensa y que no es nada usual. No obstante, tras 6 años de experiencia, ya lo tengo asumido.

¿Has contado con la participación de los autores de las partituras para elaborar los conciertos?

Absolutamente. Ten en cuenta que durante estas pasadas 5 ediciones, hemos estrenado mundialmente y en concierto una cantidad tremenda de partituras cuyos arreglos y orquestaciones, en la mayoría de los casos, fueron escritos para ser interpretados en el festival.

En este sentido, el contar con la implicación personal de los compositores ha sido fundamental.

Nos podrías contar alguna anécdota curiosa con algún autor invitado el festival.

Christopher Young, durante la segunda edición y en el concierto que tuve el honor de dirigir interpretando su música, estaba tan entusiasmado al finalizar que comenzó a besar las cabezas de los músicos de la orquesta!!, fue un capítulo sumamente simpático y espontáneo, tal y como es él!, creo que en el Fimucité channel de Vimeo se aprecia la anécdota tras la interpretación de Spiderman 3.

Lo recuerdo como  una noche muy especial sin duda.

¿Qué secretos nos podrías contar de los miembros de la organización?

Buf…., ¡muchas cosas!!, todos apasionados dentro de cada una de sus respectivas facetas. Saben que cada año se enfrentan a nuevos retos, muy grandes todos ellos.

El secreto común en todos ellos es la cerreza de que están trabajando en un proyecto único que nos brinda una cantidad increible de sensaciones maravillosas que luego atesoramos para siempre.

En la edición de 2010 coordinaste con John Williams el programa del concierto que homenajeaba su colaboración con Steven Spielbeg. ¿Cómo fue la experiencia de tratar con un icono de la música para el cine?

Tremenda, fascinante, la sola idea de saber que estaba en comunicación con él y que tenía su “venia” para dirigir su programa de concierto era suficiente para sentir que estaba viviendo un sueño.

¡Fue uno de los momentos más especiales de mi vida!

Hace algunas ediciones que Fimucité se ha hermanado con el Festival de Música de Cine de Cracovia (FMF). ¿Qué similitudes y diferencias hay entre ambos eventos tan separados en la geografía?

La principal similitud es el gusto y la promoción de este arte maravilloso.

La diferencia más relevante es que nosotros desde Fimucité nos centramos en considerar a la música interpretada en directo como la principal protagonista, independientemente de que en un momento dado, proyectemos imágenes o no.

En Cracovia, suelen organizar fantasticos conciertos en los que proyectan una película entera mientras su música es interpretada. Esa sea, posiblemente, la principal característica de Cracovia.

Musicalmente hablando ¿Qué destacarías de Fimucité 6?

Esta edición del festival es tremendamente original y variada. Estamos pudiendo disfrutar de diferentes planteamientos musicales, desde el formato banda en acústico de Presuntos implicados, pasando por un conjunto de orquestas de pulso y pua, formación típica de Tenerife, que han interpretado un magnífico concierto de música para el cine, la Big Band de Canarias con  el tributo a Henry Mancini, Banda Sinfónica del Conservatorio, Orquesta Sinfónica de Tenerife y Tenerife Film Choir.

Hablamos de una edición muy ecléctica pero inmensa desde el pinto de viata del repertorio que vamos a interpretar. La celebración del centenario de Universal Pictures ocupa el primer lugar de la presente edición, pero el concierto de James Newton Howard, uno de mis compositores favoritos, se configura como el otro concierto estrella de Fimucité 6.

¿Cómo animarías a los indecisos para acudir a la edición de 2012?

Muy sencillo: hay aficionados que todos los años se suben a 5 aviones para viajar a Tenerife y vivir la experiencia, por algo sera…

¿Un deseo de futuro de cara al evento?

¡Poder continuar viviendo este sueño…!

Más información en www.fimucite.com

Foto: Airam Abella.