Crítica: “VERÓNICA” de Paco Plaza

0
181

Paco Plaza ha destacado en el panorama cinematográfico español como uno de los referentes del género fantástico del siglo XXI. Ya sea aliado con Jaume Balagueró (con la saga Rec) o en solitario, su conocimiento del legado cinematográfico del género y sus recursos estilísticos le han permitido ofrecer una filmografía joven, pero que ya cuenta con varios títulos de culto.

La temática sobrenatural, las casas encantadas, los espíritus deformes y acosadores, las puertas abiertas con el más allá a través de objetos como la ouija o el tratamiento siniestro de componentes religiosos son lugares comunes habituales de este tipo de películas. Sin ir más lejos, James Wan con Insidious y el Expediente Warren ha rescatado una temática y un tono cercano al empleado por Plaza (aunque el español ha preferido la referencia al fantaterror nacional e italiano de los 60 y 70, y no al gótico americano).

Verónica parte de la referencia a un hecho real, el único caso de índole sobrenatural documentado policialmente en nuestro país; sin embargo, el cineasta, lejos de dejarse llevar por una narración realista (aunque sí mantiene una lectura social de la trama), prefiere profundizar en los apartados iconográficos, las metáforas visuales y una puesta en escena atmosférica y juguetona.

Sin apenas golpes de efecto, Plaza prefiere conducir al espectador hacia el terror de manera gradual y honesta, con algunos componentes visuales muy sugerentes, como el eclipse o la presencia de Consuelo Trujillo como la Hermana Muerte.

Sandra Escacena ofrece un magnífico debut y el resto del reparto, incluso el infantil, mantiene un excelente nivel, a excepción del niño Iván Chavero, único elemento discordante en la película.

Hace tiempo que el fantástico español viene demostrando que tiene muy buena salud y Verónica es uno de esos magníficos ejemplos.

Verónica