“SUPERHÉROES: DEL CÓMIC AL CINE”: Entrevista a Tonio L. Alarcón

0
128
Superhéroes: Del Cómic al Cine de Tonio L. Alarcón. Ed. Calamár Ediciones.
Superhéroes: Del Cómic al Cine de Tonio L. Alarcón. Ed. Calamár Ediciones.

A lo largo de 280 paginas ilustradas a todo color,en una inmejorable edición a cargo de Calamar Ediciones, el papel y el celuloide se dan la mano, en un documento monográfico en el que con hombres  y mujeres ataviados con máscaras y disfraces con la misión de defender a la humanidad de amenazas que sólo pueden surgir del terreno de la fantasía.

Entrevistamos a su autor, Tonio L. Alarcón, periodista, guionista y crítico cinematográfico barcelonés, que se ha propuesto desvelar los secretos de los personajes con poderes sobrenaturales en una obra deliciosa para los amantes del género.

¿Cómo surge el proyecto del libro y con qué motivación?

Surge de la confluencia de dos pasiones personales: el cine y el cómic. Después de años participando en volúmenes colectivos, me planteé la posibilidad de escribir mi primer libro en solitario, y planteándome qué tema podría funcionar a nivel comercial, enseguida saltó la chispa. Era la oportunidad perfecta para unir ambos mundos.

¿Cuánto tiempo de investigación has dedicado al volumen?

Más allá de la broma que hago en el prefacio, al afirmar que llevo 30 años documentándome porque son, más o menos, los que llevo leyendo cómics de superhéroes, la realidad es que apenas dediqué dos o tres meses a documentarme. Domino el tema lo suficiente como para no haber necesitado nada más: no lo digo para vanagloriarme, sino simplemente para constatar hasta qué punto me gusta el género superheroico.

 ¿Cómo definirías el contenido del libro para aquellos indecisos que lo vean las estanterías?

Como una obra divulgativa, escrita desde la sencillez y la cercanía para todo tipo de públicos. De hecho, he querido alejarme del estilo más sesudo de algunas de mis colaboraciones, precisamente para hacer el contenido asequible para cualquier público: no hace falta ser un experto ni en cine ni en cómics para disfrutarlo.

Además del texto, el libro incluye un número considerable de imágenes de calidad, y algunas difíciles de encontrar. ¿Cuánto tiempo dedicásteis al proceso de documentación?

Lo cierto es que todo el proceso de búsqueda de ilustraciones lo realizó el editor y diseñador de Calamar Ediciones, Miguel San José Romano. Yo me limité a sugerirle algún que otro cambio para documentar mejor lo que decía el texto: el mérito de escoger tan bien, con tan buen gusto, es todo suyo. De verdad, es un crack. El acabado visual del libro es exquisito.

 ¿Cómo crees que ha evolucionado el cine de superhéroes a lo largo de los años?

Hasta los años 90, a trompicones, con puntuales repuntes gracias a la intervención de autores con cosas que decir dentro del género, como Richard Donner o Tim Burton. Pero a principios del siglo XXI coincide una tríada de películas que lo cambia todo: Blade, X-Men y Spider-Man, que hace ver a la industria que el cine de superhéroes puede ser rentable, así que, por fin, se lo toman en serio y empiezan a realizar adaptaciones con cierto mimo y unos presupuestos más o menos decentes. Lo malo es que, como acostumbra a pasar en Hollywood, se tiende a cierta estandarización –la creación de Marvel Studios ha sido una pésima noticia para ello– que le quita frescura y capacidad de sorpresa al género… Por eso la ligera sensación de cansancio de los últimos años. Y aun así, mira, surgen sorpresas tan gratas como Super o Chronicle.

¿Qué editorial ha visto plasmada con mejor suerte a sus personajes en el cine?

Aunque sólo sea por los Spider-Man de Raimi, los X-Men de Singer y Vaughn, y el Hulk de Lee, debería decir que Marvel. Sé que hay gente a la que, además, le entusiasma la trilogía Blade, además de Iron Man o Capitán América: El primer vengador… Pero a mí, pese a resultarme simpáticas, no me parecen ni mucho menos tan brillantes.

 ¿Cuál peor?

Image, solamente por ese truñazo que es la adaptación cinematográfica de Spawn. Me dolió ver a Martin Sheen metido en semejante fregado.

 ¿Qué personaje de cómic es tu favorito sobre el papel?

Soy un fanático de Spiderman desde que era un crío. Durante mucho tiempo seguí fielmente sus colecciones regulares, pero desde que Joe Quesada impuso esa “vuelta atrás” que supuso One More Day, decidí dejarlas de lado. De vez en cuando le echo un ojo a algún número suelto o a algún recopilatorio para ponerme al día, eso sí.

 ¿Coincide con tu superhéroe preferido en el cine?

Es difícil que no lo haga… Me gusta demasiado Peter Parker como para no apreciar lo que consiguió Sam Raimi. ¡Si hasta me gusta Spider-Man 3, y mira que recibió palos! En cambio, la aproximación de Marc Webb en The Amazing Spider-Man me da un poco de miedo… Tiene una pinta demasiado cool. Aun así, también me entusiasma el Batman de Christopher Nolan.

 ¿Crees que los superhéroes “nativos” para el cine juegan con ventaja o con desventaja respecto a los que pasaron primero por el cómic?

Tienen tanto una gran ventaja como una gran desventaja: por un lado, permiten una aproximación algo más libre al género, por no tener que mantener la fidelidad a unos personajes preestablecidos, ni contentar a los fans irredentes; y por el otro, al no tener una tradición amplia detrás, ni una base de seguidores ya creada, también hace más complicado que cuajen a nivel comercial.

 A pesar de que el título del libro delimita claramente que el cine es la plataforma en la que se centra el estudio, las apariciones en televisión de Superman, Spiderman, Batman o Flash tienen relevancia. ¿Es difícil separar cine y televisión para un superhéroe?

Me pareció imprescindible hablar de televisión por dos sencilla razones: una, que algunas de las primeras adaptaciones de determinados superhéroes se hicieron para la pequeña pantalla; y la otra, que muchos de los ejemplos del género están en las series de animación –sólo hay que ver las producciones de Paul Dini y Bruce Timm con personajes de DC Comics–. Así que, sí, creo que ambas formas de enfocar el género superheroico son complementarias, se retroalimentan mutuamente.

El libro es rabiosamente actual, e incluye incluso algunas películas sin estrenar o algunas que lo han hecho estos días. ¿Cómo planificaste esta “última hora”?

Esa fue una de mis grandes preocupaciones a la hora de plantear el libro: que era consciente de que iba a quedarse “anticuado” rápidamente, precisamente porque el de superhéroes es un género que sigue muy vivo, del que siguen produciéndose nuevos ejemplos. Así que intenté recopilar toda la información que pude de los proyectos “por venir”, aunque fueran los primeros datos de producción, para intentar compensar ese defecto: por ejemplo, la imagen de Henry Cavill en Man of Steel o la de Andrew Garfield en The Amazing Spider-Man las incluimos hacia el final, para mantener esa sensación de actualidad.

 ¿Qué nos puedes contar de tus próximos proyectos literarios?

De momento, lo que tengo por delante son dos libros colectivos sobre cine de formato enciclopédico. Y en cuanto a proyectos en solitario, de momento no tengo prisa por escribir un segundo libro. Superhéroes: Del cómic al cine me supuso una inversión de tiempo más que notable, y quiero darme un tiempo de descanso (a mí y a mi familia, claro) antes de meterme en un berenjenal similar…

Más información sobre Superhéroes: Del cómic al cine en www.calamarediciones.com

Superhéroes: Del Cómic al Cine de Tonio L. Alarcón. Ed. Calamár Ediciones.
Superhéroes: Del Cómic al Cine de Tonio L. Alarcón. Ed. Calamár Ediciones.