“LA PUNTA DEL ICEBERG”: entrevista a David Cánovas y Fernando Cayo

0
237
Presentación de La Punta del Iceberg

El 28 de abril tuvo lugar el preestreno de la película La punta del iceberg (2016) en el Cine Víctor de Santa Cruz Tenerife. Este thriller dramático es el debut en la dirección de largometrajes del director tinerfeño David Cánovas, que acudió al evento en compañía del actor Fernando Cayo, Antonio Tabares, autor de la obra teatral de 2011 en la que se basa el film (adaptada a la gran pantalla por el propio realizador en colaboración con los guionistas José Anaro Carrillo y Alberto García Martín); y del compositor de su banda sonora Antonio Hernández.

El argumento de La punta del Iceberg argumento se centra en una serie de suicidios que suceden entre los empleados de una gran empresa. Debido a ello, Sofía Cuevas (Maribel Verdú), es contratada para aclarar lo sucedido y redactar un informe al respecto. A lo largo de su investigación, ella va entrando en contacto con los trabajadores, y descubre una serie de abusos de poder.

El reparto se completa con papeles secundarios de Bárbara Goenaga, Carmelo Gómez, Álex García, Ginés García Millán, Zoe Berriatúa, Jesús Castejón y Nieve de Medina.

¿Qué representa la punta del iceberg en la película?

David Cánovas: Es una mínima parte que se ve respecto a muchas situaciones, ambiciones y actitudes de las grandes empresas. Aunque ese tipo de cosas también se pueden ver en las pequeñas y medianas empresas. Es la visualización de muchas cosas que están por debajo, y que no vemos o no queremos ver.

¿Qué supone para ti estrenar la película en el Cine Víctor de Santa Cruz de Tenerife?

David Cánovas: Para mi es un honor, porque nací muy cerca de aquí y vi muchas películas en este cine durante mi infancia y adolescencia. Me gustaría reivindicar esta sala, que es la única que queda en Canarias sin ser un Multicine.

¿Cómo fue tu acercamiento a la obra teatral de Antonio Tabares?

David Cánovas: Todo fue gracias al guionista José Amaro Carrillo, que fue el que me sugirió que leyese la obra teatral de Antonio Tabares, que estaba editada. También quiero destacar que la película se ha podido hacer gracias al trabajo de producción de Gerardo Herrero y Tornasol Films, y al gran elenco de actores encabezado por Maribel Verdú. Quiero saber la opinión de Antonio Tabares sobre cómo hemos convertido al personaje de Sofía Cuevas en el eje de la historia. Tampoco quiero olvidarme del esfuerzo que ha hecho Fernando Cayo por estar hoy aquí acompañándome, él es uno de los mejores actores de este país.

El personaje de Miralles (Ginés García Millán) afirma en la película que En ningún trabajo merece la pena que te dejes la piel. ¿Cuánta piel te has dejado por el camino para afrontar el film como director?

David Cánovas: Yo creo que hay distintos niveles de estrés, todos hemos pasado por ello en nuestra vida laboral. En la presentación de la película en el Festival de Málaga, comenté que durante el rodaje, yo apenas podía dormir. Dormía dos horas, porque estaba preocupado por lo que había rodado, y por lo que iba a rodar al día siguiente, y hasta tuve que tomar alguna pastilla para dormir. Al final mucha gente me comentó que no me preocupase, porque normalmente ninguno de los directores noveles suele dormir bien hasta que se estrena la película. Me siento identificado con la historia, porque muchas veces me he preguntado sobre qué estoy haciendo con mi vida, y no puede ser que uno llegue a esos límites. El film trata muchos temas como los miedos en el entorno laboral o el futuro inmediato.

Fernando Cayo: Tal y como se trabaja hoy en España, hay que dejarse la piel, por que las condiciones y los apoyos que tenemos son muy débiles. Los artistas en general tenemos algo vocacional y estamos dispuestos a darlo, pero a veces nos preguntamos si esto merece la pena.

¿Ha sido complicado el proceso de pasar de rodar cortometrajes a dar el salto a un largometraje?

David Cánovas: Con un equipo técnico tan profesional, donde sólo Antonio Tabares y yo éramos los noveles, me sentí muy arropado. La principal complicación al pasar de un corto a un largo es la coherencia del relato, que hay que mantenerla en esos 90 minutos. Me preocupaba que todo resultase coherente con el final de la película. Un cortometraje de 6 o 7 minutos es más fácil de controlar, y se puede preveer el resultado en pantalla. Sin embargo, un largometraje da mucho más respeto si todo no se coordina bien. También me fijaba mucho en los tempos cinematográficos, algo que todos los directores tenemos en nuestra cabeza. Eso era lo que más me preocupaba, ya que no tenía nada que objetar respecto a la profesionalidad del elenco actoral y del equipo técnico.

¿Cuál fue el mayor reto de la película?

David Cánovas: Algunas escenas me han resultado muy laboriosas, pero quizá lo más complicado fue reflejar el papel que interpreta Álex García, que es muy complejo. Tiene una transformación y en cada escena va evolucionando y mostrando un comportamiento diferente.

Fernando Cayo, ¿con qué te quedas del personaje complejo que representa Carlos Fresno en la película?

Fernando Cayo: En una entrevista en Radio Nacional de España, me preguntaron si me iba a encasillar en papel de jefes, porque interpreté a Napoleón en El ministerio del tiempo, estoy haciendo de Rodrigo Sánchez, el director de El caso en la serie de televisión, y en la película hago de jefe. La diferencia es que el de Carlos Fresno es el más peligroso de todos. Independientemente de que sea malo o bueno, lo más fuerte del mismo es que es real. Yo he conocido a gente en el mundo de recursos humanos que se encarga de hacer este tipo de trabajo. Fresno es un personaje que para ser eficiente, tiene que atravesar ciertos límites, aunque esto no sea ético. Hay una reflexión en la película, y que está muy bien, donde vemos que este hombre no deja de ser una persona más, no es un monstruo que está en una cueva devorando cadáveres putrefactos, es un ser humano que camina, y que tiene problemas y afectos. El problema es que la sociedad en la que vivimos nos deshumaniza y nos insensibiliza. Muchos filósofos hablan de la zombificación, cuando te acostumbras a una serie de cosas, caminamos como zombies por la vida, y ya no tenemos valores para contrastar lo que está bien o mal. Por eso el tener una capacidad crítica, nos ayuda a darnos cuenta de en qué sitio estamos, y de si nos vamos transformando en Carlos Fresno, o no.
Tanto El desconocido, en la que participaste como actor el año pasado, como La punta del iceberg, se mezclan elementos de thriller con crítica social. ¿Cómo crees que encajaron esos dos elementos en ambas propuestas?:

Yo creo que los grandes maestros del thriller son los americanos, sin duda alguna. Si tu ves un buen thriller, siempre tienes una parte con la realidad, y luego un anclaje con el espectáculo. Tu coges Spotlight (2015), una de las ganadoras de los Oscar de este año y tienes un tema espinoso y controvertido como puede ser el de los abusos sexuales por parte de sacerdotes. Yo creo que cualquier buena película tiene que tener ese anclaje con la realidad, en el caso de El desconocido, trataba sobre los abusos de la banca en el tema de las preferentes, y en La punta del iceberg, vemos el abuso, que con el tema de la crisis, se está cometiendo con un montón de trabajadores. Esgrimiendo que la crisis es así de dura, se están bajando sueldos y haciendo que la gente trabaje más horas, para que aquellos que han ganado mucho dinero, ganen aún más, lo cual es una falacia de partida. La película es un claro ejemplo de como puede estar vinculado lo social, lo humano, los valores y el hablar de cosas, y que aún así se consiga hacer una buena película, que sea entretenida y que enganche. Espero que por lo menos tenga una taquillazo tan bueno como el que tuvo El desconocido.

Presentación de La Punta del Iceberg

Dada tu participación en series actuales como El ministerio del tiempo y El caso en TVE, ¿piensas que esto abre un nuevo camino que se puede prolongar con la serie de producción propia Cable Girls, que prepara una televisión de pago como es Netflix?

Fernando Cayo: Desde luego, la primera serie de Netflix para España ya está en proceso de preproducción. Todo tiene que cambiar, y yo creo que será así. Sobre todo, yo haría hincapié a que se está empezando a apostar por talento e ideas propias. En el caso de estas series, son ideas creativas y producciones nacidas en España. Yo cuando veo una serie española que es una copia de una americana, me pregunto la razón de que la hagan, porque si ahora en Estados Unidos están haciendo obras maestras, no hay necesidad de hacer eso, con todo el talento original que hay en nuestro país. Creo que Televisión Española está haciendo un gran trabajo con las series, y con la producción de películas como La punta del iceberg. Espero que ambas series sean renovadas, porque esto es potenciar nuestro orgullo e identidad creativa. Creo que la cosa está yendo por ahí, y espero que vaya a más.

David Cánovas: Los ministéricos, fans de la serie, la han salvado con la ayuda de las redes sociales, han hecho que fuera posible que El ministerio del tiempo renovase por una segunda temporada.

David Cánovas, ¿cuáles son tus proyectos más cercanos?

David Cánovas: Me gustaría seguir haciendo películas, tengo otro guión entregado con los mismos guionistas, una adaptación de una novela de un autor canario. El libreto está aprobado, y ahora falta que el productor pueda conseguir financiarlo.

Poster. La punta del iceberg