IN MEMORIAM: ROD TAYLOR

0
868
Rod Taylor. La Máquina del tiempo

Nació el 11 de enero de 1930 en New South Walles (Australia).

Estudió en el Instituto Parramatta y en la East Sydney Technical and Fine Arts College. Durante un tiempo trabajó como artista comercial, pero tras ver actuar a Laurence Olivier en el Old Vic, decidió convertirse en actor.

Empezó como intérprete radiofónico en Australia, donde prestó su voz a seriales como Tarzán.  También participó en numerosas obras teatrales en el Mercury Theatre, En 1951 debutó en la gran pantalla con el cortometraje Inland with Sturt. En el cine de su país de origen actuó como secundario en las películas King of the Coral Sea (1953) y Aventuras de John Silver (1954).

A mediados de los 50 se trasladó a Estados Unidos. A mitad de esta década intervino en episodios de las series Estrellas de Hollywood, Cheyenne, Supenso, Playhouse 90, La dimensión desconocida y Zane Grey. En el cine norteamericano realizó breve apariciones no acreditadas en El favorito de la reina (1955) y Traidor a su patria (1956). Al mismo tiempo, fue actor de reparto en Mundo sin fin (1956), Gigante (1956) de George Stevens, El árbol del ahorcado (1957), Mesas separadas (1958) de Delbert Mann y Todas quieren casarse (1959).

Pese a sus limitadas aptitudes interpretativas, en 1960 despertó su carisma en el papel de H. George Wells en el clásico de la ciencia-ficción «El tiempo en sus manos», dirigido por Byron Haskin y basado en la novela La máquina del tiempo de H.G. Wells. Entre 1960 y 1951 fue Glenn Evans en la serie de aventuras de una temporada Hong Kong. En 1961 puso su voz Pongo en la versión original de 101 dálmatas.

En 1963 fue Mitch Brenner, el hombre por el que se siente atraída Melanie Daniels (Tippi Hedren) en el clásico «Los pájaros» de Alfred Hitchcock. Durante los 60 protagonizó films como las comedias Domingo en Nueva York (1964), Por favor, no molesten (1965) y Una sirena sospechosa (1966), el biopic El soñador rebelde (1965) de Jack Cardiff y John Ford, los films de acción El liquidador (1965) y Nadie huye eternamente (1968), el western Chuka (estrenado en 1967 y producida por él mismo), los dramas Intriga en el Gran Hotel (1967) y Los héroes están muertos (1968) o el film bélico Último tren a Katanga (1968). Al mismo tiempo fue actor de reparto en Hotel Internacional (1963), Nido de águilas (1963), Los pasos del destino (1964), 36 horas (1964) y»Zabriskie Point (1970) de Michalangelo Antonioni.

En la década de los 70 combinó papeles principales en films como Más oscuro que el ámbar (1970), Trader Horn (1973), La batalla de Belgrado (1974) o Los aventureros del Caribe (estrenado en 1979 y donde también ejerció como guionista), con participaciones de reparto en Ladrones de trenes (1973),»Los héroes millonarios (1973) y»Con la furia en la sangre (1976). En esta década protagonizó dos series que no superaron la primera temporada: la aventurera Dos contra el mundo (1971) y el western La caravana de Oregón (1976-77). En 1982 acompañó a Rex Harrison en el thriller El vengador y fue Edward Adeane en el telefilm británico Carlos y Diana: Un romance real. En 1985 protagonizó la comedia española Marbella: Un golpe de cinco estrellas» de Miguel Hermoso.

En la pequeña pantalla no tuvo demasiada suerte con sus siguientes series como protagonista, ya que las producciones de acción Mascarada (1983-84) y Más allá de la ley (1986-87) no superaron la primera temporada. Entre 1988 y 1990 fue Frank Agretti entre la séptima y novena temporada de Falcon Crest.

Rod Taylor. La Máquina del tiempo

En los 90 y en la primera década del siglo XXI se prodigó muy poco como actor. Participó en telefilms como Palomino (1991), Grass Roots (1992) y Osiris: Destrucción total (1998). También fue actor invitado en Se ha escrito un crimen y Walker, Texas Ranger, e intervino en películas de bajo presupuesto como Open Season (1995), Point of Betrayal (1995), Welcome to Woop Woop (1997) y «El ataque de los cuervos (2007). En 2009 Quentin Tarantino lo recuperó para el breve papel de Winston Churchill en Malditos bastardos.

Rod Taylor falleció el 7 de enero de 2015 en California (USA), a la edad de 84 años y a consecuencia de un ataque al corazón.