Entrevista a PEDRO MÉRIDA, productor de FIMUCITÉ 2012

1
271
Pedro Merida, Ray Costa, Diego Navarro, Robert Thompson y Agata Grabowiecka. Foto: Luís Lodos.
Pedro Merida, Ray Costa, Diego Navarro, Robert Thompson y Agata Grabowiecka. Foto: Luís Lodos.

Productor, guionista, asesor musical o escritor entre otras ocupaciones, Pedro Mérida es desde 2007 productor y miembro fundador del Festival Internacional de Música de Cine de Tenerife (FIMUCITÉ) junto a Diego Navarro.

TUMBAABIERTA.COM entrevista en exclusiva a Pedro Mérida acerca del origen,  presente y futuro del evento de bandas sonoras que celebrará su sexta edición del  7 al 14 de julio de 2012.

Llevas en el festival desde su fundación en 2007, ¿cómo fue la gestación del evento?

Así es. Fui testigo junto a Diego Navarro de cómo todo esto empezó a coger forma hasta su posterior alumbramiento en el verano de 2007.

Inicialmente lo  habíamos planteado con un proyecto fundado por Diego, la Tenerife Film Orchestra & Choir, la premier en directo de su más reciente trabajo en aquel momento, Oscar, una pasión surrealista (que por entonces aún se llamaba Oscar, el color del destino). Como queríamos darle un toque internacional al concepto, Diego había invitado a su amigo Don Davis, compositor de la trilogía Matrix para interpretar en directo una sinfonía basada en dichas películas.

Dimos muchas vueltas hasta que conseguimos acomodar el proyecto con el Cabildo de Tenerife, desde donde se nos sugirió la idea de plantear el concierto como un Festival de Música de Cine. Con las fechas ya encima, tuvimos apenas tres meses para montarlo todo y llamamos a compositores que estaban a nuestro alcance. Al final se acabaron apuntando un puñado de grandes autores como nuestro querido Ángel Illarramendi (a quien conocía de hacía tiempo), Sean Callery, compositor titular de la serie 24, y el inigualable Mychael Danna.

A día de hoy, todavía me sorprendo de la sencillez y naturalidad con la que todas las piezas se fueron ensamblando para aquella primera edición. De hecho, con todas las dificultades del parto primerizo, esa génesis aún tiene un lugar especial en los corazones de quienes acabamos dándole forma a FIMUCITÉ.

¿Cómo se debe formar un productor para llevar a buen puerto un evento de estas características?

Esa es una gran pregunta. Ante todo, llevar la producción de esta clase de actividad requiere altas dosis de sangre fría y de sentido común. No hay escuela para esto y, sobre todo para alguien como yo, que viene del mundo de la producción de espectáculos, el bagaje adquirido lo es todo. En mi caso, lidiar con las particularidades de cada compositor o invitado te abren los ojos a un mundo en el que tienes que convertirte en relojero suizo.

Has de saber administrar los tiempos y, a la vez, tienes que saber con exactitud cual es la pieza del engranaje a colocar en el momento adecuado. Un compositor de cine, sobre todo si hablamos de grandes nombres, conlleva una gestión muy precisa en el trato personal, tanto con el artista como con sus representantes. Luego tienes que multiplicar ese esfuerzo por cada uno de los invitados y añadir en cada caso un sin fin de particularidades que dan como resultado el darte cuenta de que con esta clase de eventos nunca vas a dejar de aprender.

Y todo ello al servicio de un único fin: hacer que nuestros invitados y nuestro público sean felices con la experiencia.

Indiscutiblemente FIMUCITÉ mejora en cada edición e imaginamos que el festival no es ajeno a los tiempos de crisis económica en los que vivimos. ¿Cuál es el secreto para hacer más con menos?

¿El secreto? ¡Suplicar!… Bueno, ahora en serio. Es cierto que la crisis es un factor al que nadie es ajeno. En nuestro caso, tanto Diego Navarro como yo hemos aplicado el concepto de los antiguos cazadores: aprovechar la fuerza del oso en nuestro favor. En un momento en el que la realidad económica se desmorona bajo nuestros pies, todo pasa por la capacidad para ilusionar a la gente en que colaborar en tu proyecto va a reportar algo positivo. Desde el realismo más descarnado ha habido que inyectar dosis de ilusión a quienes decidieron seguir apostando por nosotros.

Creo que la ilusión con la que trabaja todo el equipo de FIMUCITÉ resulta muy inspiradora para muchos sponsors y comerciantes que nos apoyan. Se trata fundamentalmente de mostrarse inasequibles al desaliento.

Cada año el camino se vuelve más empinado, pero paradójicamente cada vez son más quienes contribuyen al impulso de esta iniciativa. Algo estaremos haciendo bien cuando se da esta circunstancia…

En la presente edición de 2012, el programa de conciertos y los invitados son inmejorables. ¿Cómo es el proceso de selección de los temas para cada concierto?

El proceso ha evolucionado desde la primera edición. Por entonces el criterio era más laxo y básicamente cada autor seleccionaba para su programa de concierto lo que estimaba más interesante. Con el tiempo hemos ido puliendo la personalidad de FIMUCITÉ alrededor de ejes temáticos que no sólo han determinado el contenido de los programas de conciertos, sino que además han reducido la presencia de compositores cada año. ¡En la segunda edición trajimos a diez! Fue una locura organizativa de la que aprendimos que, en ocasiones, menos es más.

Y lo digo desde la perspectiva de que para ofrecer conciertos de calidad y respetando la obra de los diferentes autores, es preferible ser más estricto en la selección de invitados u homenajeados.

Al final de lo que se trata es de que el público tenga una noción lo más amplia posible del trabajo del compositor. Y eso lo hemos conseguido mimando el soporte esencial de la actividad que son los conciertos interpretados por la Orquesta Sinfónica de Tenerife.

¿Cómo contactáis con los invitados? ¿Cuál es su reacción al conocer la trayectoria de FIMUCITÉ?

Inicialmente tirábamos de contactos cercanos. Con el tiempo, si quieres crecer, te tienes que adentrar en un laberinto de agentes, representantes, editores, publicistas. El concepto, digamos romántico, que podemos tener los organizadores de festival de música de cine, tal es el caso de nosotros o de nuestros compañeros de Cracovia o Viena, choca directamente con el hecho de que para quienes viven de la música de cine, esto es un negocio, una manera de hacer dinero. La trayectoria de FIMUCITÉ nos ha servido de aval para poder ascender en nuestras aspiraciones de convertir al festival en referente, tanto para el profesional como para el aficionado.

Tengo que decir, sin embargo, que no todos los compositores se desviven especialmente porque su música se interprete en esta clase de eventos y los hay que te van a mirar con lupa las condiciones en las que sus obras se van a llevar a directo, en especial aquellos que con anterioridad a ser contactados por el staff de FIMUCITÉ han sufrido malas experiencias porque su música no la interpretó una buena orquesta o porque el recinto era inadecuado…

Tenéis al público acostumbrado a recibir sorpresas durante los conciertos con cortometrajes, apariciones de personajes en escena… ¿Nos podrías adelantar alguna de las sorpresas que nos encontraremos este año?

Si os lo digo… ¡entonces no sería una sorpresa!

El tema central de esta edición 2012 es el centenario de Universal Pictures. ¿Cómo surgió la idea y cómo evolucionó hasta conseguir el apoyo del mítico estudio norteamericano?

Este proyecto nos vino ofrecido por Robert Townson, vicepresidente del sello discográfico Varese Sarabande. Nosotros teníamos otra idea ya bastante avanzada, pero un centenario de un gran estudio como el de Universal nos abría un abanico de posibilidades muy goloso para llevar a directo música de autores que hasta ahora no habían tenido cabida en el festival, como Alfred Newman, Elmer Bernstein, Hans Zimmer, Danny Elfman o Thomas Newman. De paso nos servía para recuperar algunas piezas que quedaron fuera de los conciertos homenaje que hicimos en anteriores ediciones a maestros como Jerry Goldsmith, Bernard Herrmann o John Williams.

Universal se ha portado bastante bien con nosotros y ha sido una verdadera delicia colaborar con los chicos del Estudio. Tenemos que agradecer especialemente a Mike Knobloch, director del Departamento de Música, su implicación con el festival. Planteamientos como este abren las puertas a nuevos formatos dentro del festival que esperamos seguir explorando de cara a futuras ediciones.

Como bien ubica en su nombre, el Festival Internacional de Música de Cine de Tenerife FIMUCITÉ ha dinamizado distintas zonas de la isla canaria. ¿Crees que, al fin, el evento se ha convertido en un atractivo turístico?

¡Totalmente! Cada año es más gente la que viene desde diferentes lugares del planeta a disfrutar de FIMUCITÉ. La presencia y proyección internacional que hemos logrado a partir de ahí no tiene precio.

Pedro Merida, Ray Costa, Diego Navarro, Robert Thompson y Agata Grabowiecka. Foto: Luís Lodos.
Pedro Merida, Ray Costa, Diego Navarro, Robert Townson y Agata Grabowiecka.
Foto: Luís Lodos.

 

La Sinfonía Biomecánica, la selecta recopilación de temas de la saga Alien que se estrenó en FIMUCITÉ 2009, ha sido editada en DVD por Varèse Sarabande. ¿Qué encontrarán los aficionados en esta edición?

Para empezar, una interpretación espectacular de la Tenerife Film Orchestra & Choir dirigida por Diego Navarro. La Sinfonía Biomecánica ha sido uno de los grandes retos asumidos por FIMUCITÉ que se ha convertido en uno de sus primeros productos originales en ser exportados a otros festivales, con la gran suerte de que segumos manteniendo el triunvirato creativo y artístico (Diego Navarro, Robert Townson y un servidor) a los mandos del mismo.

Esta versión editada con Varese incluye la versión íntegra del concierto interpretado en la tercera edición del festival y, como recorrido musical por una de las sagas cinematográficas más influyentes en el mundo del terror y la ciencia ficción, se trata de esa raras ocasiones en las que la música de genios como Goldsmith, Horner o Goldenthal se puede disfrutar en directo.

¿Cuál es tu deseo como productor de FIMUCITÉ de cara a próximas ediciones?

Seguir creciendo gracias al apoyo de nuestro público y continuar incorporando grandes nombres a la familia FIMUCITÉ.

FIMUCITÉ 2012 se celebra el 7 al 14 de Julio en Santa Cruz de Tenerife (España).

Más información en www.fimucite.es

1 COMENTARIO

  1. Muchas felicidades a la organización, ha sido un festival increíble, un año mas hemos podido disfrutar de la mejor música de cine en Tenerife, con una calidad, una variedad y una programación impecable.

    Este producto esta desarrollado por gente de aquí, lo que hemos visto estos días tiene nivel como para que se desarrolle en los Angels, Madrid, Londres o Nueva York, y casi sin medios, los organizadores han sacado esto adelante, tienen un mérito impagable.

    Este tipo de eventos, con calidad y proyección, son los que debemos potenciar y apoyar todos, publico, aficionados, y por su puesto autoridades, los momentos son malos económicamente hablando, pero la cultura junto con una proyección internacional de nuestra ciudad,como es el caso de Fimucite, son una mezcla perfecta.

    Por ello, felicidades una vez mas a la organización, a la orquesta sinfónica, al coro, a todos los músicos que han participado, a Diego N. por su pasión y su magnifica dirección, a todos en definitiva, Fimucite tras 6 años ha emprendido el camino del éxito, este proyecto ha calado, cuidémosle entre todos, tiene un largo futuro.

    Enhorabuena.

Comments are closed.