El “genio” del maquillaje Rick Baker recorre su extraordinaria filmografía en SITGES

0
72
Baker y el equipo de caracterizadores de la segunda unidad en Star Wars

Uno de los invitados clave de esta edición del Sitges – Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya ha sido el idolatrado maestro de los efectos de maquillaje Rick Baker, ganador del Oscar en siete ocasiones, por su trabajo en Un hombre lobo americano en Londres (1981), Bigfoot y los Hendersons (1987), Ed Wood (1994), El profesor chiflado (1997), Hombres de negro (1997), El Grinch (2000), El Hombre lobo (2010). Galardonado este año con un Premio Màquina del Temps de Sitges en homenaje a su trayectoria, que según ha confirmado en la rueda de prensa convocada por el festival ha llegado a su fin, aunque también reconoció que nunca la abandonará del todo, recorrió ante los medios de comunicación su magnífica trayectoria en el cine.

El director del festival, Ángel Sala, presentó a Baker como un “genio del cine fantástico y no fantástico, un mago de los que ya empieza a no haber”, y afirmó que aunque los Oscar lo avalan, es su trabajo principalmente lo que confirma la categoría de este artista.

Pero también quedó patente, no solo en la conferencia de prensa sino durante todas las intervenciones del especialista en el evento, que Rick Baker no solo es un magnífico profesional del maquillaje sino también una persona fantástica.

Al preguntarle por el trabajo del que se siente más orgulloso, lo tuvo claro: “Mis hijas”. Pero enseguida descubrió que en lo profesional, se decanta por Un hombre lobo americano en Londres. “Fue con el que salté a la fama. Aunque uno de mis personajes favoritos es Harry de Bigfoot y los Henderson”. No obstante, reconoció: “siempre que vuelvo a ver mis trabajos encuentro cosas que pienso que volvería a hacer de otra manera, encuentro cosas que mejoraría”.

Baker confirmó su retirada del cine anunciada hace unos meses, tras más de 4 décadas en la industria y una prolífica y exitosa filmografía, y explicó nostálgico, “antes la industria del cine la llevaba gente que adoraba el sector del entretenimiento, mientras que hoy en día la mayoría de los que están llevando los estudios son contables y solo les interesan los números. De todos modos, no es el único motivo por el que me jubilo. Tengo 65 años y siempre estaré haciendo maquillajes, pero quiero tener más tiempo para mí mismo”.

Sin embargo, explicó que no es reacio al uso de los efectos digitales. “Es genial contar con el CGI. Muchos medios dijeron que los efectos digitales habían acabado con la carrera de Rick Baker. A mí me gustan los efectos y siempre estoy de acuerdo en utilizarlo cuando no se puede hacer de forma tradicional. Sí que me enfada cuando sí se puede usar goma y se usa tecnología digital”.

Baker y el equipo de caracterizadores de la segunda unidad en Star Wars

En cuanto a su participación en la primera entrega de Star Wars, comentó como llegó por casualidad. “El maquillador británico Stuart Freeborn trabajaba en la escena de la cantina, enfermó y George Lucas quería mejorar dicha secuencia. Muchos amigos de la infancia estaban encargados de los efectos especiales. George Lucas les preguntó si conocían a alguien que pudiera realizar las máscaras y me recomendaron. Lucas me enseñó lo grabado y me encantó la escena, llena de aliens. Nadie sabía el éxito que iba a tener la película, y los productores no querían grabar más”.

“Esta experiencia me sirvió, además de para poner Star Wars en mi curriculum, para explicar lo que podía hacer, porque mucha gente no sabe que esa escena se rodó 6 meses después con otro equipo y en un espacio totalmente distinto”, añadió. “Y yo siempre les digo a los productores que por qué no podemos rodar una escena otro día con más tiempo y les pongo el ejemplo de Star Wars, aunque nunca quieren hacerlo de este modo“.

Baker también habló de su colaboración con Michael Jackson en el videoclip “Thriller”: “Me llamó John Landis y me dijo que Michael Jackson había visto Un hombre lobo americano en Londres y quería hacer un vídeo en esa línea. Quedamos con John y hablamos de dos ideas. No tuve el mismo presupuesto ni el mismo tiempo, pero me hacía mucha ilusión. Trabajé día y noche. Tuve muchos maquilladores que tenía que controlar mientras yo maquillaba personalmente a Michael Jackson. Entonces, John Landis me dijo ‘¿sabes que siempre te reconocerán por este trabajo?’. Y así fue”. “Además fue genial porque a Michael Jackson le gustaba que le maquillaran“, añadió.

Rick Baker, Michael Jackson y John Landis

Y sobre sus trabajos con Guillermo del Toro recordó: “Guillermo comenzó como maquillador en México y era muy fan de mi trabajo y vino a verme a mi estudio cuando estaba empezando. También era fan de Dick Smith y nos hicimos amigos. Cuando empezó a dirigir quería a Ron Perlman, el protagonista de Hellboy, pero lo cierto es que los estudios preferían a The Rock. Yo también confiaba en Ron porque ya lo había maquillado para La Bella y la Bestia y trabajamos sobre una maqueta que yo conservaba de Ron y la presentamos a los estudios para convencerles. Desgraciadamente, cuando se hizo la película no pude estar en el rodaje, pero me preocupé de que mi equipo hiciera el mejor trabajo”.

Rick Baker en King Kong

En relación a su cameo en The Strain de Del Toro, explicó “visité el rodaje de Crimson Peak (La Cumbre escarlata) y de The Strain porque estaba al lado, y a Guillermo le pareció divertido que me mataran en la serie, aunque yo prefería haber sido un vampiro, y así maquillarme y hacer un poco el tonto o dar un poco de miedo”.

Rick Baker en The Strain

“Alguna vez he interpretado personajes, aunque yo no lo llamaría actuar, precisamente”. En este sentido, “mi trabajo más importante ha sido King Kong en el film de Dino de Laurentiis de 1976. El motivo principal fue que no encontraron ningún actor lo suficientemente estúpido para meterse en el traje”, explicó divertido.

“Yo siempre quise ser como Lon Chaney. Se maquillaba a sí mismo. Me hubiera encantado maquillarle, pero hubiera estado atemorizado porque él era tan bueno… No tenía los materiales de hoy en día, pero conseguía hacer unos maquillajes increíbles con esos recursos tan limitados”.

Finalmente aseguró: “Me han ofrecido en varias ocasiones dirigir, pero yo entré en esta industria porque adoro este oficio. Pienso que el trabajo de director es muy desagradecido”.

El Premio Máquina del Tiempo viene a confirmar el lugar que se ha ganado Rick Baker en los anales del cine como el mejor especialista en licántropos, con creaciones tan realistas como las de Un hombre lobo americano en Londres, pero también las de Aullidos (1981) de Joe Dante, el espectacular monstruo de “Thriller” (1983) de Michael Jackson, Lobo (1994) con Jack Nicholson, La Maldición (2005) de Wes Craven con Christina Ricci o El Hombre lobo (2010) con Benicio del Toro. El último trabajo firmado por Baker corresponde al diseño de maquillaje de Maléfica, personaje de la villana interpretada por Angelina Jolie en la versión del cuento de Blancanieves realizada por Disney en imagen real y estrenada en 2014.