Crítica: MEN IN BLACK 3

0
510

http://tumbaabierta.com/wp-content/uploads/2011/12/tumbaabierta_men_in_black_3_2.jpg

Fecha de estreno en Estados Unidos: 25 de mayo de 2012
Fecha de estreno en España: 25 de mayo de 2012
Género: Comedia | Ciencia Ficción
País: Estados Unidos
Año: 2012
Duración: 103 mins.
Web: http://www.meninblack.es/

Dirección – Barry Sonnenfeld | Guión – David Koepp | Producción – Walter F. Parkes | Fotografía – Bill Pope Montaje – Wayne Wahrman, Don Zimmerman | Música – Danny Elfman
Reparto: Will Smith (Agente J), Tommy Lee Jones (Agente K), Josh Brolin (Joven Agente K), Jemaine Clement (Boris el animal)

Catorce años nos separan de la primera parte de esta irregular saga que a pesar de los altibajos sigue cosechando seguidores. Esta tercera parte con viaje en el tiempo incluido, nos da la oportunidad de reencontrarnos con un joven agente K, conocer el Nueva York de 1969 y disfrutar con un buen puñado de bromas.

La formula sigue funcionando y es de recibo decir que los Men in Black están más en forma que nunca. Esta tercera parte está a la altura de la primera sin lugar a dudas. Ya solo la escena introductoria en la que conocemos al villano de la función, interpretado genialmente bajo capas de latex por Jemaine Clement, está muy por encima de las mejores escenas de la saga y es que el director Barry Sonnenfeld sigue fiel a su estilo narrativo que aquí luce a las mil maravillas en tres dimensiones.

La historia cuenta con ese viaje en el tiempo que nos ofrece una nueva perspectiva del personaje de Will Smith, ahora absoluto protagonista, al situar al agente J en un contexto que le es del todo ajeno. Las situaciones que se dan al enfrentarle a la escena de vanguardia de esa época, o los chistes que se hacen debido a su raza son del todo encomiables. Mención a parte merece la breve aparición de Bill Hader interpretando a uno de los popes de la cultura pop. Este hombre es un actor todo terreno que merece ya su propio vehículo de lucimiento, si no tenemos en cuenta el maravilloso trabajo vocal que hizo en Lluvia de Albondigas.

Aunque el film es impecable visualmente quizá se eche en falta algo de inventiva. Los maquillajes de Rick Baker son excelentes(atentos su cameo como alien barbudo) y todo el arte del film es de primer nivel, pero a estas alturas estamos ya muy acostumbrados al estilo Men in Black y su impacto no es tan potente como en las anteriores entregas. Igualmente la música, para que la que vuelve el siempre estimable Danny Elfman, vuelve a llevarnos por derroteros conocidos, que a pesar de ser apoyados por guitarras eléctricas, suenan a déjà vu. Estos detalles no son más que un plus para los seguidores de Men in Black, pero se echa en falta algo de gancho para las nuevas generaciones de aficionados.

Pero si algo se le puede achacar a esta tercera parte es falta de espectáculo. Si comparamos este film con los taquillazos que ya se han estrenado y los que quedan por llegar, no vamos a entender como se han podido ir más de trescientos millones de presupuesto, que si somos del todo sinceros, no se ven por ninguna lado en pantalla.

La saga Men in Black ha sido siempre una divertida y sangrante mofa de los clichés de la ciencia ficción, y esta tercera parte mantiene a la audiencia con una sonrisa en la boca durante 90 minutos ¿que más podemos pedir? Aire acondicionado en la sala, por supuesto.