Crítica: «Jack el caza gigantes»

0
1007

http://tumbaabierta.com/wp-content/uploads/2013/03/tumbaabierta_Jack_cazagigantes_cartel_teaser.jpg

Género: Fantasía | Aventura | Acción
País: EEUU
Año: 2013
Duración: 114 mins.
Fecha de estreno en EEUU : 1 de marzo de 2013
Fecha de estreno en España: 15 de marzo de 2013.
Web: wwws.warnerbros.es

Dirección – Bryan Singer | Guión – Darren Lemke, Christopher McQuarrie y Dan Studney | Producción – Neal H. Moritz, Patrick McCormick, Bryan Singer | Montaje –Bob Ducsay, John Ottman | Fotografía – Newton Thomas Sigel | Música – John Ottman

Reparto: Nicholas Hoult (Jack), Ewan McGregor (Elmont), Stanley Tucci (Roderick), Eleanor Tomlinson (Isabelle).

Resulta sintomático que en tiempos tan oscuros y crudos, incluso medievales, los cuentos de hadas vuelvan a ser una salida de escape. Jack El Caza gigantes no se apunta a esta moda, ya que es un proyecto que ha tardado ocho años en ver la luz, pero desgraciadamente sí explota todas las constantes de estas adaptaciones recientes. Estética de videojuego, forzadas conversiones 3D, rancias moralejas y actores travestidos (que no disfrazados), son rasgos comunes que nos hemos encontrado en recientes reinterpretaciones fílmicas de las historias para dormir clásicas. Encontrarnos a todo un Bryan Singer cayendo en todos estos errores, dirigiendo esta demo de World of Warcraft, con acartonada estética Disney, resulta una desagradable sorpresa.

El aclamado director de Sospechosos Habituales, acompañado una vez más del guionista Christopher McQuarrie, se limita a rodar con piloto automático la enésima versión del cuento de Jack y las Habichuelas Mágicas. Nicholas Hoult, uno de los más sosos plantajoven del panorama cinematográfico, encarna al héroe de la función, un inadaptado campesino al que le confían las judías mágicas que conducen al mundo de los gigantes. El love interest es una princesa (Eleanor Tomlinson) que también busca su lugar en el mundo y que se opone a un matrimonio de conveniencia con un Stanley Tucci con un más que evidente parecido con el Capitán Garfio. Y por supuesto, completan el reparto de villanos una horda de gigantes digitales que no valen los doscientos millones de dólares que ha costado la cinta. Toscos e inexpresivos, podrían ser una práctica de after effects o una pantalla de Civilization, y no eclipsan al mejor efecto de la película el imposible tupé de un Ewan McGregor, que pasaba por allí y se encontró con que tenía que imitar a Tino Casal.

Demasiado infantil pero no suficientemente petarda, Jack El Caza gigantes se queda en una rutinaria película de palomitas con un deficiente acabado, en el que un nutrido reparto de caras conocidas se lo han pasado razonablemente bien en la campiña inglesa. Singer, tras sus últimos fiascos y esta discretísima cinta para niños, parece que regresará a la franquicia que descubrió a Hugh Jackman y se dejará de superhéroes cristianos, nazis redentores y judías 3D. Bryan, gánate las habichuelas.