CRÍTICA: “EXPEDIENTE WARREN: THE CONJURING”

0
164

http://tumbaabierta.com/wp-content/uploads/2013/07/tumbaabierta_conjuring_expediente_warren_cartel_poster.jpg

Género: Terror
País: Estados Unidos
Año: 2013
Duración: 112 mins.
Fecha de estreno EEUU: 19 de Julio de 2013
Fecha de estreno España: 19 de Julio de 2013

Dirección – James Wan | Guión – Chad Hayes, Carey Hayes | Producción – Tony DeRosa-Grund, Peter Safran | Montaje – Kirk M. Morri | Fotografía – John R. Leonetti | Música – Joseph Bishara

Reparto: Patrick Wilson (Ed Warren), Vera Farmiga (Lorraine Warren), Lili Taylor (Carolyn), Ron Livingston (Roger)

Saw de James Wan fue el último estertor del popular género de psychokillers. Como una reacción a múltiples subproductos, su director y guionista lograba dar una peculiar vuelta de tuerca a base de los macabros dilemas planteados por el ¿antihéroe? Jigsaw. Sus posteriores secuelas, supervisadas en ocasiones por el propio Wan, desafortunadamente fueron degenerando en pos del “más gore todavía” para único regocijo del fan del torture porn. Con su jubilación asegurada gracias a la saga del muñequito de la máscara, Wan ha decidido reinventarse homenajeando al cine que mamó. Así, ha probado desde los muñecos diabólicos (Dead Silence) hasta remakes de Charles Bronson (Sentencia de Muerte), pasando por las cintas de casa embrujada (Insidious). El éxito de ésta última ha propiciado que se plantee la posibilidad de una nueva franquicia.

Expediente Warren: The Conjuring es una propuesta que continua lo ya expuesto en Insidious. Situada a principios de los 70, el film incorpora el “efecto Cuéntame” y la etiqueta “basada en hechos reales”, planteando un caso deudor del mito de Amityville. Esta vez nos encontramos con otra casa con un espíritu maligno que hace la vida imposible de un transportista (Ron Livingstone), su mujer (Lily Taylor) y sus hijas. La novedad procede de un matrimonio de investigadores de lo paranormal que acuden al rescate de la familia, los Warren, encarnados por el fláccido de Patrick Wilson (Watchmen) y la rotunda Vera Farmiga (Up in the Air). Ed (ya fallecido) y Lorraine Warren, demonólogo y médium respectivamente, son verdaderas eminencias del ocultismo en el mundo real y ya han inspirado otras películas. Estos dos personajes, que incluso dan charlas en universidades y atesoran un pequeño museo de “trofeos paranormales”, son el principal atractivo del film y aunque la trama coloca a la pareja ante un desafío difícil de encarar, la trama pierde interés en cuanto se ponen con la faena. Un error que puede ser corregido, a poco que la taquilla responda, con el inicio de una serie de secuelas protagonizadas por los Warren.

Si bien plantea un híbrido entre Terror en Amityville y El Exorcista, el director de origen malayo utiliza herramientas actuales para vender una aceptable película de terror a la vieja usanza. Sin el suficiente punch para la generación Youtube y demasiado respetuosa con los clásicos, Expediente Warren: The Conjuring oscila entre el refrito y el homenaje para contentar a mitoplastas y a jóvenes hartos de sangre digital.