Crítica: EL ORIGEN DEL PLANETA DE LOS SIMIOS

0
133

http://tumbaabierta.com/wp-content/uploads/2011/08/tumbaabierta_el-origen-del-planeta-de-los-simios_poaster.jpg

Fecha de estreno en EEUU:
05 de agosto de 2011
Fecha de estreno en España:
05 de agosto de 2011
Género: Acción| Drama| Ciencia Ficción |
País: EEUU
Año: 2011
Duración: 105 mins

Dirección – Rupert Wyatt, Guión – Rick Jaffa, Producción – Thomas M. Hammel, Fotografía – Andrew Lesnie, Montaje – Conrad Buff IV, Mark Goldblatt , Música – Patrick Doyle

Reparto: James Franco(Will Rodman), Andy Serkis(Caesar), Freida Pinto(Caroline Aranha), John Lithgow(Charles Rodman)

Este verano Fox desempolvaba dos de sus franquicias más relevantes para ofrecernos sendas precuelas. Por un lado X-Men Primera Generación que a pesar del tibio recibimiento por parte del publico aunó a crítica y seguidores del cómic original en un aplauso conjunto. La segunda intentona es El Origen del Planeta de los Simios, la reimaginación de una de las sagas de ciencia ficción más queridas, en la que se intenta dar fundamento a una revolución que ya se explicó en las secuelas existentes. Sin embargo aquí encontramos un enfoque más realista pero también una clara lectura social que no la aleja tanto de los originales.

Al contar solo con James Franco como cabeza de cartel y tener a su actor principal, Andy Serkis enterrado bajo un personaje digital, lo único que se puede promocionar para vender la película a los que no conozcan la serie clásica, son los portentosos efectos visuales creados por el mismo equipo que dio vida a los personajes digitales de Avatar. No es para menos. Si los primeros ejemplos que nos llegaban en forma de tráiler no terminaban de convencer, seguramente por el estado prematuro de los citados efectos, el film es capaz de dejarnos con la boca abierta en más de una ocasión. Si cabe, es demasiada la humanidad con la que se ha creado a Cesar, el lider de la rebelión, que contrasta sobremanera con el resto de primates que se unen a su causa, también personajes digitales en los que ya no encontraremos un atisbo de artificialidad.

Una trama solida, desde la que se llama a la reflexión sobre el uso indiscriminado de animales para la experimentación científica y los dilemas morales siempre asociados a los descubrimientos por venir, nos lleva por un recorrido sobre la evolución de un chimpancé geneticamente modificado para que su intelecto aumente a una velocidad inusitada. Sus encontronazos con una sociedad acostumbrada a servirse de los animales a voluntad, serán la luz que le dirigirán a buscar la libertad de sus congéneres.

Rupert Wyatt
debió parecerle a los ejecutivos de turno la mejor opción para dirigir este alzamiento de los simios. Al parecer solo alguien que haya manejado previamente las riendas de un drama de fugas carcelarias, como es el caso, puede hacerse cargo de una fuga aún mayor. Sin embargo, tras esta lógica de mente preclara se encuentra todo un acierto, no sabemos si fortuito, del que destaca un pulso narrativo robusto y un cierto gusto por la ironía soterrada que esperemos sobresalga en sus futuros trabajos. Una magnífica dirección de cámara y un ritmo más que adecuado, marcado quizá por los dos montadores de leyenda que le acompañan, hacen de este director un gran descubrimiento a tener en cuenta.

Si a ello le sumamos una adecuada y sin embargo moderna banda sonora de manosde todo un maestro como Patrick Doyle, una emocionante interpretación del enmascarado Andy Serkis y unos ya mencionados efectos visuales de oscar (si no al tiempo) tenemos lo que para mi ha sido la mayor sorpresa del verano.