CRÍTICA: “EL LOBO DE WALL STREET” de Martin Scorsese

0
280
El lobo de Wall Street

http://tumbaabierta.com/wp-content/uploads/2014/01/tumbaabierta_lobo_wall-Street_cartel.jpg

Género: Biopic
País: Estados Unidos
Año: 2013
Duración: 180 mins.
Fecha de estreno en Estados Unidos: 25 de diciembre de 2013
Fecha de estreno en España: 17 de enero de 2014

Dirección – Martin Scorsese | Guión – Terence Winter, basado en el libro de Jordan Belfort | Producción – Riza Aziz, Leonardo DiCaprio, Joey McFarland, Martin Scorsese, Emma Tillinger | Fotografía – Rodrigo Prieto | Montaje – Thelma Schoonmaker

Reparto – Leonardo DiCaprio (Jordan Belfort), Jonah Hill (Donnie Azoff), Margot Robbie (Naomi Lapaglia), Matthew McConaughey (Mark Hanna), Kyle Chandler (Agente Patrick Denham), Rob Reiner (Max Belfort), Jon Bernthal (Brad), Jon Favreau (Manny Riskin), Jean Dujardin (Jean Jacques Saurel)

Vista un par de días después de su estreno en España, que tuvo lugar el viernes 17 de enero, tras leer extractos de críticas internacionales e infinidad de comentarios en redes sociales que en general han alzado la película a los altares del mejor cine y de los más sobresalientes trabajos de Martin Scorsese, las expectivas ante lo que escondía el largo metraje de 3 horas de duración de El Lobo de Wall Street eran abrumadoras.

Y finalmente llegaron a buen puerto, desplegando una película con una narración inmejorable de una historia real basada en el corredor de bolsa Jordan Belfort, ambientada en los años 90 como se vivieron en las capitales financieras de Estados Unidos, como nos las ha narrado también el escritor Bret Easton Ellis, donde todo era desenfreno ante las drogas, el sexo y la perversión.

El lobo de Wall Street

Lo mejor, esa narración en primera persona mirando a cámara, con flashbacks que nos conducen al transcurso original de la historia del protagonista, pero que luego sobrepasamos para conocer a dónde le llevó esta montaña rusa que comienza con un aspirante a broker cuyo máximo interés en la vida es ser multimillonario, que consigue su objetivo en muy poco tiempo, y que poco más tarde cae mucho más bajo de lo que podía pensar en sus comienzos.

Leonardo DiCaprio vuelve a dar lecciones de que pasará a la historia como un gran actor, como los seductores de antaño que no solo deslumbraban en las alfombras rojas y daban que hablar por sus conquistas, sino que también bordaban sus interpretaciones y las dejaban para el recuerdo.

Y todo ello rodeado de un elenco que guiado por Scorsese presenta nuevas estrellas a tener en cuenta, como Margot Robbie como la segunda mujer de Belfort; cuenta con Matthew McConaughey en un pequeño pero imprescindible papel; y destacando los actores que dan vida a los numerosos compañeros de trabajo del protagonista, cuyas historias personales son tan interesantes como la del personaje principal.

Destaca también la sensacional banda sonora repleta de canciones que despliega la película y que evocan a la perfección la época y el ambiente potenciando las sensaciones que sugiere cada momento del film.

Sin embargo, El Lobo de Wall Street recuerda demasiado a Casino, ya encumbrada en su momento y aunque podemos establecer una línea con otros trabajos de la filmografía de Scorsese en la que también podríamos incluir Malas calles o Uno de los nuestros, el parecido con la que protagonizaron Robert De Niro y Sharon Stone hace que esta vez se pierda la sorpresa. La diferencia, la violencia de Casino desaparece para ofrecer un retrato crudísimo de la drogadicción y presentar las más bellas estampas que puede dejarnos la prostitución, si es que este concepto es posible.

Leonardo DiCaprio. El lobo de Wall Street