Con todo el odio de nuestro corazón: presentación de la nueva novela de Fernando Cámara

0
217

http://tumbaabierta.com/wp-content/uploads/2013/09/tumbaabierta_odio.jpg

Autor: Fernando Cámara
Editorial: Rey Lear
Presentación: Rústica con cuadernillos cosidos al hilo
Colección: Literatura Rey Lear
Idioma: Español
Páginas: 252
ISBN: 978-84-940925-7-2
Precio: 18,50€

El pasado viernes, en la madrileña librería Estudio en Escarlata, tuvo lugar la presentación de la última novela del escritor y cineasta Fernando Cámara. Dicha novela, ganadora del XVI Premio García Pavón de Narrativa Policíaca, es una distopía sobre un futuro muy próximo; un futuro sospechosamente parecido al nuestro. Un futuro aterradoramente negro…

En dicha presentación, tuvimos la suerte de contar con Jesús Egido, el orgulloso editor de Rey Lear. También, con David G. Panadero, director de la Revista Prótesis (publicación consagrada al crimen), y por supuesto, cómo no, con el mismísimo autor de la novela: Fernando Cámara.

Se trató más bien de una reunión amena y divertida; participativa, instructiva y cargada de anécdotas, donde además, pudimos disfrutar del sonrojo del Señor Cámara cuando su compañero y amigo, David G. Panadero, sacó a relucir anécdotas de su niñez: De cómo el pequeño Cámara, junto a otro de sus hermanos, grababa inocentemente (o no, no conocemos las versiones) sendos vídeos en súper ocho con protagonistas creados en plastilina: King Kong, Supermán… lo que se terciase. Representaciones ante, imaginamos, unos atónitos Airgamboys que, por supuesto, no tenían otro remedio que pagar entrada (de eso se trataba, según aclaró el propio Fernando Cámara).

En la presentación se habló de casi todo. De lo divino no, más bien de lo humano, y dentro de lo humano, de su lado oscuro en situaciones extremas. Pero también se habló de cine. Y de literatura. Fernando nos hizo partícipes de su admiración por la obra del autor que ha dado nombre al premio concedido precisamente a su novela: Francisco García Pavón. Además, supimos por la mismísima hija de García Pavón, allí presente, cómo era Francisco en lo familiar. También alguna que otra anécdota sobre sus novelas. Lo dicho, más que una presentación, terminó siendo una agradable y curiosa reunión.

Y en lo que a la novela respecta, Fernando admitió que se había inspirado, en cierto grado, en Las uvas de la ira. Aclaró que aunque describe una situación muy parecida a la que estamos viviendo en estos momentos en nuestro país, en ningún momento ha pretendido plasmar aquellas noticias que todos vemos y vivimos a diario. ¿Para qué? Es absurdo. Aunque sí admitió que él había sido uno de los afectados; su banco le engañó, y sobre todo en lo psicológico, lo había pasado realmente mal. Pero la novela no es revanchista en ese sentido. Así que cuando un asistente le preguntó que cuál había sido entonces su fuente de inspiración, supimos que hacía tiempo escuchó a una mujer, relatar con voz monocorde, cuál era su desesperación al no conseguir llegar a fin de mes, y cómo se las ingeniaba para alimentar a sus hijos solo a base de latas de sardinas. Fernando intentó imaginárselo y sintió pánico. Y de eso, entre muchas otras cosas, es de lo que habla precisamente su novela: de la desesperación y de la reacción de aquellas personas que ya no pueden más. Y también de la soledad, puesto que esta es terrorífica. Por otra parte, insistió en hacernos ver las diferencias entre el enfado y el auténtico odio. El enfado es algo más bien leve comparado con el odio: el odio, si lo analizamos, siempre es una cuestión de nombres y apellidos. Y es que en Con todo el odio de nuestro corazón, de lo que se habla, fundamentalmente, es del odio del ser humano. El odio en estado puro. El odio desbocado.

Por otra parte, Con todo el odio de nuestro corazón, no está ni contra ni a favor de partido político alguno, dado que son los políticos lo que parecen ir en nuestra contra. Para ellos, nosotros somos terroristas ciudadanos, como los mismos protagonistas de la novela: por un lado tenemos a un profesor arruinado por la crisis, por otro, a un joven desequilibrado (que ha visto morir a su madre por la misma causa), y, finalmente, a una directora de banco. Los tres, aquí, se confabulan para asesinar a cierto político. Se acabó lo que se daba. Ojo por ojo…

En este thriller, que no podía ser una historia de un solo personaje (pues sería un Taxi Driver, según el mismo Fernando Cámara), se irán desgranando las aventuras y sobre todo las desventuras de estos tres desgraciados. Momentos y situaciones realmente crudas y desgarradoras. Descontroladas. Inhumanas. De locura… pero donde aún se podrá vislumbrar la dignidad del ser humano. Donde, a pesar de las barbaridades, se reconocerá a las personas dentro de los personajes.

Todo esto, y mucho más, es lo que se halla encerrado en Con todo el odio de nuestro corazón. Todo esto, y mucho más, pudimos disfrutarlo de primera mano en esta entrañable presentación.