1602

0
15

http://tumbaabierta.com/wp-content/uploads/2011/05/tumbaabierta_1602.jpg
Guión: Neil Gaiman
Dibujo: Andy Kubert
Color: Richard Isanove
Tomo de 240 páginas que recoge la serie limitada original
Editorial: Panini Comics
Imaginen por un momento que algunos de sus iconos gráficos más notables, aquellos personajes por los que sienten una especial predilección, se reúnen en una misma época, siglos atrás, desarrollando sus aventuras lejos del nuestra era y de los escenarios que nos eran tan cotidianos. Nuestro presente deja paso a un pasado lleno de intrigas y aventuras, aunque los rostros y los nombres nos son de sobra conocidos

Así empieza 1602, en la Inglaterra imperial, dueña y señora de los mares y de muchas de las tierras del planeta. Son los días de la reina Elizabeth I, soberana amenazada, según nos cuenta la historia, por las oscuras maquinaciones del conde Otto Von Doom, amo de Latveria -y después, por James de Escocia-.

Para defender a la reina, está el jefe del servicio de inteligencia, sir Nicholas Fury, y su más leal consejero, Stephen Strange. Por otro lado, la Inquisición, comandada por el Gran inquisidor y sus leales, Pietro y Wanda, tratan de parar la herejía que supone el que, durante décadas, Inglaterra haya ofrecido su protección a aquellos que supuestamente practiquen arcanos conocimientos, siendo su principal líder Carlos Javier y sus pupilos.

Los problemas se acentúan al morir la reina y subir al trono James VI de Escocia. Además, la llegada de un poderoso artefacto, en manos de los templarios, el cual ambiciona Von Doom y por cuyos conocimientos mantiene retenido a sir Richard Reed, famoso aventurero que desapareció con el resto de sus tres compañeros,-y del que se cuentan gestas sobrenaturales- podría terminar con los días del imperio. Para evitarlo, Fury envía a su mejor agente, el bardo ciego Matthew Murdock, quien deberá enfrentarse con la peligrosa Natasha, la mejor soldado de los ejércitos del conde.

A su vez, Fury tratará de evitar la muerte de Carles Javier, y de su protegido, Peter Parquagh, mientras descubre, junto con su amigo Stephen Strange, qué misterio esconde la joven Virginia Dare. Ésta acaba de llegar desde el Nuevo Mundo, acompañada de su fiel Rojhaz, un nativo americano y que parece ser la causa de los bruscos cambios climáticos que azotan las costas de Inglaterra.

¿Qué pasará al final de todo? ¿Logrará el conde Von Doom apoderarse del extraño objeto y someter al mundo bajo su tiranía? ¿Podrá el agente Murdock salir airoso de su duelo con la pérfida Natasha? ¿Llegarán sir Nicholas Fury y Stephen Strange a salvar a Carlos Javier y a sus alumnos y comprender el secreto de la joven americana, antes de que sea tarde?.

Como dicen en los seriales, éstas y otras respuestas las tendrán si son capaces de sumergirse en la apasionante lectura de esta serie limitada de 8 números, publicada por Marvel Comics bajo el sello Marvel Knight.

Y, es que, a pesar de lo original del planteamiento y de lo bien adaptados que están los personajes a una historia que se desarrolla 400 años antes de que el universo Marvel como tal surgiera, son muchos los que proclaman a los cuatro vientos que Marvel no ha publicado nada que merezca la pena, desde tiempo inmemorial y mucho menos, nada original.

Pues la verdad, no se me ocurre nada que pueda ser más original que ver a los personajes clásicos del universo Marvel, dentro de un ambiente que no es el habitual en sus aventuras mensuales. Puede que algunos se puedan adaptar a las épocas sin variar demasiado, siendo éste el caso de Stephen Strange (Doctor Extraño) un poderoso hechicero místico, antes y ahora. Sir Nicholas Fury, el responsable del servicio de inteligencia de su majestad es el Coronel Furia encargado de SHIELD hasta hace bien poco; y el conde Otto Von Doom (El doctor Muerte) es la némesis maligna de Reed Richard. Este último, líder de los Cuatro Fantásticos, desde el principio de los tiempos Marvel, en 1602 permanece retenido por los malévolos planes del conde, el cual quiere utilizar sus conocimientos para lograr lo mismo que ahora: dominar el mundo y punto.

Pero hay otro grupo de personajes, los cuales se nos muestran bajo un prima muy alejado al que estamos acostumbrados a verlos. Sin ir más lejos, quién podría imaginarse al abogado ciego de la cocina de infierno (Daredevil) trasmutado en un cantante del medievo, que, además de ciego y saltimbanqui, es agente de Nick Fury. O ver a cierta Viuda negra al servicio de una mente malvada como la de Doom. O a nuestro amistoso vecino Spiderman, en el papel de, Peter Parquagh, ayudante personal de sir Nicholas Fury.

En 1602, cada uno de nuestros personajes favoritos se ha adaptado a su nueva situación y, gracias a la maestría de su creador, Neil Gaiman, las piezas encajan en un mosaico que se vuelve cada vez más apasionante. Encima, resulta muy divertido ver las capacidades de algunos de nuestros mutantes favoritos -Scotius, masters Grey o McCoy, alias Cíclope, Jean Grey o la Bestia en el universo mutante de los cómics- interactuando con la vida de la época, y vestidos de una manera que en nada recuerda a los llamativos uniformes de los X-Men más contemporáneos.

Y ésa es precisamente la magia de los cómics, y en este caso, el acierto de Gaiman, al promover una serie que estuvo precedida de un gran misterio por parte de la editorial, en los meses anteriores a su publicación.

Junto al guionista, destaca el dibujo de un inspirado Andy Kubert, perfectamente adaptado al reto de contar cómo sería el universo Marvel hace 400 años, y el color digital de Richard Isanove, ha logrado dar la sensación de las texturas, los colores y la iluminación propia de aquella época.

Tras el éxito inicial de la primera serie, Marvel repitió la aventura con otras tres propuestas, tituladas 1602: New World, Marvel 1602: Fantastick Four y Spider-man: 1602, las cuales, sin estar mal, no mantuvieron el mismo nivel de originalidad y frescura que la serie original. De las tres, la que supo mantener un mayor nivel de calidad fue la protagonizada por los Cuatro Fantásticos de la antigüedad, merced al buen guión de Peter Davis.

1602 es una serie para descubrir o volver a leer tiempo después de la primera lectura, tanto por lo que cuenta y por cómo lo cuenta. El resto, tras las 240 páginas de la edición que recoge la serie completa, publicada por Panini Comics, la cual incluye extras tan atractivos como lo son el guión original, una galería de bocetos y varios artículos sobre la obra.